Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE Aniversario en la intimidad El Príncipe de Gales y su esposa celebrarán el primer aniversario de su boda en Birkhall, una amplia casa de campo situada en Balmoral, los dominios que la Reina posee en Escocia. Ya allí pasaron su luna de miel y en la misma intimidad festejarán su año de casados. Sólo harán una aparición en público cuando acudan al servicio religioso dominical. Quizás ambos repasen el álbum de fotos de su boda, si es que están dispuestos a recordar un acontecimiento que estuvo lleno de contratatiempos. El último lo constituyó la muerte del Papa Juan Pablo II y la celebración de su funeral el día en que ya miles de recuerdos marcaban el 8 de abril de 2005 como la fecha del enlace. La boda se tuvo que retrasar al día siguiente, lo que obligó a modificar los compromisos de los cientos de invitados y vino a sellar el carácter de gafada que ya había adquirido la boda. A diferencia del cuento de hadas que supusieron las nupcias de 1981 entre el Príncipe Carlos y Diana Spencer, celebradas en la londinense catedral de San Pablo y festejadas en las calles de la capital, el nuevo matrimonio se contrajo por la puerta de atrás. El carácter de divorciada de Camila Parker- Bowles impidió una boda religiosa, ya que su ex marido vive y además el caso no entraba en la excepción admitida por la Iglesia de Inglaterra si ninguno de los contrayentes ha influido en la ruptura matrimonial anterior: era obvio que la larga relación entre el Príncipe Carlos y su antigua novia había tenido que ver en su separación de Lady Diana, como ésta había proclamado a los cuatro vientos. La ceremonia incluso estuvo cuestionada por ciertas consideraciones legales, pues hasta un anterior fiscal general del Estado advirtió de que una ley de 1936 prohíbe a la Familia Real casarse por lo civil, sin que unas disposiciones de 1949 sobre matrimonios civiles parecieran modificar ese impedimento. La Casa del Príncipe de Gales rebatió esas interpretaciones. El acto se celebró en una pequeña sala del Ayuntamiento de Windsor, sin presencia de cámaras ni tampoco de la propia Isabel II, cuya ausencia fue el asunto más problemático de la azarosa preparación del enlace. La Reina se mostró parca en sus gestos hacia la nueva Duquesa de Cornualles, y a lo largo de este año ha administrado con cuentagotas su aproximación hacia su nuera. El Príncipe de Gale, siempre tan ecologista, muestra a su esposa una cabeza de ajos y le anima a apreciar su buen olor AFP los 80 años con muy buena salud- pero pocos creen que el Príncipe de Gales deje de ser entronizado. De momento, la memoria de la Princesa del pueblo como se llamó a la Princesa de Gales, sigue estando viva y su sombra no deja de alargarse. Por ello, el Príncipe Carlos, su esposa y quienes desde su residencia oficial, Clarence House, articulan la campaña de imagen de ambos, tienen que esforzarse en dar con la estrategia adecuada. Y el segundo viaje oficial que acaban de realizar al extranjero ha sido considerado unánimemente como un éxito en la normalización de la Duquesa de Cornualles como consorte. Si en el primer desplazamiento al exterior casi todo fueron comparaciones con Lady Diana, en unos En su viaje a Estados Unidos, en la reciente gira por Egipto, Arabia Saudí y la India, Camila ha conseguido brillar por sí misma. Y lo ha logrado con naturalidad Estados Unidos aún prendidos de las visitas que realizó la difunta Princesa de Gales, en la reciente gira por Egipto, Arabia Saudí y la India, Camila ha conseguido brillar por sí misma. Y lo ha logrado con naturalidad. Como destacó The Daily Telegraph, la Duquesa de Cornualles se caracterizó en todo momento por su buen humor incluso en el delicado momento en que cayó al suelo al no percibir que le era retirada por detrás la silla. Es más, de- mostró un instinto maternal hacia los periodistas al que éstos no estaban acostumbrados en los viajes reales. Ponte un sombrero, vas a coger una insolación recomendó a uno de ellos. ¿Cómo es vuestro hotel? se interesó en otra ocasión, y ante la aseveración de que el establecimiento dejaba que desear ella compartió las penas: Pues el nuestro no tiene electricidad comentó divertida. Ni siquiera se mostró quisquillosa a la hora de posar ante los fotógrafos, como lo había sido Lady Diana, y tranquilizó con un no te lo pienses a quien tras la cámara se mostraba azaroso ante la insistencia de una oveja en salir en la fotografía. Y ya se sabe lo que ocurre cuando la Prensa se siente tratada con compresión y tacto.