Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA ANÁLISIS LUNES 10 4 2006 ABC LOS SILENCIOSOS E l relevo de José Bono tiene algo de misterio y no porque se dude de la antigüedad de su deseo de salir del Gobierno, sino por las circunstancias: la urgencia sobrevenida, la ausencia del presidente Zapatero en la cena del jueves ofrecida por el Rey al secretario general de la ONU, la convocatoria madrugadora del viernes en La Moncloa... Quizá no haya nada especial detrás pero sí hay una pizca de misterio. Pero éste no hace palidecer lo que a mi juicio es una evidencia: la dimisión de Bono es, a un lado su peso político, un símbolo de la derrota de un cierto PSOE del pasado y de un cierto sector del partido actual. Podríamos añadir los disidentes constitucionalistas GERMÁN en el País Vasco, la marYANKE cha de Vázquez como embajador ante la Santa Sede, tantos otros sonoros nombres del pasado relevados mucho antes que el todavía ministro de Defensa, los escasos diputados que amenazaron con abstenerse en la votación en el Congreso del nuevo Estatuto de Cataluña (convencidos en última instancia por Guerra pero no por el ahora triunfante Rubalcaba) la minoría crítica en Cataluña, etc. Quiéranlo aceptar o no- -aunque parece que lo aceptan- -estos discrepantes, casi todos silenciosos, han sido derrotados. En el PSOE de hoy, Rodríguez Zapatero tiene menos oposición que la que pudo tener Felipe González. Y, además, no la tiene, es decir, no se expresa, ante un proyecto de reformas que tiene un indudable calado en la arquitectura constitucional establecida en 1978, que se lleva a cabo no como la proyección de la doctrina de los sucesivos congresos del partido sino como el desideratum de pactos con nacionalistas. Esta necesidad aritmética ha hecho que, en estos dos años, el Gobierno y el partido gubernamental hayan ido siempre un paso por delante de lo previsible, los alegres comparsas- -en el partido y fuera de él- -varios por delante (algunos extravagantes) y aquel PSOE ahora derrotado muchos por detrás y, además, preterido. Pero todo lo que el PSOE ha ido dejando en la cuneta no es una bagatela y habrá que constatar el efecto que tiene en la opinión pública. A menudo los partidos se encierran en sí mismos, avanzan a la velocidad que conviene a sus aparatos, y no reparan que hay un mundo fuera. Y quizá no sean pocos los que se sienten de un modo u otro identificados con los dimitidos, los enviados y remitidos, los discrepantes y los preteridos. Quizá haya una legión de silenciosos junto a los silenciosos del partido. Ahora, claro, hay demasiado ruido para reparar en ellos y estamos todos más pendientes del alto el fuego de ETA que de las consecuencias del Estatuto. Pero ya han aparecido, con paso más veloz que el del propio Gobierno- -que tampoco es lento en la verborrea de la felicidad y la promesa del paraíso de la paz los animosos animadores: que se interprete la ley en función de las circunstancias, dicen unos; que se cambie de la mano de Batasuna el marco jurídico dicen otras; que no se tema a las mesas extraparlamentarias proclaman algunos. Pero ¿cuántos silenciosos se sumarán a los silenciosos? Rojo, Méndez, Blanco y López, ayer, en el congreso de las Juventudes Socialistas de España en Baracaldo TELEPRESS Alonso es el primer ministro de Interior de la democracia que no ha asistido a un funeral. Bono era la última huella activa de la vieja guardia socialista. Nacionalistas del PNV y EA no olvidan que, según ellos, los socialistas fueron determinantes para su escisión Crisis nocturna TEXTO: CHARO ZARZALEJOS MADRID. Dicen que estaba todo muy hablado y muy sabido por parte del presidente, pero lo cierto es que la crisis- -que lo es y muy seria- -de Gobierno se resolvió con nocturnidad y es probable que hasta con urgencia. El presidente apeló a las dos personas que en ningún caso le iban a poner pegas. Que en ningún caso le iban a decir que no. José Antonio, tú a Defensa y a ti, Alfredo te ha tocado: a Interior Y así, mañana, martes, el hoy todavía titular de Interior se hará cargo del CNI, que es de lo que se trata, y Alfredo Pérez Rubalcaba comenzará a escribir el último capítulo de su vida política cuando prometa su cargo como responsable de la Seguridad de todos. Junto con Mayor Oreja, que dice ahora lo mismo que decía cuando gobernaba su partido, Alfredo Pérez Rubalcaba será el ministro de Interior con más perfil político y él representa los restos del naufragio. Del naufragio de la vieja guardia socialista, esa que hizo la transición y luego gobernó España durante 14 años. José Bono era el último vestigio y además un poco incómodo. Zapatero, que cuando quiere es más frío que un pez, al mirar para atrás prefiere reconocerse en la II República que retomar, engancharse, y encontrar legitimidad en sus antepasados más próximos como son Felipe González, Alfonso Guerra y otros muchos que, en definitiva, con aciertos y errores, colocaron al socialismo español en lugar preferente. Sólo queda Alfredo Pérez Rubalcaba que como buen químico se coloca ante la política con bata blanca y guantes; es decir, con distancia y sin pasión. Con Felipe y con Zapatero. Mañana José Antonio Alonso se convertirá en el primer ministro de la democracia que deja de serlo sin asistir a un funeral y Rubalcaba asumirá la tarea que nunca ha querido asumir. Nunca ha aspirado a hacerse cargo de Interior. Lo suyo es otra cosa. Es moverse entre bambalinas, influir, manejar cartas secretas para sacarlas con precisión despistando al adversario, y andar por anchos escenarios. Eso se acabó. Se acabó porque ahí está la inmigración y la seguridad de todos los diás. Están las bandas organizadas y la criminalidad cotidiana. Están muchas cosas sobre las que tendrá que decidir, sobre las que él será el responsable político. Pero ahora la vara de medir es ETA que a todos nos tiene en vilo porque no es seguro que vaya en serio. Rubalcaba es de los que cree que sí. Lo cree desde antes del comunicado de alto el fuego- -hay miedo a la palabra tregua -y su intuición política le lleva a concluir que El obstáculo ha sido y es ETA. Con que Txeroki dijera que esto se ha acabado, habría desaparecido éstos están acabados Se ha rodeado bien Zapatero. Se ha organizado para afrontar la segunda parte de la legislatura. Otros también lo están haciendo como la resurgida Basta Ya que teme que la solución pase por más nacionalismo. Si Batasuna, que nunca ha condenado un asesinato y los que han asesinado se enseñorean y ponen condiciones y dan carnés de obstáculos, muchos creen que ha llegado el momento de que también ellos hacerse presentes. Tambien con éstos tendrá que hablar Rubalcaba. El obstáculo no es ni será Basta Ya ni las víctimas, ni el PP, ni los jueces ni ningún demócrata, piense como piense. El obstáculo ha sido y es ETA. Habrá que reiterar que con que Txeroki probable jefe de la parte operativa, dijera en público que esto se ha acabado, que los comandos han sido desmantelados, el auténtico obstáculo, el único, habría desaparecido. En el País Vasco el nombramiento de Rubalcaba se ha acogido sin especial sorpresa. Ya estaba manejando todo aseguran algunos del PNV. Pero entre los nacionalistas, tanto del PNV como de EA, hay también una notable dosis de desconfianza. Aseguran que cuando el PSOE ha intentado acercarse a ellos, las cosas se les han complicado y recuerdan, según su criterio, que en la escisión del PNV, el PSOE tuvo un papel determinante. Eso no lo olvidan y más en privado que en público, se instalan las cautelas.