Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 4 2006 Economía 73 La legendaria marca Harley- Davison abre su primer concesionario en China Circula un millar de estas motos de importación por sus carreteras b Ante los elevados impuestos a la importación de vehículos, el precio de los modelos será superior al de EE. UU. y oscilará entre 10.000 y 30.000 euros PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. A partir de ahora, los motoristas chinos podrán entonar aquello de que han nacido para ser salvajes Born to be wild mientras circulan por las carreteras de su país a bordo de una legendaria Harley- Davidson. Y es que esta famosa marca, símbolo de la cultura estadounidense, ha abierto este fin de semana su primer concesionario en el gigante asiático, uno de los mercados con mejores perspectivas por el aumento superior al 9 que registra cada año su economía. Esta tienda pionera en el coloso oriental se ubica en el cuarto anillo de Pekín, la ronda de circunvalación que rodea a la capital, y que además supone la frontera que no pueden traspasar las motocicletas de gran cilindrada (más de 250 centímetros cúbicos) prohibidas en el centro de las saturadas ciudades chinas. Dicho veto no será un impedimento para los amantes de la velocidad y las dos ruedas, puesto que China dispone de una descomunal red vial de 1,87 millones de kilómetros de longitud, de los que 34.000 kilómetros son autopistas que suelen estar cerradas a las motos. A pesar de tales normativas y de los 100.000 muertos que se cobran cada año los accidentes de tráfico, la célebre firma de Milwaukee confía en asentarse en el mercado chino, donde las baratas marcas nacionales copan un parque cifrado en 80 millones de motocicletas. La mayoría de estos vehículos son utilizados por los campesinos de las zonas rurales para moverse de un pueblo a otro por tortuosos caminos de barro sin asfaltar. El objetivo comercial de Harley- Davidson es bien diferente y apunta hacia la emergente clase media urbana. LOS MITOS DE LA II REPÚBLICA n mi ensayo Azaña o haciendo República sin conocer la economía (Ediciones B, 2003) recojo, y hago mías, unas palabras de Laín Entralgo sobre Azaña en sus declaraciones a Lorenzo Cordero: Tenía, no una ceguera más, sino una miopía respecto a otro problema que hoy es ineludible: el social y económico. Y la política de la República permite advertir una deficiencia frente a este aspecto que es fundamental para hacer un Estado Esa miopía dio lugar, por parte de la II República, a admitir tres mitos, que provocaron un auténtico cataclismo en la economía española. El primero, el mito del reparto, llevó a la Reforma Agraria. EfectivamenJUAN VELARDE te, como demostró VergaFUERTES ra Doncel, una reforma agraria hubiera sido buena para aquellos momentos de la Gran Depresión. Pero cuando una comisión técnica constituida por tres eminencias- -Flores de Lemus, Pascual Carrión y Sánchez Román- -formuló su propuesta, que llevaba dentro la creación de un banco de crédito agrario, sin el cual todo era inviable, Azaña se asustó ante la presión del Consejo Superior Bancario, que presidía Augusto Barcia, de su mismo partido. Sin crédito agrícola todo se vino al suelo, salvo el reparto que se hizo bajo la influencia de la reacción ante el golpe de Sanjurjo, no como acción económica racional, sino como castigo. El mito del pan barato, motivó una inadecuadísima compra de trigo argentino, por decisión del muy incompetente- -léanse los tremendos epítetos que en sus Memorias le dedica Alcalá Zamora- -ministro de Agricultura, Marcelino Domingo, que coincidió, cuando llegaba a las costas españolas, con el anuncio de que se recogería una grandísima cosecha de trigo, proporcionado por la tradicional encuesta de El Norte de Castilla Se derrumbaron los precios, y no sólo por esto se arruinó grandísima parte del campo español- -lo que provocaba, como había dicho el dictamen de la comisión del Patrón Oro, el hundimiento de la actividad industrial y de los servicios en el conjunto nacional- sino por la arbitrista Ley de Términos Municipales del ministro de Trabajo, Largo Caballero. Se obligaba a colocar a los parados de un municipio, con salarios que además se habían elevado oficialmente, y mucho, repartidos por las fincas del término municipal. Numerosos propietarios eran empresarios marginales: no admitían ni un céntimo más de costes sin arruinarse, y con esta disposición, la crisis fue colosal. El tercer mito fue el del mantenimiento alto del tipo de cambio de la peseta. Incluso llegó España, para lograr eso, a vincularse al llamado Bloque Oro. Se olvidó lo que había recomendado Keynes en su visita a Madrid en 1930: ¿Cómo iba a ser posible, con precios internos constantes, exportar, cuando los precios internacionales caían verticalmente, sin permitir descensos en la cotización de la peseta? Fruto de todo esto fue un hundimiento en la actividad, un aumento fortísimo del paro, y un incremento de la tensión social que duraría de 1931 a 1936. E Unos 200 moteros chinos participaron ayer en la inauguración de la primera tienda Harley- Davison del país cho más altos que en Europa y Estados Unidos al oscilar entre los 100.000 y los 300.000 yuanes (entre 10.286 y 30.859 euros) Aunque la renta media urbana apenas supera los 1.400 euros al año, el imparable desarrollo del mercado chino está llevando a las multinacionales occidentales a apostar por el gigante asiático, por donde ya circulan un millar de motocicletas Harley- Davidson compradas de importación por la nueva élite del país. Aquellos que poseen una Harley la usan para demostrar su personalidad o como un símbolo de su éxito declaró a la agencia France Presse Hollis Zhao, un veterano de las dos ruedas que ha viajado en moto desde Pekín al Tíbet y que ahora dirige la tienda de esta marca en la capital china. EPA zan en clubes y foros para acordar rutas y expediciones conjuntas y entre los que pronto podría surgir un grupo de Hell Angels Ángeles del Infierno de ojos rasgados. La expansión como objetivo Con su asalto a China, Harley- Davidson pretende seguir expandiéndose tras aumentar sus ingresos un 6,5 en 2005, hasta los 4.404 millones de euros. Según la compañía, los beneficios se elevaron un 7,8 y rebasaron los 791 millones de euros al llegar a servirse 317.169 motocicletas en todo el mundo. Aunque el 80 de su mercado se localiza en EE. UU. Harley- Davidson pretende consolidarse en Europa, cuyas ventas suponen el 10 de sus ingresos tras aumentar un 19 en 2005, y en Asia, donde Japón aporta el 3,6 de su índice de negocio. Una vez superada la crisis de los años 70 y 80 por la dura competencia de las marcas niponas, como Honda, Suzuki, Yamaha o Kawasaki, el propósito para 2006 consiste en entregar entre 348.000 y 352.000 motocicletas, de las que sólo unos centenares irán a parar a China. Para que los moteros del gigante asiático puedan cumplir algún día su sueño de montar una Harley, 14 operarios trabajan ya en el concesionario de Pekín Fen Huo Lun, propiedad del empresario Wan Jidong. Además de vender estos inconfundibles vehículos, la tienda también se ha especializado en accesorios y merchandising para llevar el singular estilo Harley- Davidson a las carreteras chinas, por donde hasta hace bien poco, durante la época de Mao, sólo circulaban bicicletas y vetustos camiones de inspiración soviética. Un icono de rebeldía y libertad La implantación en China supone el último hito de una compañía que nació en 1903 cuando dos veinteañeros, William Harley y Arthur Davidson, fabricaron su primera motocicleta. Desde entonces, HarleyDavidson se ha convertido en un icono de la rebeldía y la libertad que se suelen asociar con el indomable espíritu norteamericano. Dos valores, por cierto, bastante difíciles de casar con un férreo régimen dictatorial como el chino, que aún se declara comunista y sólo permite cierta flexibilidad en los negocios, pero no en la política. Al margen de estas consideraciones, para festejar su desembarco en el dragón rojo el concesionario organizó el sábado una fiesta de inauguración en la que, bajo el lema ¡Cabalguemos! participaron unos 150 moteros chinos, que ya se organi- Para la legión de nuevos ricos Dentro de ella, destaca la legión de nuevos ricos, surgida al amparo de las reformas económicas de corte capitalista iniciadas por Deng Xiaoping en 1978, los ejecutivos locales y expatriados de las cada vez más numerosas empresas instaladas en el país y los cuadros del todopoderoso Partido Comunista lo suficientemente jóvenes, modernos y ricos como para permitirse el lujo de pilotar una Harley. No en vano, y debido a los elevados impuestos que gravan las importaciones de vehículos, los precios de estas motocicletas serán mu-