Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 10 4 2006 ABC Nacional El Gobierno legalizará a Batasuna si presenta nuevos estatutos y distinta denominación El Ejecutivo sopesa la posibilidad de que sus dirigentes fuesen otros izquierda radical abertzale tendrían que condenar la violencia y ser compatibles con la ley de Partidos, que no será derogada J. M. MADRID. El Gobierno no derogará la ley de Partidos, pero la norma no será obstáculo para que Batasuna regrese a la legalidad si cumple determinadas condiciones. La primera consistirá en la elaboración de unos nuevos estatutos, que deberá presentar en el registro del Ministerio de Interior. En ellos, la nueva fuerza política habrá de hacer una formulación suficientemente clara de rechazo a la violencia y aceptación de la legalidad vigente. La segunda condición que podría requerir el Gobierno es que los dirigentes del nuevo partido no estén contaminados por procesos judiciales que les vinculen a la actividad de ETA. En todo caso, fuentes gubernamentales consultadas por ABC sostienen que aún queda mucha mili por hacer es decir, que el proceso está en su fase inicial. La reintroducción de la izquierda radical abertzale en el campo de juego político sería la culminación del proceso de verificación de la autenticidad del alto el fuego permanente de la banda y de conversaciones posteriores. Aunque formalmente esta legalización no estará vinculada directamente al fin de ETA, en realidad será la piedra de toque de todo el proceso. Por el momento el Gobierno no contempla ninguna otra contraprestación por el cese definitivo de la violencia, sin perjuicio de hacer algunos gestos que acompañen el avance de toda esta operación. La izquierda radical abertzale quiere estar presente en las elecciones municipales y forales de 2007. Lo estará, pero debe dar determinados pasos, según las fuentes gubernamentales consultadas por ABC. Estas fuentes consideran que el acatamiento del auto del juez Grande- Marlaska por parte de Batasuna, en el que el magistrado prohibía la celebración en el Kursaal de San Sebastián de un acto político al que Batasuna atribuía importancia, es un gesto positivo que sus dirigentes han compensado con la concentración consentida ayer en San Sebastián, que, aunque ilegal, es expresión- -de cara a las bases- -de que aún se sostiene el pulso con el Gobierno pero que no deja de ser una prueba de impotencia ante la prohibición judicial Los batasunos ya saben que el Gob Los nuevos estatutos de la bierno tiene intención de no alterar ni un ápice la ley de Partidos; también saben que activará discretamente el Pacto Antiterrorista, pero están al cabo de la calle de que el margen es muy estrecho y son ellos los que tienen que transitar por él según las fuentes consultadas por ABC. La izquierda proetarra- -ahora considerada por el Tribunal Supremo como una parte más de ETA- -dispone de amplia experiencia en su propia metamorfosis. Nació como Herri Batasuna, se pasó a denominar luego Euskal Herritarrok, y ahora es Batasuna, no sin otras denominaciones y marcas de menor entidad y duración. Lo que exige en esta ocasión el Gobierno es que se produzca una ruptura formal con Batasuna y se refunde la izquierda abertzale sin adherencias La hoja de ruta para Batasuna 1. Nuevos estatutos El futuro partido, que tendrá que inscribirse en el Ministerio del Interior, deberá cumplir dos requisitos: rechazar la violencia y que sus dirigentes no estén contaminados por procesos judiciales. 2. Distinta denominación La izquierda radical abertzale tendrá que refundarse sin adherencias 3. Nueva clase dirigente La futura clase dirigente debe estar libre de toda sospecha A la nueva formación podrían incorporarse buena parte de la actual Eusko Alkartasuna y Aralar. Tendría implantación en Navarra y en el País Vasco. 4. El retorno La vuelta de la izquierda radical abertzale al campo político sería la culminación del proceso de verificación del alto el fuego de ETA. 5. Estrategia electoral La izquierda proetarra tiene un claro objetivo: estar presente en las elecciones municipales y forales de 2007. el alto el fuego en los plazos previstos por el Gobierno- -en torno al mes de junio- incorporará casi con seguridad a buena parte de la actual Eusko Alkartasuna y Aralar, tendría implantación fuerte también en la comunidad foral de Navarra, además de en los tres territorios vascos. Esta hipótesis es la que ha está generando fuertes tensiones en el PNV, que desconoce en qué medida le afectará la recomposición Exigencias De ahí que, además del cambio de estatutos y de adoptar una distinta denominación, el Gobierno considere si deben también cambiar algunos dirigentes: Arnaldo Otegi, por ejemplo, tiene seis causas judiciales encima que le vinculan a ETA y a sus actividades criminales El requerimiento del Gobierno es que, después de una labor de interlocución- -que puede ser con Otegi y con otros dirigentes de Batasuna y ETA implicados, lógicamente, en actividades terroristas- -surja una nueva clase dirigente libre de toda sospecha que sería la llamada a consolidar el espacio democrático de la izquierda radical abertzale. El nuevo partido que, de verificarse El PP emplaza a la Fiscalía a actuar contra el excarcelado ABC MADRID. La secretaria de Política Autonómica y Local del PP, Soraya Saénz de Santamaría, emplazó ayer en nombre de su partido a la Fiscalía General del Estado a que actúe con todos los elementos que le da el Estado de derecho ante la manifestación de San Sebastián que contó con la presencia de dirigentes de Batasuna, incluido Arnaldo Otegi. En una rueda de prensa en la sede de los populares, Sáenz de Santamaría recalcó que Otegi participó en la convocatoria celebrada el mismo día y en el mismo sitio que la que fue pro- hibida por la Audiencia Nacional y lo hizo un día antes de sentarse en el banquillo de los acusados. Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, defendió el nombramiento de Alfredo Pérez Rubalcaba como ministro del Interior ante las críticas del PP. Blanco aseguró que lo único oscuro en este país es el futuro político de Rajoy, Acebes y Zaplana en referencia a las declaraciones del presidente del PP, en las que aseveró que existen puntos oscuros en la biografía del hasta ahora portavoz del PSOE en el Congreso. de la izquierda radical abertzale. El desconcierto es palpable. Así, mientras el sábado Joseba Egibar atacaba con determinación el nombramiento de Alfredo Pérez Rubalcaba como nuevo ministro de Interior, ayer, en una entrevista en La Vanguardia el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, apoyaba en su nombre y en el de su partido la remodelación del Gobierno y se abonaba a la tesis de que la pacificación y la autodeterminación eran procesos distintos. Además, Imaz se mostraba partidario de alejar en el tiempo los procesos de pacificación y normalización aunque sí pedía que se derogase la ley de Partidos para dejar que Batasuna circule libremente como formación legal. Salvo en este último punto, en todo lo demás el presidente del PNV se mostraba en sintonía con el Ejecutivo de Zapatero en un grado más intenso que Ibarretxe, empeñado en un propósito que en el PNV se da por imposible: la rehabilitación del texto, ya rechazado por el Congreso, que pretende institucionalizar una comunidad libre asociada entre Euskadi y el Estado español. En la misma entrevista publicada ayer, Imaz asume una simplificación en el mapa político vasco. Esta estrategia es la que tiene que gestionar en los próximos meses Alfredo Pérez Rubalcaba, sin duda el mejor conocedor de la realidad vasca y del terrorismo etarra, no sólo por su experiencia como ministro del Gobierno de Felipe González, sino como interlocutor del PSOE con el Gobierno de Aznar en los dos hitos más importantes: en la tregua de 1998 y en la redacción del Pacto Antiterrorista.