Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 4 2006 Madrid 35 Antonio Olivares Industrial y restaurador Nos gasearon al pobre rotwailer Antonio y su mujer, Mari, de El Molar, aseguran estar de enhorabuena porque hace casi tres meses que no les pasa nada. Han tenido robos en su vivienda y en sus negocios de restauración. A él, en abril de 2005, le robaron toda la recaudación que llevaba encima. También se ha visto con un cuchillo en el cuello y le han llegado a pinchar. Se han visto obligados a cambiar de domicilio Seis robos en tres años no hay quien lo aguante dice Mari. Una vez luchamos con el ladrón y encima nos denunció. Otra vez nos han gaseado al pobre perro, un rotwailer explica Antonio. Y recuerdan, con amargura, cómo una noche, mientras dormían, notamos que subían las persianas de varias habitaciones, la nuestra y la del niño. ¡Nos estaban observando con visores nocturnos! recuerda aterrorizada Mari. Vecinos y miembros de la Pataforma Seguridad Norte de Madrid, se reúnen para debatir sus problemas de seguridad guridad es el pan nuestro de cada día y esto lo tienen que saber en el Ministerio del Interior y en la Delegación del Gobierno añaden los afectados. Gonzalo, un vecino de Guadalix de la Sierra, asegura que de los 6.000 habitantes censados, unos mil son magrebies y, la mayoría, muy problemáticos. Han perdido el respeto a las fuerzas de seguridad y a la Policía local. Se crecen y te amenazan en cuanto te enfrentas a ellos. En muchos casos rozan la delincuencia. Mi familia y yo estamos amenazados. A mi hijo le he tenido que llevar interno a un colegio para que le dejen en paz. Si soy racista por querer justicia, pues lo soy Lo curioso, según Gonzalo, es que en Guadalix conviven ciudadanos de 42 nacionalidades distintas y sólo los marroquíes son los que dan problemas, incluso con el trapicheo de la droga Pese al miedo, los vecinos de estas zonas tienen la esperanza de que la pesadilla y los delincuentes se acaben algún día. Si no, también lo tienen claro. Y lo dicen: Ellos no saldrían del cementerio; nosotros de la cárcel, sí Perder el respeto Todos se echan las manos a la cabeza cuando recuerdan cómo ha cambiado la vida en estos pueblos. Hasta hace pocos años, viviamos en paz. Las puertas de las casas estaban abiertas, nadie pensaba en una alarma Didier Bricout Publicista Carlos Zahner Decorador e inventor Mi mujer tiene mejor puntería Nunca pensó este vecino de Cobeña que se iba a alegrar tanto como ahora de practicar, como deporte, el tiro al plato. Mi mujer- -dice Didier- -también lo practica y tiene mejor puntería que yo. ¡Claro que dormimos protegidos! Vive en un chalet, con toda su familia, y ha sufrido varios robos. La primera vez estaban los niños dentro. Los ladrones volvieron al día siguiente. Se llevaron todas las joyas que pudieron Según explica, fueron cuatro hombres. Creo que procedían de Europa del Este. Eran corpulentos y atléticos Didier ha llegado a contratar a un vigilante jurado para el cuidado de su vivienda durante la noche. La ley beneficia al delincuente Tengo licencia de caza. Con mi escopeta puedo matar jabalíes y elefantes asegura Carlos Zahner, que presume de persona pacífica y de contar con casi un centenar de patentes como inventor. Pero le han robado tres veces en los últimos años. Tiene el negocio debajo de la vivienda y se le han llevado de todo, además de los destrozos que ha tenido que arreglar. En una ocasión, su esposa se enfrentó a los ladrones. ¡Así no hay quien viva! Las leyes no funcionan. Están hechas para beneficio de los delincuentes. Si les pillan salen a los cuatro días y te amenazan con eso de que se han quedado con tu cara y que conocen a tu familia