Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional REMODELACIÓN DEL GOBIERNO EN PLENO PROCESO DE PAZ DOMINGO 9 4 2006 ABC JOSÉ BONO Ministro de Defensa Me ha costado mantener mi fe y mis ideas, pero seguiré haciéndolo Bono se va con satisfacción: He hablado muy claro toda mi vida Con ABC como testigo, ayer recibió de Zapatero saludos por teléfono, afecto y un mensaje de largo alcance: Lo mejor es la vuelta TEXTO: LAURA L. CARO FOTO: ANA PÉREZ TOLEDO. Bono se marcha, pero eso será el martes. Han transcurrido poco más de 24 horas desde que el presidente del Gobierno hiciera pública la dimisión y el ministro de Defensa está en su despacho de Toledo -muy cerca de su casa, donde ha pasado últimamente muchas tardes de trabajo y meditación a solas- -pendiente del reloj, que tiene una boda y es testigo, atendiendo llamadas (Rouco, Solana, su tío Enrique... y periodistas. Contesta preguntas más distraído que otras veces, mientras muestra las fotos que están por todas partes de sus cuatro hijos. Y se embelesa hablando de la más chica Sofía, de 5 años, que el viernes por la noche no se podía dormir y le pidió celebrar la dimisión jugando un rato. A Bono se le ha encajado de pronto una sonrisa en la cara, pero reacciona a la velocidad de la luz cuando escucha que si todo va bien con Zapatero. ¿Le llamo? Le voy a llamar Y- -genio y figura- -llama, pero comunica, y no han pasado dos minutos cuando el teléfono del ministro suena de vuelta ¡Hola, presidente! y se intuye a Zapatero al otro lado saludando qué tal Pepe, no le des más importancia, no te preocupes por eso, estate tranquilo que- -le dice nítido- lo mejor es la vuelta -Ministro, pero de verdad, ¿se va usted para siempre de la política? ¿Espera que después de media vida en primera línea alguien le crea? -Esa es hoy mi sincera intención. ¿Se marcha porque el cuerpo le pedía hablar claro de ETA y del Estatuto, y ha considerado que lo mejor es irse y superar la tentación? -He hablado muy claro toda mi vida: de ETA, del Estatuto y de todo cuanto me han pedido mi opinión. Otra cosa no habré hecho pero llamar asesinos a los etarras y secuestrador a Otegi es algo que puede usted comprobar en cualquier hemeroteca. ¿Cree que Zapatero le ha dado luz verde para que se vaya por eso, porque usted es el ministro que con más dureza se refiere a ETA, y no encajaba ahora en el Gobierno que se ha diseñado a la medida de la negociación? -No es verdad. El mismo presidente ha dicho el viernes que Bono se va porque quiere y que si quisiera seguir podría hacerlo. -Entonces, ¿qué motivos le han llevado a tomar esta decisión? -Razones personales. -Hasta sus amigos y colaboradores más cercanos admiten que el Estatuto de Cataluña y el proceso abierto con ETA han influido, al menos en parte, en su decisión. ¿Reconocerá que es así, al menos en un grado menor? -Quien quiera dañar al presidente o al Gobierno no podrá contar nunca con mi ayuda o complicidad. Por otra parte, mi lealtad al Presidente es mucho mayor que mi rechazo al Estatuto. ¿En qué momento le comunicó el presidente del Gobierno que aceptaba su petición de dimisión y qué razones le dio para darle precisamente ahora ese sí más de tres meses después de que usted le pidiera el relevo? -El Presidente aceptó mis posiciones el domingo 26 de marzo, pero su manera y momento de concretarse es algo que yo aceptaba por lealtad y por respeto a su mejor criterio. -En este momento, en el que voluntariamente da por terminada su actividad política, ¿qué valoración hace de la que ha sido su carrera? -Entré en el Partido Socialista hace 37 años. He sido estudiante rebelde, abogado contra la Dictadura, diputado a Cortes, Presidente de Castilla- La Mancha y Ministro. No puedo pedir más. Estoy en deuda con los ciudadanos por la confianza y el afecto que me han dispensado. -Han sido casi treinta años consagrados a la actividad pública ¿valió la pena? ¿Qué ha perdido a costa de esta dedicación y qué ha ganado? -Si, vale a pena. Volvería a pedir mi ingreso en el Partido Socialista, volvería a compatibilizar mi fe y mis ideas. Volvería a presentarme a Castilla- La Mancha... he ganado amigos y tengo la sensación de haber hecho algo por mis semejantes. He perdido el miedo al fracaso y he perdido la timidez que me impedía hablar en público por miedo a equivocarme. ¿Ha sido difícil esa compatibilidad de la que habla, la de un cristianismo que muchos creen una pose, con la militancia en un partido laico y que desde el Gobierno tiene continuos roces con la Iglesia? -Algunos piensan que Dios es de derechas y que además tiene el carnet del PP. Les parece imposible que un socialista pueda ser cristiano. ¡Qué le vamos a hacer! En la izquierda también hay quien cree que Dios es incompatible con el progreso. Me ha costado mantener mi fe y mis ideas pero pienso seguir haciéndolo. -Ahora que se marcha, y parece que lo hace muy convencido, ¿aconsejaría a otros políticos de larga trayectoria seguir su ejemplo? -Aconsejaría que no crean que dimitir es el final. Después de la dimisión hay vida. Lo malo es que, si no hay dimisiones dicen que nos aferramos al poder y si alguien dimite le atribuyen motivaciones torcidas. El último acto castrense, despedida con un beso a la bandera Mañana lunes, José Bono presidirá su última ceremonia castrense al frente de Defensa: la despedida del ministro de la bandera. Será en el Cuartel General del Ejército de Tierra, muy cerca de la madrileña plaza de Cibeles. Es un acto muy bonito en la que se toca el Himno nacional, beso la bandera, y después recibiré un recuerdo explica José Bono, que previamente se reunirá en la sede del Ministerio con los Consejos Superiores de los Ejércitos y de la Armada. Será su adiós oficial a los militares representados por la cúpula castrense, -estarán los jefes de los Estados Mayores y el de la Defensa, con los que ha mantenido una estrechísima relación- antes de que el martes por la mañana, una vez que su cese y el nombramiento hayan sido publicados en el BOE, se proceda al relevo en la cartera del Ministerio de Defensa, que pasará a manos del actual titular de Interior, José Antonio Alonso. -Por ejemplo, usted se presentó al 35 Congreso del PSOE- -que perdió frente a quien hoy es su jefe- -con idea de llegar a ser presidente del Gobierno. ¿Cuándo abandonó aquel propósito, que para muchos es el verdadero motivo que le lleva ahora a retirarse para coger carrerilla? -Quise ser Presidente del Gobierno hasta que ganó Zapatero. Esa misma tarde dije a mis seguidores que votasen al ganador. ¿Es verdad que dijo que si usted hubiese ganado el Congreso del PSOE Maragall no hubiese metido mano en la confección de la Comisión Ejecutiva Federal? -Creo que lo dije, pero hace tanto tiempo que casi no lo recuerdo. -Ministro, ¿Zapatero es tan magnífico presidente como usted lo pinta? -Zapatero es más buena persona de lo que se dice y menos ingenuo de lo que algunos creen. ¿Qué hay de cierto en que el jueves por la noche mantuvo una última discusión con Zapatero que habría llevado al presidente a decidir sin más demora que usted se iba a la mañana siguiente? -Eso es una falsedad absoluta. La rela-