Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 4 2006 Sociedad 45 La Federación Española de Bancos de Alimentos reparte estos días miles de kilos de alimentos solidarios entre la gente más necesitada. Es parte de un gran plan que pone en marcha Bruselas y gestionan la ONG y el Ministerio de Agricultura Por un bocado de solidaridad TEXTO: JORGE SÁINZ FOTOS: JAIME GARCÍA MADRID. En la lasaña que apaga en un suspiro el hambre de un transeúnte cualquiera en algún comedor social de un rincón de España, hay una bella historia que nace mucho antes de llegar al plato. Se trata de la labor de los bancos de alimentos en los que se almacenan y distribuyen todos estos víveres; es, en definitiva, la cara oculta y el primer eslabón de una cadena solidaria que termina en los centros asistenciales de una comunidad autónoma, un municipio o una parroquia. La lucha sin cuartel contra la pobreza que se libra desde estas despensas ha visto en los últimos días cómo aumentaba el número de batallas. Las estanterías están llenas de cajas con alimentos de toda índole, los voluntarios no tienen un solo segundo para respirar y los camiones cargan palés y cajas a un ritmo frenético. La razón de tanto ajetreo viene de Bruselas. Cada año, la Comisión Europea (CE) distribuye entre los Estados miembros, según los índices de pobreza, alimentos procedentes de sus existencias para que lleguen a la gente necesitada. En España, el Fondo Especial de Garantía Agraria (FEGA) dependiente del Ministerio de Agricultura, es el que se encarga de dar salida a estos productos, y lo hace a través de un convenio firmado con una ONG. Este año, la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal) ha sido la encargada de asumir la ingente tarea. Ingente, porque el valor de la carga de víveres asignada a nuestro país supera los 50 millones de euros. Ingente, porque el valor total de la ayuda puede alcanzar a más de 800.000 personas. Dos voluntarios del Banco de Alimentos de Madrid cargan las mercancías que se distribuirán entre diferentes ONG España canjea materia prima por productos alimenticios elaborados para la gente más necesitada El plan nacional excluye a Navarra y el País Vasco, que tienen competencias propias en esta materia los por alimentos ya elaborados. El funcionamiento del plan es bastante peculiar. La Comisión comunica al Ministerio y éste al FEGA las existencias que le corresponden a nuestro país. Entonces el Fondo de Garantía se encarga de intentar el trueque comenta. La cuestión es que ese intercambio se produce con las grandes compañías de alimentación, ya que Bruselas da a los Veinticinco víveres en bruto y no productos elaborados. Por ejemplo, el FEGA se pone en contacto con una firma de lácteos y le ofrece varias toneladas de mantequilla a cambio de yogures, leche o queso explica Espinosa. A partir de ahí, arranca la labor de los bancos de alimentos. Estas instituciones nacieron en nuestro país a principios de los 90 y se dedican a solicitar la donación de productos no perecederos- -arroz, legumbres, aceite... -para almacenarlos y, posteriormente, El doble de actividad Javier Espinosa es el presidente de Fesbal y desde hace días reconoce que no da abasto. Durante estos meses soportamos exactamente el doble de nuestra actividad diaria explica. El proyecto europeo se divide en cuatro fases, cada una de ellas con pautas de funcionamiento idénticas. Primero se reciben los alimentos y, tras una división equitativa coordinada entre los bancos provinciales y supervisada por el FEGA, se procede a su distribución. La fase en curso, correspondiente a los meses de marzo y abril, está ya en su recta final, en la que damos salida a los alimentos. Los próximos periodos de trabajo, siempre en 2006, serán entre mayo y junio; julio y septiembre; y octubre y noviembre. Además, Navarra y el País Vasco tienen su propio plan, ya que tienen competencias propias en esta materia puntualiza Espinosa. La mecánica de trabajo también es bastante peculiar. La CE ofrece a varias empresas comerciales toda una serie de productos en bruto para canjear- Productos ya clasificados preparados para su salida en el almacén distribuirlos en diferentes centros asistenciales. Nosotros, como federación, estamos en contacto con unas cuatro mil entidades benéficas. A través de ellas, los bancos provinciales, los organismos oficiales y estas organizaciones receptoras de la ayuda forman una comisión mixta, que aprueba la cantidad de alimentos que irá a parar a cada uno de los centros y da luz verde para su reparto dice Espinosa. los alimentos del plan europeo. Javier Ortiz es el presidente del gran almacén de Madrid, situado en el Colegio de San Fernando, en la carretera de Colmenar Viejo. La actividad en estos días está siendo frenética, pero merece la pena sostiene. Ortiz explica cómo, cada día, centros, entidades y demás organismos acuden a recoger los alimentos con los que miles de transeúntes y personas con problemas tienen un bocado, más solidario que nunca, que llevarse a la boca. Ahora realizan esta otra tarea para la federación, siempre con una sonrisa. Yo soy voluntario y aquí sólo colaboramos voluntarios. Gracias a ellos podemos llevar a cabo esta labor tan importante concluye. Siete nuevas delegaciones Gracias a la asignación de este plan, la Fesbal ha abierto siete nuevas delegaciones en España, cubriendo casi la totalidad del país. Mientras tanto, los bancos trabajan a destajo para cumplir con sus objetivos diarios y colocar