Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 4 06 SIETE DE SIETE (Viene de la página anterior) esplendor republicano; otras en su desgaste; las más, en su destrucción y en la violencia con que nos fue arrebatada, en la guerra y en la represión franquista. Unas optan por hacer previsiones de futuro, mientras que otras, desde el presente, reflexionan sobre cómo la Historia es una superposición de estratos, sobre cómo la memoria y el deseo se confunden. Sin duda una apuesta interesante desde otra generación de escritores. De todas las novedades, tal vez la obra más fundamentada sea República y guerra en España (1931- 1939) de Espasa. Siete especialistas, coordinados por Santos Juliá, Premio Nacional de Historia, trazan las líneas fundamentales de los aspectos políticos: desde la proclamación el 14 de abril de 1931 hasta la desolación y la derrota de las premisas republicanas por la fuerza de las armas de un nuevo Estado el 1 de abril de 1939. REFLEXIONES INEVITABLES osé Antonio Zarzalejos, director de ABC, en un artículo asegura que la República fue un fracaso porque quiso reinventar España, aplicarle unos cánones extraños a sus inquietudes, transformar usos y costumbres que respondían a motivaciones seculares y racionales de hondo calado No debe olvidarse que se trataba de un gobierno democráticamente elegido, derrocado por un golpe de estado, pero quizá el país no estaba preparado entonces como ahora para cambios tan profundos, con sectores muy alejados de la modernidad y aferrados al poder tradicional, aunque se apuntaran algunas de las reformas más importantes como la de igualdad de la mujer, o la del derecho de voto femenino. Quizá El pasado es el reino del fragmento como abre magistralmente el Premio Nobel de Literatura José Saramago el prólogo del libro Héroes de los dos Bandos de Fernando Berlín, en la editorial Temas de Hoy. Pero con esos fragmentos ha de recomponerse sin ira nuestro pasado para restañar las heridas. Algunos de esos fragmentos son nombres propios que conforman parte de nuestro legado más brillante: Federico García Lorca, Teresa de Andrés, Tomás Navarro Tomás, María Moliner, Rafael Alberti, Luis Buñuel, Pablo Ruiz Picasso, Manuel Cossío, entre miles de anónimos. A ellos debemos la serenidad y la ecuanimidad de estas conmemoraciones. Tengamos pues la fiesta en paz. J George Clooney me acosa Pasarela ROSA BELMONTE Arrepentida de su pasado escuálido, Calista Flokhart ataca un puñado de calorías l final Calista Flokhart ha reconocido que los reyes son los padres. La novia de Harrison Ford ha cantado. Ha confesado que tuvo problemas con la comida, después de mucho negarlo. No es que le caducaran los yogures sino que sufrió lo que ahora se denominan desórdenes alimenticios. Pues menudo notición, si era evidente que parecía la raspa de una sardina anoréxica. Según el Mirror la chica estaba tan estresada mientras hacía de esa bobalicona histérica llamada Ally McBeal (trabajaba 15 horas diarias en la serie poniendo muecas) que no encontraba tiempo para comer. No me caerá a mí esa breva, que no hay manera de que se me quite el hambre. Y lo peor es que en cada ingesta parezco Pepe Sacristán cuando se come ansioso el huevo que Fiorella Faltoyano le hace en La colmena Lamentablemente, tampoco me da por el método antiestrés de Laura Bush, que es más curioso. La mujer de George W. Bush, a tenor de la biografía recién publicada An Intimate Portrait of the First Lady de Ronald Kessler) se pone a limpiar cuando se agobia. Lo mismo quita el polvo (casa le sobra, hasta podría hacer lo de lanzarse por la mesa como en aquel anuncio de Pronto, algo que siempre he querido hacer) lo mismo limpia el polvo, digo, que friega la cocina, aunque parece que esto le resulta más fácil en el rancho de Crawford que en la Casa Blanca. En Texas también podrá fregar las mesas bajas después de que su marido y los amigotes pongan las patorras encima. Aunque lo cierto es que como método antiestrés me quedo con el de Rosie O Donnell que una vez enterada de la última de Naomi Cambpell (lo del telefonazo, quizá por estrés, pobre) ha dicho, ofreciéndose para el trabajillo, que lo que viene necesitando la modelo es que A La mujer de Bush se pone a limpiar en cuanto se agobia. Lo mismo quita el polvo- -casa le sobra- que friega la cocina, aunque es más fácil en el rancho de Texas