Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Madrid LUNES 10 4 2006 ABC SE DICE SE COMENTA SIMANCAS SE COLOCA El secretario general de los socialistas madrileños pondrá en marcha hoy todo el dispositivo para su elección como candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad, algo en lo que no parece haber ninguna duda dentro de su partido, pues cuenta con el apoyo público de Rodríguez Zapatero. Simancas quería ser candidato oficial desde ya y va a pedir adelantar todo el proceso. Donde siguen quedando dudas sobre el nombre del aspirante socialista a la Comunidad es en el PP de Madrid. No se acaban de creer que sea Simancas. MADRID AL DÍA MADRID SE ACERCA A MOSCÚ El consejero delegado del área municipal de Economía, Miguel Ángel Villanueva, marcha el próximo mes a Moscú para vender la capital como destino turístico y abrir nuevos mercados para Madrid. Tras sus últimas incursiones en Japón y China, también a la búsqueda de inversores para la ciudad y de oportunidades para la economía madrileña, este nuevo periplo de Villanueva le confirma como uno de los mejores embajadores del Ayuntamiento madrileño en el mundo. BORBALÁN IGNACIO RUIZ QUINTANO LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Coches en las aceras Les escribo como presidente de la comunidad de propietarios de Relator 56 para contarles el grave problema que tenemos en esta parte de la ciudad. Este problema no es otro que el uso continuado que se da al trozo de acera que tenemos delante de nuestra puerta, en donde aparcan todo tipo de coches y furgonetas. Esta situación ha llegado a impedir la salida o entrada a mujeres con sus niños pequeños por no caber los carritos. Lo mismo sucede con las personas mayores. Esta situación se agrava porque en muchas ocasiones la policía no acude cuando se les avisa en el 112. Hemos realizado una protesta por escrito al ayuntamiento y hemos solicitado la colocación de pivotes. La queja se nos ha respondido, dad de la comunidad destrozándolo. Marco Antonio Coronel Nuevos cortes nocturnos Por si teníamos poco con las obras de la M- 30, ahora, cada noche, la M- 40 también aparece cortada entre los kilómetros 10 y 12 como consecuencia de las obras de uno de los puentes de la autovía. Y claro, los atascos que se forman a las 11 o 12 de la noche parece ser los que se producen a las siete de la mañana en esos mismos puntos. Comprendo que se tengan que realizar obras, pero lo que no entiendo es que todo el tráfico que discurre por cuatro carriles se derive a una sola rotonda. Nuevamente, falta de previsión. Pedro Esteban ABC Un túnel necesario. Me alegro de que las obras del túnel de O Donnell no hayan tardado tanto como se preveían, porque se trata de una de las infraestructuras que más necesitaba Madrid. Ir desde Cibeles hasta la M- 40 prácticamente sin parar es toda una ventaja para los madrileños y quienes nos visitan. Isabel Cerro pero nada más: los pivotes siguen sin poner. Además estamos expuestos a represalias de algunos dueños de coches. Sin ir más lejos, el otro día, uno en los que la policía sí acudió y multó, el propietario de uno de los coches, cuya matrícula tenemos, se ensañó con el buzón de publici- DIMES Y DIRETES ¿QUIÉN ERA JOSÉ CARLOS? Q llas para colaborar en los festejos uiero que los lectores de taurinos de otros lugares de la SieABC sepan quién era José rra. Nada de particular, como se ve. Carlos, lo que representó, y Es difícil, en estos tiempos, en los lo que se nos fue con él; lo que ya se que todo es ruido y espectáculo, exnos ha ido con su muerte prematuplicar las pequeñas virtudes que ra en agosto pasado en la plaza de pueden hacer que un hombre, que toros de Colmenar Viejo. No era un torero, niningún tipo decelebridad. ANTONIO SÁENZ nunca intentó dar ejemplo ni trasDE MIERA cender, se convierta, en cierto moSin embargo, fueron casi tres mil lado, en una referencia moral, en un res de personas que llenaron hasta modelo de ciudadanía. labanderalaplazadetorosdeCerceHace años le llevé, casi cogiéndolo por dilla para recordarle. Y no estoy exageranuna oreja, a un curso de El Escorial sobre la do. Nadie, nunca, se comentaba, había conSierrade Guadarramapara quenosdiera la seguidoatraeratantagenteaunfestivaltauperspectiva de los ganaderos: nadie tan rino, ni siquiera lo habían logrado las corriunido a la sierra como ellos- -decía- día das mas encopetadas de la fiestas locales. La tras día, sobre ella y con ella, haga frío o caSierra de Guadarrama entera, más de veinlor, esté nevada o verde Era uno de esos te pueblos de las dos vertientes, se sumó a pocos ganaderos que, con auténtica vocaaquel homenaje tan sentido, tan verdadero, ciónysin importarlela falta derentabilidad tan emocionante. ¿Quién era José Carlos? del oficio, practicaba lo que hoy llamamos Era un hombre de campo, que vivía en los usos tradicionales. En la memoria de la Cercedilla con su mujer y sus dos hijos y Sierra ha quedado más por lo que hizo que que se ganaba la vida en el pueblo con un por lo que dijo, y esa es, verdaderamente, la picadero, una placita para capeas, viajando mejor forma de quedar en el recuerdo de tocon sus bueyes, sus cabestros y sus muli- dos los que le quisimos y aprendimos de él. No era, como se pudiera pensar, un hombre especialmente simpático o extrovertido. Era más bien serio, con una seriedad muy vasca, algo que le venía de su abuela ondarresa, mezclada con una ironía serrana, pero de las buenas. O así le recuerdo yo. Seguro que habrá quien tenga una versión distinta. Pero ese fue el José Carlos que yo conocí. Era claro y sincero, muy directo, pero educado y respetuoso, un hombre de bien, transparente. José Carlos ponía el corazón en todo lo que hacía, y un día el corazón le falló. Estaba en Colmenar, enchiquerando un toro de Pereda que se iba a lidiar dos días después. El animal se resistía a pasar a otra corraleta y él, a pesar del calor, se empeñaba en conseguirlo. Le decían que lo dejara, pero él insistía. Era su forma de ser. Muy cansado, bajó de los chiqueros para beber un vaso de agua y refrescarse; ese fue el final. Fue un hombre bueno, en el buen sentido de la palabra en el mejor sentido. Ahora, su muerte prematura no nos confunde el recuerdo, sino que nos lo agudiza. Su buena fama, su hombría y su generosidad perviven en el nuestro y en el de la Sierra de Guadarrama. Doy fe de ello, José Carlos. Pte. de Amigos del Guadarrama Peñalara orbalán es un hombre a una nariz pegado, es una nariz superlativa, es una alquitara medio viva, es un peje espada mal barbado; es un reloj de sol mal encarado, es un elefante boca arriba, es una nariz sayón y escriba, un Ovidio Nasón mal narigado. Es el espolón de una galera, es una pirámide de Egipto, los doce tribus de narices es; es un naricísimo infinito, frisón archinariz, caratulera, sabañón garrafal, morado y frito. Borbalán arbitró el sábado en el Bernabéu, y no es un señor: es un arquetipo. Más exactamente: es la unidad de medida de la pérdida de respeto político que padece el Madrid. En esta simplificación de la existencia que hace la proverbial pereza española, el Barça es el progreso, pero el Madrid es la reacción, y ahora pinta el progreso. Los árbitros llegan al Bernabéu sabiendo cuántos borbalanes se pueden pasar. No es un penalti por aquí, una tarjeta por allí, un fuera de juego en el medio. Es la actitud, como de chulos de zarzuela, con que esta clase de caballeros acostumbran colarse en el espectáculo. La semana pasada fue Cantalejo, Requejo o Cusquejo en Barcelona. ¿Con cuántos barbolanes se empleó ese personaje contra los futbolistas del Madrid en el césped del Camp Nou? ¿Diez? ¿Veinte? ¿Treinta? Y esta semana ha sido Barbolán, en persona, en Madrid. Actúan a favor de ola, y la ola, en este momento, es progre. El sábado, el furor vacacional había hecho estragos entre los altos cargos de la capital, y en el Bernabéu presidía Leire Pajín, por delante de López Garrido, nuevo vocero socialista, viejo devorador de medialunas (de jamón) Y Barbolán, barbolaneando por el verde. Un arribista es algo horrible, decía Thomas Bernhard: el mundo tiene resaca; lo arrastra a uno, y no hace falta esforzarse; si se esfuerza, se convertirá en un arribista. Arribar es barbolanear. ¿Qué odian del Madrid? Sin duda, la excelencia. Pero a que lo meen a uno, decía igualmente Bernhard, también se acostumbra uno con el paso del tiempo. Bueno, probablemente uno se brinda a hacer de árbol. Y vienen los perritos y se mean. Aunque ningún árbol se muere porque lo meen. B