Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 4 2006 Sociedad 47 Medio Ambiente por ciento. Para este último año, y como resultado de los cambios demográficos y de los estilos de vida, el aumento de la demanda energética en los países meridionales del Mediterráneo puede representar cuatro veces los niveles de los países desarrollados. Pero si no se toman medidas, las energías renovables seguirán siendo marginales, con lo que ello conlleva para el calentamiento global del planeta. Transporte. Entre 1970 y 2000, el tráfico (excluyendo el marítimo) ha crecido un 4,9 por ciento al año para pasajeros y un 3,8 por ciento anual para el transporte de mercancías. Esto es, más que el Producto Interior Bruto (3 anual) o la población (1,4 Y está previsto que el transporte de personas en la zona se duplique y que el de mercancías se multiplique por 2,6, mientras que el marítimo crecerá a un ritmo anual del 5,6 por ciento. Un crecimiento éste último que implica sus riesgos, teniendo en cuenta que una cuarta parte del transporte mundial de hidrocarburos pasa por el mar Mediterráneo. Es más, en 2001 dos de cada cinco buques eran petroleros o cargaban químicos. Pero el tráfico por carretera es el que prevalece en la región mediterránea. En 1999, representaba el 88 por ciento del transporte de pasajeros y el 82 por ciento del de carga, con unos efectos perniciosos. Así, aproximada- mente 3 de cada 10 europeos sufren contaminación acústica de más de 55 decibelios. Los coches generan el 70 por ciento de las emisiones de óxido nitroso en las grandes áreas urbanas, al tiempo que son responsables de la subida de los niveles de ozono y de las emisiones de dióxido de carbono. Además, recuerda el informe, 49.000 personas mueren cada año en las carreteras mediterráneas. Residuos. Otro problema creciente es la gestión de desechos, especialmente en la zona sur, donde está previsto que aumenten en un 108 hasta llegar a los 587 kilos por persona y año, alcanzado así a los países del norte, con 566 kilos per cápita. Y es que el 80 por ciento de la polución que afecta al mar Mediterráneo procede de fuentes terrestres. Así, la mitad de las ciudades con más de 100.000 habitantes no tienen plantas depuradoras y el 60 por ciento del agua residual de las ciudades se descarga en el mar sin tratamiento previo. Todas estas cifras dibujan un severo panorama para la región mediterránea. Y sumado al avance de la desertización en los países del sur y del este de la cuenca mediterránea, que sin ninguna duda acentuarán la pobreza de las zonas rurales, acelerarán la pérdida de diversidad biológica y dificultarán la obtención de agua potable, advierte el informe. La Unión Europea expedienta a España por el cierre de zonas de baño Según Bruselas, España opta por la clausura de numerosas áreas en lugar de sanearlas b España ha cerrado un total de 2.136 zonas de baño en aguas costeras, y un total de 7.000 zonas fueron clausuradas en la UE desde 1991 a 2004 L. VILLENA. SERVICIO ESPECIAL BRUSELAS. En trece años España ha cerrado el 68,22 de sus aguas dulces de baño y el 14,51 de las zonas costeras de baño. A este ritmo, en otros quince años todas las zonas de baño de ríos, lagos y pantanos podrían estar cerradas. La Unión Europea (UE) ha comenzado un procedimiento de infracción contra España, que podría estar clausurando sus zonas de baño para evitar tener que sanearlas de su contaminación. La directiva comunitaria sobre aguas de baño, obliga a los Estados miembros de la UE a proteger la salud de los bañistas y a explicarse cada vez que eliminen una zona de baño de sus listas oficiales. Según el texto, los problemas de contaminación no justifican el cierre de ninguna zona. En España han sido cerradas 2.136 zonas de baño en aguas costeras en el período de 1991 a 2004 y 585 zonas de agua dulce, todas ellas sin dar explicación alguna a las autoridades comunitarias. No obstante, estas cantidades resultan pequeñas al compararlas con las zonas cerradas en otros Estados miembros de la UE. Francia y Alemania clausuraron en el mismo periodo alrededor de 2.600 zonas de baño de agua dulce, e Italia un total de 5.931 zonas de agua salada. Muchas de ellas figuraban en la lista de zonas controladas de la UE. Siete mil en toda Europa En total, en la Unión Europea se cerraron alrededor de 7.000 zonas de baño según datos de la Comisión Europea (CE) que manifestó la semana pasada su inquietud por la indiferencia de los socios comunitarios que se lanzan al cierre de zonas sin invertir en su limpieza. Así, la CE ha enviado una primera advertencia por escrito a España, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Grecia, Italia, Holanda, Portugal y Suecia, para que vuelvan a incluir esas zonas de baño en sus listas o que, si lo prefieren, ofrezcan una explicación satisfactoria a Bruselas sobre su cierre. España y sus diez socios tiene un plazo de dos meses para enviar una respuesta a la demanda del Ejecutivo comunitario, que podría presentar una demanda ante el Tribunal Europeo de Justicia, si no responden a las exigencias de Bruselas. La ley comunitaria aspira a garantizar que millones de bañistas puedan disfrutar de aguas limpias en verano. Me inquieta observar que algunos estados hayan dejado de aplicar las medidas de salvaguardia a miles de aguas de la UE, afirmó el comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas. ACTUALIDAD NATURAL MÓNICA FERNÁNDEZ- ACEYTUNO PLENILUNIO EN SEMANA SANTA P ABC uede que pasen las nubes o que llueva o que salga el sol esta Semana Santa, pero lo que es seguro es que por la noche, en el cielo, habrá luna llena. Desde el Concilio de Nicea en el año 325, la Semana Santa fija su fecha siguiendo unas normas que tienen como eje central a la luna. Siempre hay luna llena en Semana Santa. Este año, habrá luna llena el 13 de abril, Jueves Santo, y el año pasado, si mal no recuerdo, cayó la luna llena en viernes, pero siempre el domingo de Pascua es el siguiente domingo después de la primera luna llena tras el equinoccio de primavera. Y si cayera esta luna en domingo, sería el siguiente, el domingo de Pascua. El matemático Gauss, el de la campana en la gráfica, desarrolló una fórmula por la que se puede calcular la fecha en la que caerán las próximas Semanas Santas. Y siempre, poco antes del domingo de Resurrección, hay luna llena. Coincide a su vez la Semana Santa con la floración de la glicinia que tengo a la puerta de mi casa, cuyas flores de racimos violetas empiezo a creer que obedecen también a este plenilunio de Pascua.