Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 4 2006 Internacional 27 Londres descarta la implicación de Al Qaida en los atentados del 7 de julio Un informe oficial concluye que el plan de los ataques fue simple y barato del Ministerio del Interior, los cuatro terroristas actuaron en solitario y encontraron en internet información sobre las bombas EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El informe del Gobierno británico sobre los atentados del 7 de julio del año pasado en Londres descarta la implicación de Al Qaida en el ataque, llevado a cabo por cuatro terroristas suicidas y en el que murieron 52 personas. La investigación, realizada por el Ministerio del Interior y que será dada a conocer en las próximas semanas, indica que los atentados fueron resultado de una trama simple y barata según los datos avanzados ayer por The Observer. Lejos de tratarse de una operación ideada y financiada por Al Qaida, la investigación gubernamental considera que los atentados fueron planeados únicamente por los cuatro terroristas, que encontraron en internet suficiente información para preparar sus bombas. Aunque dos de ellos habían viajado previamente a Pakistán, allí sólo habrían adquirido concienciación ideológica, sin recibir apoyo material para su objetivo. El Ministerio del Interior no ha podido probar que en los días previos al 7- J los terroristas hubieran mantenido contacto con un enviado de Al Qaida, quien habría abandonado el Reino Unido poco antes de los atentados. El hecho de que en el vídeo de uno de los terroristas, Mohamed Siddique Khan, en el que éste reivindicaba la acción que iba a b Según la investigación EL ORIGEN DE LA GUERRA D Uno de los autobuses que fue objetivo de los ataques del 7 de julio de 2005 cometerse, apareciera acto seguido el lugarteniente de Bin Laden, Al Zawahiri, se ha juzgado como una edición posterior de la cinta. Siempre según la versión difundida por The Observer, también se ha desestimado la existencia de un quinto terrorista, a pesar de que en el coche abandonado por los suicidas apareciera una quinta mochila llena de explosivos. AP Como el 21 de julio Una fuente gubernamental citada por el periódico ha indicado que los atentados de Londres fueron un asunto modesto y simple llevado a cabo por cuatro hombres aparentemente normales usando internet Esta constatación ha provocado preocupaciones sobre la vulnerabi- lidad del Reino Unido ante la acción de un pequeño grupo de radicales inexpertos. La misma que dos semanas después se pondría de manifesto con los atentados fallidos del día 21 de julio, ataque en el que las bombas de los cuatro terroristas no explotaron. Por su parte, un informe elaborado por la comisión de seguridad de la Cámara de los Comunes, que tampoco se ha hecho público todavía, critica que los servicios de Inteligencia no hubieran controlado la actividad de Siddique Khan, al que previamente se había fichado. El Partido Conservador ya ha pedido la apertura de una investigación pública sobre el 7- J, algo a lo que se ha venido negando el Gobierno de Tony Blair. Washington estudia usar el arma nuclear contra Irán, según dos rotativos de EE. UU. ABC WASHINGTON. El Gobierno de Estados Unidos baraja la posibilidad de lanzar ataques aéreos selectivos contra Irán, que formarían parte de su plan de presión contra dicho país para que abandone sus objetivos nucleares. Así lo desvelaron ayer en portada el diario The Washington Post y la revista The New Yorker, que citan fuentes de altos funcionarios de la Administración estadounidense. Ambas publicaciones indican que los ataques no se realizarían a corto plazo pero que la Administración del presidente George W. Bush los considera como una opción posible y prevé usarlos como una amenaza para convencer a Irán de que esto es algo cada vez más serio La revista The New Yorker publicará en su edición del 17 de abril un reportaje del periodista y autor estadounidense Seymour Hersh, con importantes contactos en el Pentágono y los servicios de espionaje, quien asegura que los ataques de EE. UU. serían nucleares De acuerdo con Hersh, el presidente Bush y otros funcionarios de la Casa Blanca están inquietos con el político radical iraní Mahmud Ahmedinejad, al que en privado califican de un nuevo Hitler Hersh, el periodista que reveló los abusos que se cometían en la prisión iraquí de Abu Ghraib, señala que las Fueras Aéreas de EE. UU. elaboran actualmente una serie de listas de objetivos mientras algunos equipos de tropas de combate estadounidenses se encuentran en secreto en Irán para recoger información sobre el terreno y contactando con grupos étnicos antigubernamentales Uno de los planes presentados por el Pentágono a la Casa Blanca implicaría el uso de la bomba antibúnker con ojiva atómica B 61- 11 y uno de los supuestos objetivos sería la planta nuclear de Natanz, a 300 kilómetros al sur de Teherán. En Irán, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores calificó ayer de guerra psicológica las informaciones recogidas por los dos medios norteamericanos. etrás de todas las guerras que he conocido había una lección de historia mal aprendida. Y en todas las guerras civiles había, además, ausencia de consenso sobre la historia compartida. Las guerras de los Balcanes comenzaron con un Memorándum de la Academia de Historia de Belgrado que presentaban a la nación serbia como la víctima de siglos de injusticias. En paralelo, el nacionalismo croata aseguraba que su pueblo fue la víctima propicia del comunismo y del revanchismo serbio. Por supuesto, no recordaban que fueron croatas el comunista Tito y los más destacados intelectuales paneslavistas que creaALBERTO ron Yugoslavia. Al SOTILLO tiempo que los serbios, con su victimismo a cuestas, se convertían en verdugos de todos sus vecinos. La ruptura de la URSS parecía por momentos la cabalgata de unas justas medievales con profusión de banderas y gallardetes extraídos de la guardarropía de una opereta vienesa, Cada nueva república nacida de la estrepitosa desintegración del Imperio llegaba con un pasado de gestas rescatadas del olvido. En un abrir y cerrar de ojos, los héroes de leyenda de la historia universal se multiplicaron por dieciséis. Lo que no pasaría de ser una anécdota si no fuese porque muchos de esos héroes estaban en guerra entre sí, y llevaron a la escabechina a sus nuevos súbditos en Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Chechenia, Moldavia y Tayikistán. Todavía sorprende cómo fue posible tal desconocimiento de la historia de violencia tribal, religiosa y política en Irak, cuando tan a la ligera se decidió cambiar de régimen sin tener ni idea de las fuerzas que aquella intervención iba a desencadenar. Oriente Próximo, el Cáucaso y los Balcanes sufren de un sobrepeso de historia mal digerida y jamás consensuada. ¿Y qué puede interesar a un lector español de esta parábola? Pues no es que quiera amargar la vida de mis lectores. Pero los cinco planes escolares aprobados por los distintos Gobiernos de nuestra democracia han conseguido que el conocimiento de la historia de España entre nuestros compatriotas haya alcanzado unos niveles comparables a los de la URSS en lo que se refiere a conocimiento, y a los de los Balcanes en lo que atañe a consenso social y político. Y ahora viene el sexto plan sin que se vislumbren mayores esperanzas. Nada más lejos de mí que el ánimo de exagerar. Pero algo debe fallar en la asunción básica de nuestra historia cuando hay lugares de España en el que el término españolista es un insulto. Es como si llamáramos europeísta a nuestro interlocutor para denigrarle a él y a sus progenitores. Mis amigos me creen un tanto tremendista. Pero yo nunca he sido de los que creen que el ser humano sea inmune a la catástrofe. Al contrario, la paz y la estabilidad es la excepción. Y como mínimo, tendríamos que cuidar de la enseñanza de la Historia.