Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Economía DOMINGO 9 4 2006 ABC (Viene de la página anterior) La Comisión Europea, tras recibir el respaldo de toda la UE, ha comenzado a defender el mercado único de la energía y lo ha hecho a golpe de expedientes de infracción, que podrían acabar en denuncias ante el Tribunal de la UE. En total ha habido 17 países amonestados, entre ellos España gen en contra del proteccionismo, la realidad es que en los últimos meses Francia y España se han puesto de máxima actualidad por sendas actuaciones en defensa de que algunas de sus empresas energéticas- -Suez y Endesa, respectivamente- -continuaran en manos de capital nacional. A preguntas de si se había tratado este asunto en la reunión el ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrück, contestó cortante que no habían tenido tiempo, aunque en realidad estos casos han sido en cierto modo los que han suscitado el debate de los últimos meses. Dentro del debate sobre los efectos de la globalización los ministros no pasaron por alto, al contrario de otras ocasiones, las graves consecuencias que está teniendo para el empleo la deslocalización de centros de producción que están haciendo algunas empresas que buscan rebajar los costes. En este sentido, el presidente del Ecofin, Grasser, aseguró que la mayoría de los ministros se han declarado a favor de que hay que proteger al individuo y no al empleo, para lo que hay que tomar una serie de decisiones como la defensa del mercado único interior ya que el proteccionismo, en sí mismo, trae consigo desempleo El ministro de Economía español, Pedro Solbes, aseguró durante su intervención que la globalización no es una cuestión de estar o no a favor, sino de qué hacer ante ella, entre lo que destaca la creación de un mercado interior eficiente, que contribuiría a mejorar la competitividad de las empresas europeas Solbes explicó que, desde su punto de vista, el problema reside en que este mercado interior más eficiente es percibido negativamente por los ciudadanos, en la medida que a veces supone la pérdida del empleo, lo que genera a su vez un problema político, por lo que hay que mejorar la comunicación de todo el proceso Mercado único de la energía a golpe de expediente de infracción TEXTO: MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL Alierta, a favor del mercado interior Como suele ser habitual en los Ecofines informales, la UE invitó a la reunión de ayer a varios representantes de empresas europeas para escuchar los efectos que la globalización está teniendo en sus empresas. El presidente de Telefónica, César Alierta, aprovechó su intervención para hacer una defensa del mercado único europeo porque no se puede tener una regulación diferente por cada país europeo, ya que ésto dificulta la inversión de la empresas. Es un error que la competencia se base en la regulación y no en el mercado Por su parte, el máximo representante de Volkswagen, Bernd Pischetsrieder, explicó a los ministros que el reciente anuncio de que despedirá a 20.000 trabajadores en todo el mundo, a pesar de unos pingües beneficios, se hace precisamente para asegurar los empleos del futuro Desde el punto de vista del presidente de Nestlé, Peter Brabeck- Lemathe, uno de los problemas que tiene Europa para defenderse del fenómeno de la globalización es la enorme burocracia que hay en la Unión Europea y el enorme gasto público que supone BRUSELAS. Lograr la creación de un verdadero mercado único europeo de la energía se ha convertido en el principal objetivo de la Comisión Europea que preside José Manuel Durao Barroso. Así, el comisario europeo de Energía, el letón Andris Piebalgs, se ha despachado esta semana en Bruselas con amonestaciones, en cualquiera de sus tres formatos, contra 17 de los 25 países europeos por deficiencias en la trasposición de las directivas de liberalización de los mercados de gas y electricidad. Todos estos países tienen dos meses para contestar a Bruselas y, si ésta no juzga razonables sus justificaciones, podría pasar al segundo aviso (dictamen motivado) y, posteriormente, al tercero, que es una denuncia ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. La media de tiempo que emplea el Tribunal para resolver este tipo de casos es de dos años. Desde hace varios meses el Ejecutivo comunitario se esfuerza en situar entre sus prioridades la energía, de máxima actualidad desde comienzos de año por la crisis del gas entre Rusia y Ucrania, que repercutió en algunos países europeos, y por el debate sobre el proteccionismo energético de algunos estados, entre ellos España y Francia, que han sido acusados de querer crear campeones nacionales del sector en lugar de dejar entrar capital foráneo. Fue entonces cuando la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, que ha trabajado codo con codo con Piebalgs en estos expedientes, anunció la apertura de investigaciones contra varias empresas energéticas y algunos estados por prácticas contrarias a la libre competencia. A renglón seguido, vino el Libro Verde de la Energía, redactadado por la CE y aprobado en sus líneas maestras tria, Bélgica, República Checa, Alemania, Estonia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Lituania, Letonia, Polonia, Suecia, Eslovaquia y el Reino Unido. Innumerables deficiencias En síntesis, el espíritu que subyace detrás de estos rapapolvos es que el sector está demasiado concentrado en manos de los grandes monopolios nacionales ya que, en muchos países, las tres mayores compañías tienen casi el 75 del mercado de gas y de electricidad. Además, Piebalgs ha detectado la persistencia de los precios regulados, los acuerdos entre los viejos monopolios en detrimento de las nuevas empresas así como una insuficiente independencia entre el transporte y la distribución de gas y electricidad o falta de transparencia en las tarifas. Hay que recordar que los mercados del gas y la electricidad tienen que estar completamente liberalizados el 1 de julio de 2007. En el caso de que estas amenazas legales no convenzan a los países miembros el comisario de Energía ya ha adelantado que podría proponer la aprobación de directivas más duras de aquí a finales de año, entre las que podría figurar la separación total entre las empresas de transporte y distribución de energía. Además de las deficiencias en gas y electricidad, otro grupo de 20 países ha recibido la tarjeta roja de la Comisión Europea por no practicar una verdadera política europea de energía, bien por tener stocks petroleros insuficientes o por no ser respetuosos con el medio ambiente en este terreno. La UE se ha fijado como objetivo producir el 21 de la electricidad a partir de energías renovables de aquí a 2010, frente al 14 de la actualidad. Andris Piebalgs por los jefes de Estado y de Gobierno en la pasada Cumbre de marzo, que insistía en que hacía falta más integración de los mercados para lograr un verdadero mercado único de la energía. Ahora le ha tocado el turno a los expedientes. Los países que han recibido un tirón de orejas son Aus- Los 17 países amonestados tienen dos meses para convencer a Bruselas El 1 de julio de 2007 se liberalizarán todos los mercados de electricidad y gas España suspende excepto en energías renovables Uno de los peor parados del examen que ha realizado esta semana la Comisión Europea en materia de trasposición de las directivas europeas de gas y electricidad ha sido precisamente España, de la que el comisario Piebalgs no dudó en decir públicamente que es más fácil decir lo que hace bien que relatar todo lo que hace mal en este terreno En concreto, Bruselas cree que en España existen precios regulados en el mercado eléctrico que bloquean la entrada de nuevos suministradores y en gas hay una separación insuficiente entre el transporte y la distribución. El comisario, que decidió enviar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE (tercera fase del procedimiento de infracción) por la mala trasposición de las mencionadas directivas, llegó a asegurar que ha recibido muchísimas quejas sobre la situación en España, sobre todo por el mantenimiento de las tarifas reguladas, aunque hay que reconocer que es uno de los mejores en promoción de las energías renovables añadió. En el caso de España, como en el de Luxemburgo, no es que no se cumplan las directivas, sino que ni siquiera se han trasladado aún a las respectivas legislaciones internas, de ahí que el expediente haya acabado en el Tribunal, en el que está también por la ley antiEDF de 1999 por la que se limitan los derechos de las sociedades extranjeras que entren en el sector energético español.