Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid LUNES 10 4 2006 ABC Están hartos de inseguridad. Tienen miedo y luchan porque en la zona Norte de Madrid haya más vigilancia policial de forma estable. No quieren vivir como en el far west Dormimos con la escopeta cargada debajo de la cama TEXTO: MARÍA ISABEL SERRANO FOTOS: SIGEFREDO MADRID. Aquí, la inseguridad se arreglará cuando alguien acabe con alguno de los delincuentes, que ya nos tienen hartos. Y ese día parecerá Fuenteovejuna, porque el que de nosotros se haya visto obligado a utilizar su escopeta, esa escopeta será la de todos Es sólo uno de los desahogos de siete víctimas de la zona Norte de la región que reunió ABC para que explicaran su experiencia. No hay afán de exagerar, ni de alarmar, pero lo que nos describen es lo más parecido a un polvorín, casi como el antiguo far west La Plataforma Seguridad Norte de Madrid lleva años intentando que los ánimos no se desborden. Pero las cifras son tozudas: hasta hace dos meses- -justo cuando empezó a actuar la banda de los ordenadores ya capturada- un total de 58 pueblos se tenían que apañar con 145 agentes de la Guardía Civil, y no todos siempre en activo porque hay que contar guardias, descansos y depresiones. De esas bajas hay muchas porque ellos mismos, los agentes, saben que no dan abasto y se vienen abajo comenta Fernando Moreno, secretario de la Plataforma. Gabriel Sánchez Ferretero. Suministros industriales Perdió 48.000 euros en dos robos Este ferretero de profesión vive en otro pueblo de la zona norte madrileña. Ha sido víctima de dos robos de importancia en su nave. Tanto es así que ha dedicido cambiar el emplazamiento de su medio de vida. Me da miedo. La nave estaba en una zona un tanto aislada y, en principio, creí que era lo mejor. Ahora, con los robos he decidido cambiarme a una nave en un lugar más céntrico, para estar más abrigado dice Gabriel. ¡Toda tu vida trabajando para nada! Calcula que, en los dos robos, se le han llevado un total de 48.000 euros. Pistolas en el mercado negro Llevan años y años denunciando robos, agresiones, violaciones, extorsiones Y nada. En la zona de influencia de la Plataforma Seguridad Norte de Madrid hay un total aproximado de 1.144 urbanizaciones y 150.000 habitantes que se sienten inseguros las veinti- cuatro horas del día por muchas alarmas, verjas y perros adiestrados que pongan en sus viviendas, chalets y negocios. Hay un dato que habla por sí sólo: entre murmullos o a las claras, casi todos reconocen que tienen armas en su casa. Armas que son de caza, porque en el medio rural hay muchos cazadores, y que ahora son utensilios de defensa personal de defensa propia. Duermen con sus escopetas de caza bajo la cama pero ese miedo no se va nun- ca del cuerpo. Los robos y las entradas a las viviendas no cesan. Muchos ya han recibido varias visitas Ya no ganan para sustos ni para psicólogos. Cuentan, incluso, el caso de alguien que ha blindado los dormitorios. Nos mosqueamos enseguida Se sabe a ciencia cierta que en toda esta zona ha aumentado en casi el 50 por ciento la venta de alarmas y de rejas. En el gremio de los cerrajeros el creci- miento del negocio ha sido casi del cien por cien. En más de una ocasión, estos vecinos han estado dispuestos a formar patrullas ciudadanas ante la escasez de vigilancia policial. No ha pasado pero, en la práctica, en cuanto se juntan varios amigos a dar una vuelta al perro, por ejemplo, parecemos espías y nos mosqueamos con cualquier coche o persona que no conocemos. Nos comportamos como histéricos y como obsesionados, pero es que la inse- José Luis García Informático Eladio Hernán Bombero y concejal Arrancaron el volante del coche Este vecino de Pedrezuela ha sufrido dos robos. Uno en su propia casa y otro en la de sus suegros, que tienen una vaquería. En la nave de la paja de la vaquería teníamos guardados cuatro quad Sabían que estaban allí. Esta gente está muy bien informada de todo. Se llevaron tres. Lo peor fue el susto porque se cargaron una cerradura que llevaba años funcionando bien dice José Luis. También intentaron robar el coche de su mujer pero como no pudieron porque estaba con el antirrobo, arrancaron de cuajo el volante y lo dejaron encima del asiento. Eso para que supiéramos lo que son capaces de hacer La tengo cargada con postas Eladio es bombero del Ayuntamiento de Madrid y concejal de Patones. Fue su coche el que utilizó la banda de los ordenadores para cargar lo sustraído en el Consistorio de este municipio. Ocurrió de madrugada. Escuché ruidos. Habían saltado la valla de la casa y sacaron el vehículo fuera. Por la mañana, cuando no lo vi aparcado creí que se lo había llevado mi hija pero, que va, habían sido los cacos. Apareció en Torremocha. En mi casa no hay rejas ni las voy a poner pero yo también soy de los que duerme con la escopeta cerca y cargada con dos cartuchos de postas. Si vienen otra vez, ellos verán. Yo lo tengo muy claro