Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid LUNES 10 4 2006 ABC Carteles publicitarios de eventos deportivos II Gran Premio de La Coruña I Internacional de 1953) de películas El tesoro de Tarzán realizado por el barcelonés Arnau, propagandísticos (de la Liga Nacional de Mutilados e Inválidos de Guerra) y de motos (Ossa 175 Sport) Productos alimenticios, vehículos a motor, películas cinematográficas, propaganda política, convocatorias de eventos deportivos... Durante mucho tiempo los carteles difundieron por nuestras calles el estado de la vida económica, social y cultural del país. Hoy, sin embargo, reivindican su gran valor artístico en millonarias subastas y nostálgicas exposiciones Un artístico objeto de deseo TEXTO: MABEL AMADO MADRID. Un risueño y robusto niño, con un poderoso reconstituyente bajo el brazo, transmite visualmente las bondades del Cola- Cao, el alimento de la juventud Al lado, una sugerente y conocida modelo lanza la marca Ossa para vendernos una moto deportiva. Frente a ellos, un trabajador y un herido de guerra intercambian oficios ante la proclama ¡Combatiente mutilado, ocupa mi puesto! Y así podríamos seguir en un amplio repaso al universo del cartelismo en España. Pero para quienes prefieran realizar un recorrido a pie por las primeras décadas del cartelismo, nada mejor que acercarse hasta el Espacio Cultural MIRA, en Pozuelo de Alarcón. Desde el pasado 5 de abril y hasta el próximo día 29, la exposición Abra los ojos y sueñe reúne 63 carteles de época divididos en cinco categorías: Publicidad, Motor, Guerra civil, Cine español y Cine extranjero. Como afirma Xavier Llach, director de la sala de subastas Soler y Llach, en este apartado encontramos una representación del cartel modernista, con los famosos mosaicos hidráulicos Orsolá- -obra de Alejandro de Riquer a principios del siglo XX- y de productos más modernos, como el Cola- Cao. La guerra civil La guerra civil es, sin duda, el apartado más llamativo de esta exposición, con carteles de los dos bandos y principalmente del más productivo, el republicano. Son litografías y algún fotomontaje innovador, como Qué haces tú para evitar esto. Ayuda a Madrid -impreso en inglés, francés y español- que muestra el desgarro y la tragedia en toda su magnitud. En Motor encontramos básicamente motos, bicis y coches, destacando los modelos del siglo XX. Carteles de Ossa, Vespa, Scooter y del famoso modelo Lincoln de 1925 que demuestran la pujanza de este medio para la venta de vehículos, algo totalmente obsoleto en nuestros días. Y mientras en Cine español no podían faltar el clásico Pena, penita, pena con Lola Flores o Las chicas de la Cruz Roja de fuera de nuestras fronteras destacan varios carteles de las primeras películas de James Bond, de Tarzán y de Psicosis. En esta histórica antología del cartelismo vemos cómo un medio de difusión de masas, surgido al calor de la publicidad o con el fenómeno de la propaganda, cobra ahora protagonismo para deleite de coleccionistas y amantes de unos objetos que convirtieron las calles en singulares galerías de arte. Altos precios Organizada por el Ayuntamiento de Pozuelo, a través del Patronato Municipal de Cultura, y en colaboración con Afinsa, esta muestra pone de manifiesto la calidad artística del cartel. No en vano, aunque su valor original es prácticamente nulo, con el paso del tiempo algunos de ellos han alcanzado precios millonarios en subastas internacionales. Por ejemplo, el cartel de la película Metrópolis (1926) fue adjudicado en 1 millón de dólares hace ahora diez años. En España, por ejemplo, el cartel de Fantomas llegó a los 45.000 euros y el célebre Anís del Mono a 10.000. En estos remates influyen, por supuesto, tanto el valor histórico como el estético. Y es que no podemos olvidar a artistas como Padró, Planas, Pellicer, Casas, Cusachs, Riquer, Gual, Camps... En esta nostálgica mirada hacia el arco temporal de 1898 hasta los años setenta comenzamos con la Publicidad. Un clásico en el cartelismo publicitario, el Cola- Cao Qué: Exposición Abra los ojos y sueñe Dónde: Espacio Cultural MIRA (Camino de las Huertas, 42, Pozuelo de Alarcón) Cuándo: Hasta el 29 de abril. De 11.00 a 14.00 y de 17.30 a 20.30. Entrada libre.