Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 4 2006 Internacional 29 EL CONFLICTO PALESTINO- ISRAELÍ Hamás reta a Occidente entre más asesinatos selectivos de Israel b Gaza cuenta ocho muertos en las últimas 24 horas mientras se recrudece el lanzamiento de cohetes artesanales Qassam contra territorio hebreo J. CIERCO JERUSALÉN. Hamás no pasará, ni ahora ni nunca, por el aro, mucho menos si tiene el fuego circense de las sanciones económicas y el boicot político aprobados por Estados Unidos y la Unión Europea. Así de firme, pese a la crítica situación financiera y diplomática de su Gobierno, se mostró ayer en Gaza el primer ministro palestino, Ismail Haniyeh, dispuesto, según sus propias palabras, a morir de pie antes que vivir arrodillado Haniyeh, quien celebró en la noche del viernes una reunión a la desesperada con el presidente Mahmud Abbas, resuelta entre luces y sombras, sin romper del todo la baraja, sin llegar a acuerdo alguno definitivo en cuestiones institucionales, reiteró que su Ejecutivo, elegido democráticamente por el pueblo palestino en unos comicios alabados por los mismos que ahora nos sancionan no se moverá un milímetro de sus posiciones políticas a raíz del chantaje occidental y de su castigo colectivo a nuestro pueblo Sus palabras, duras y desafiantes, como suele ser habitual en los dirigentes fundamentalistas islámicos, pudieron ser escuchadas por todos aquellos que quisieran oírlas pese al continuo estruendo de los bombardeos y de los asesinatos selectivos israelíes en Gaza. Soldados israelíes detienen a varios palestinos en el curso de una operación en la ciudad cisjordana de Nablus AFP Ciento cincuenta soldados israelíes y milicianos palestinos cuelgan sus fusiles y sus cinturones- bomba para fundar una organización, Combatientes por la paz que lucha contra la ocupación y la violencia Los que iban a morir se saludan JUAN CIERCO CORRESPONSAL AL RAM. Se miran. Por vez primera de frente, no de reojo. Por vez primera a los ojos, sin recelo. Se hablan. Por esas bocas que hoy no escupen sino dialogan. Por vez primera sin faltarse al respeto, sin humillaciones gratuitas. Sus ojos no se ocultan tras la mirilla de un fusil. Sus manos no se aprestan a apretar el gatillo o preparar un cochebomba. Están dispuestas para acariciar si es necesario. No tienen dos cabezas. Son seres humanos, con familia, con padres e hijos, con hermanos y abuelos, con amigos, alegrías y penas. No son monstruos que odian por odiar, que matan por matar. Se descubren. Se conocen. Se preguntan por qué. Se preguntan otras muchas cosas para las que no tienen todavía respuesta aunque prometen encontrarla. Todos juntos. En torno a mesas en las que abundan los zumos, las pastas, el tabaco, los recuerdos, el pasado manchado de sangre, la esperanza de un mañana sin ocupación, sin violencia. En citas secretas entre las líneas enemigas. Con enormes dificultades para llegar a su punto de encuentro. Los palestinos de Cisjordania tienen prohibida en su gran mayoría su entrada a Israel. Los civiles israelíes no pueden pisar Cisjordania. Pero se esfuerzan y llegan. Riyad mira a Avichay. Bassam habla con Noam. Meron sorbe un café de cardamomo con Wael. Riyad pasó tres años en una cárcel israelí por atacar a pedradas a una patrulla israelí en He- brón, en la primera Intifada, después de que un soldado matara a su hermano. Avichay sirvió en el Ejército en esa misma ciudad, en la que patrulló de día y de noche y abusó de muchos palestinos para proteger a un puñado de colonos extremistas y racistas. Detenidos y condenados Bassam atacó con cócteles molotov un jeep militar a las afueras de Jerusalén Este. Le condenaron a siete años de prisión. Noam mandó el destacamento militar en Qalandia, entre Ramala y Jerusalén, cuyo checkpoint es sin duda uno de los símbolos de la ocupación israelí de Cisjordania. Meron creyó servir a la democracia israelí como soldado, convencido de hacerle un bien a la patria. Wael fue detenido y condenado a 5 años de cárcel en 1990 por preparar un coche- bomba que no estalló. Son seis de estos cerca de 150 palestinos e israelíes, antiguos milicianos de Al Fatah, en su mayoría; antiguos soldados del Tsahal que han decidido dar un paso de gigante al frente, colgar sus armas, su odio, su desesperanzan y Su apuesta no puede llegar en peor momento con Hamás en el poder e Israel a lomos de las imposiciones unilaterales sentarse a hablar unos con otros para conocerse, tratarse, entenderse y luchar, sin violencia, contra la ocupación, por la paz. Los que se hubieran podido encontrar a cara descubierta en cualquier cruce de carreteras de Cisjordania, eligen sentarse frente a frente y unir sus fuerzas para lanzar una campaña en Israel y Palestina, en Palestina e Israel, para lograr una salida pacífica al conflicto pero, sobre todo, para que los de un lado del muro sepan que existen los del otro, que ni en un lado del muro ni en el otro viven monstruos, que no tienen dos cabezas y sí un corazón partido capaz de amar a sus hijos más que de odiar a sus vecinos. Su apuesta no puede llegar en peor momento con Hamás en el poder palestino e Israel a lomos de las imposiciones unilaterales. Se hace pública mañana, a las afueras de Jerusalén Este, en un acto al que pondrán música el grupo palestino Sabrin y el cantautor israelí David Broza. Se hace notoria a través de un puñado de medios de comunicación árabes, israelíes y europeos, entre ellos ABC, que han sido escogidos por sus promotores para lanzar su mensaje de esperanza dentro y fuera de unas fronteras sin diseñar donde el odio, la violencia, la sangre derramada y la muerte contagiosa campan a sus anchas. Riyad mira a Avichay. Bassam habla con Noam. Meron toma un café con Wael. Los que iban a morir, a matarse, se saludan. Que cunda el ejemplo. Contra los cohetes Qassam Israel ataca por tierra, mar y aire las posiciones palestinas desde las que se lanzan cohetes artesanales Qassam sobre su territorio y, en las últimas 24 horas, ha llevado además a cabo dos asesinatos selectivos, en el que han muerto siete milicianos palestinos y un niño de 5 años de edad, hijo de uno de los cabecillas de los grupos armados atacados. La intención israelí es la de incrementar sus operaciones de castigo contra los responsables de lanzar los cohetes Qassam Así lo ha determinado el todavía ministro de Defensa, Shaúl Mofaz. No sólo eso, a imagen y semejanza de Estados Unidos y de la Unión Europea, que han cortado de raíz toda financiación directa del Gobierno palestino aunque se han comprometido a salvaguardar la ayuda humanitaria, Israel adoptará hoy una batería de sanciones contra el Ejecutivo de Hamás que, por supuesto, como las occidentales, también pagarán a precio de oro los habitantes de Gaza y Cisjordania. La respuesta de unos y otros, diáfana: No haber votado a Hamás