Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 4 2006 13 Acebes asegura que el ascenso de Pérez Rubalcaba supone poner a la zorra a cuidar las gallinas Diez detenidos por corrupción en Jerez, entre ellas dos próximas a Pedro Pacheco y la mujer de Jesulín El presidente del Gobierno se garantiza con los cambios ministeriales la cohesión del núcleo duro que debe afrontar la pacificación del País Vasco, la segunda mitad de la legislatura y las próximas convocatorias electorales Zapatero construye un círculo de hierro GONZALO LÓPEZ ALBA DANIEL G. LÓPEZ de Presidencia del Gobierno, que dirige Miguel Sebastián, quien ha hecho el diseño de la política de I+ D +I, cuyo impulso considera prioritario Zapatero. La estrecha relación entre Sebastián y Cabrera se cree que contribuirá a facilitar la coordinación de estas políticas. plir todo su mandato sin tener que asistir a ningún entierro causado por ETA. En Defensa dispondrá de algo más de tiempo para ocuparse del hijo que nació prácticamente cuando fue nombrado ministro, pero este nombramiento le vuelve a alejar de la cartera que más le gustaría, la de Justicia. Si, como adelantó ABC, se confirma la marcha a Canarias de Juan Fernando López Aguilar hacia febrero, su cambio a otro departamento en tan corto periodo de tiempo y con el fin del terrorismo como objetivo preferente del Gobierno, es poco probable. Tampoco Mercedes Cabrera es ajena a los sentimientos encontrados A la lógica satisfacción por su nombramiento une cierta preocupación por estar a la altura en facetas que desconoce, como la negociación, aunque ha dado muestras de capacidad y rapidez para asimilar. MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero, que practica el ajedrez no sólo para el entretenimiento, ha resuelto su primera crisis de Gobierno con una combinación de la jugada tranquila y el mate pastor La jugada tranquila que ya ejecutó en 2001 cuando los barones -entre los que todavía se contaba José Bono- -le echaron un pulso aprovechando el Plan Hidrológico Nacional y la presunta debilidad de un secretario general elegido por sólo nueve votos de diferencia- no se dan cuenta de que el tiempo juega en su contra porque el cambio es imparable la repitió durante los meses que han transcurrido desde que el aún ministro de Defensa le planteó su deseo de dejar el Gobierno. Se trata de una jugada que aparentemente concede a las negras una mayor libertad de acción porque no da jaque, no mata ni supone una amenaza directa. La respuesta del presidente del Gobierno cada vez que se le interrogaba sobre alguna indiscreción o salida de tono de Bono ha sido invariable durante los dos años en que ha formado parte de su equipo: una sonrisa transoceánica Cuando ha hablado, ha sido siempre para elogiar la enorme capacidad política y de gestión de Bono. Y, aun en las horas de la crisis provocada por aquél, Zapatero ha sostenido, con tono de absoluta sinceridad, que, a pesar de sus diferentes concepciones políticas y de las divergencias sobre cuestiones fundamentales- -reformas territoriales y negociación con ETA- he tenido y tengo buena relación con él De ahí que, a pesar del alivio y satisfacción que la marcha de Bono ha provocado en amplios sectores del Gobierno y del PSOE, Zapatero- -que ayer mismo volvió a hablar con él- -dijera el viernes que trabajaré por que su retirada de la vida política no sea definitiva Desayuno con BOE G. L. A. MADRID. Alfredo Pérez Rubalcaba supo que iba a ser ministro de Interior a las ocho y media de la mañana del viernes, hora a la que fue convocado, junto al número dos del PSOE, José Blanco, para desayunar en el Palacio de la Moncloa sin conocer el orden del día Con esta forma de actuar, Zapatero pretendía tanto evitar filtraciones como no dejar escapatoria a Rubalcaba, ya que el presidente del Gobierno tenía cita para poco después en el Palacio de la Zarzuela, donde informaría de los cambios al Rey. A José Antonio Alonso y a Mercedes Cabrera les notificó su destinos en la noche del jueves. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega no sólo fue la primera en conocer todos los movimientos que se proponía hacer Zapatero, sino que influyó de forma directa en su puesta en escena tanto en la comparecencia personal del presidente del Gobierno para informar de la remodelación como en los tiempos para comunicar la decisión a los afectados. ría Teresa Fernández de la Vega, con quien tuvo una fuerte discusión no hace muchas semanas a cuenta de algunas de esas actitudes y a la que en alguna ocasión hurtó información sobre materias de su Departamento a pesar de que debía informar de ellas en su condición de portavoz. El mate pastor Con estas tensiones internas, pasado en lo sustancial el rubicón del Estatuto de Cataluña, con la baza del alto el fuego permanente declarado por ETA y con el viento de nuevo a favor en los sondeos, Zapatero ejecutó el mate pastor con la cabeza puesta en el escenario de la desaparición definitiva del terrorismo, el objetivo preferente de su mandato, según lo enunció en las primeras líneas de su discurso de investidura, el 15 de abril de 2004. El mate pastor es una jugada tan común entre los principiantes del ajedrez que, como ha ocurrido con la remodelación ministerial, puede sorprender por su sencillez. Está ligada a la debilidad de una determinada casilla que, al comienzo de la partida, sólo está defendida por el rey; para sacar provecho de esta situación, las blancas atacan con dos piezas- -dama y alfil- -y, si el negro no la defiende correctamente, se produce el mate. Bono le había dicho tantas veces que quería irse, y hasta se lo había puesto por escrito, que no podía oponer ninguna resistencia cuando Zapatero le tomó la palabra, en el momento más propicio para reforzar su autoridad. Le bastó con mover dos piezas- -Rubalcaba y Alonso- -para que la imagen que primara de la crisis no fuera la marcha de Bono, sino el blindaje de su plan de paz con dos dirigentes de absoluta lealtad. Jaque mate. Con esos cambios, Zapatero afronta su principal objetivo político con el blindaje de un círculo de hierro, construido con eslabones que no chirrían y que deben todos su posición al presidente. Alonso es amigo de juventud de Zapatero y tiene una buena relación tanto con Rubalcaba como con José Blanco, el número dos del PSOE, que a la vez había construido una suerte de tándem con Rubalcaba, lo que hace que en ocasiones, de a dos o juntos, celebren reuniones familiares o de sesgo privado, aunque la política siempre esté presente. Todos ellos, además, tienen una relación fluida con la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, el gran hallazgo de Zapatero. La jugada tranquila Zapatero, desarrollando la jugada tranquila ha tolerado la libertad de acción de Bono, pero no ha modificado ni un ápice los criterios del Gobierno en los aspectos que más incomodaban a su ministro. Y Bono, privilegiado por un hilo directo con el presidente, sin embargo no ha entrado nunca en su círculo más próximo ni, por tanto, en la cocina del poder Pero la incomodidad de Bono fue a más con la aprobación del Estatuto de Cataluña, el desempeño de una carte- ra de gestión burocrática una vez aprobadas las principales reformas programáticas, su soledad en el colectivo del Consejo de Ministros, la pérdida del primer puesto en el ranking de valoración ciudadana que le otorgaban las encuestas y el horizonte cegado para ser algún día presidente del Gobierno ante la creciente consolidación de Zapatero. Al mismo tiempo, las indiscreciones y declaraciones inoportunas de Bono se sucedían, y sus enfrentamientos con otros miembros del Gobierno alcanzaban a la propia vicepresidenta primera, Ma- Los choques de Bono con otros miembros del Gobierno habían alcanzado a la vicepresidenta