Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 9 4 2006 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES EL TIEMPO Y LA POLÍTICA L tiempo, la precisión del momento conveniente para las voces y los silencios, ha sido siempre un factor clave en la política; pero desde que, por obra y gracia de la cultura de la imagen, las masas tradicionales se convirtieron en público y se especializaron como espectadores, ese tiempo ya no se mide en el calendario y es necesario recurrir al cronómetro. Los segundos cuentan y, si esta columna fuera un latifundio periodístico y no una píldora analítica, creo que podría demostrar que lo anterior es una de las muchas consecuencias derivadas de los ataques asesinos del 11- S norteamericano. De hecho, nuestro 11- M no es otra cosa, en sus efectos M. MARTÍN políticos, que el contrasFERRAND te entre el sentido de la oportunidad exhibido por la desmedida ambición socialista y la falta de reacción ante las circunstancias imprevisibles de los pánfilos rectores del PP. La mayor virtud de José Luis Rodríguez Zapatero, personaje muy distante de los perfiles clásicos de la excelencia, reside en su instinto para administrar los tiempos. Su última pirueta, un cambio de Gobierno tan previsible como imprevisto, ha cambiado la dimensión de su propio espectáculo. Si no supiéramos que sólo tiene media España en la cabeza, y que la otra media ni le cabe ni le interesa, podríamos concluir que es un estadista; pero, dadas las circunstancias, debe reconocérsele, mejor, como un virtuoso del oportunismo. Con talento de prestidigitador ha hecho desaparecer dos piezas de su propio puzle que le resultaban incómodas y redefinido otras dos que son de su máxima confianza, algo fundamental para un desconfiado crónico. Sin salir de la actualidad, pero cambiando la escala de los personajes, podemos encontrar el paradigma del caso contrario a la precisión temporal de Zapatero en el muy intempestivo presidente de Gas Natural, Salvador Gabarró. De no haber decaído en España el entendimiento del circo como el mayor espectáculo del mundo redoblarían los tambores para que un jefe de pista, con frac cuatribarrado para la ocasión, anunciara la presencia del tal Gabarró, único artista de la empresa que, en junta de accionistas de la compañía que preside, le pide al Gobierno que tutele el sector energético. Válganos el señor de la energía- ¿Júpiter? -ante un caso tan singular de despropósito y esperemos que único en el entendimiento nacional- -úsese el termino según se quiera- -de la empresa, sus usos y diversas aplicaciones. El Parlament ha parido, y el Congreso ha asumido, un Estatut tan intervencionista que los empresarios catalanes, con OPA o sin ella, se atreven ya, antes del referéndum que lo ponga en valor, a reclamar la ayuda de los guardias para mejor cuadrar sus cuentas de explotación. El fenómeno es viejo y en él se sustentó el desarrollo catalán en los años franquistas, pero parecía que ya estábamos en un tiempo nuevo. ROSAS gro de recuperar una tradición socialista de manipulaODRÍGUEZ florece en primavera. Pétalo Bono, ción política de las fuerzas policiales. En lo que a la lusépalo Pérez Rubalcaba. No hay primavera sin cha contra el terrorismo etarra se refiere, la gestión del flor ni proceso de fuste sin reajuste. Rodríguez PSOE derivó en apocalipsis, deslizándose desde el oporha florecido como los almendros del Fujiyama, como tunismo a la corrupción. A Pérez Rubalcaba es obligado las rosas de pitiminí, como las meacamas de los prados concederle el beneficio de la duda, pero no contribuyen vascos que por aquí llaman diente de león y los francea ello ni su pasado- -no oscuro, pero enraizado en la ses, casi como los bilbaínos, pis- en- lit. Se ha abierto Rotradición felipista- -ni sus disposiciones persodríguez como la rosa de Saint- Exupéry, diente nales. Pérez Rubalcaba no será el Fouché que de Lyon. Si Pérez Rubalcaba fuese Maquiavelo, quiere aparentar, pero es difícil imaginar a alescribiría El Principito, manual para imitadoguien menos idóneo para alentar la colaboración res de Rodríguez. Escribiría el kempis de los procrítica de la oposición durante el proceso de diálogresistas. O se lo encargaría a Mercedes Cabrego o lo que sea con ETA y sus secuaces en libertad ra, historiadora política. bajo fianza. Parece como si Rodríguez pretendieA Rajoy, el súbito despliegue de la corola Rodríra curarse en salud, ante un posible fracaso de la guez lo ha desconcertado, y no me lo explico, porJON operación apaciguadora, encomendando la direcque el reajuste, más que corola, es corolario. ImJUARISTI ción de la lucha antiterrorista al flagelo de la dereposible negar que a Pérez Rubalcaba, en pura tracha. Pérez Rubalcaba no tendrá escrúpulo alguno, si lledición socialista, le viene Interior como la boina a Baroga el caso, en culpabilizar al PP de todas las tribulacioja. El juez Alonso ha hecho en el ministerio lo que venes que la negociación lleve aparejadas. Rajoy lo intuye, nían haciendo Mayor Oreja, Rajoy y Acebes: dejar que oscura o diáfanamente, y de ahí su desabrida reacción al las fuerzas de seguridad actuasen con autonomía y proanuncio del nombramiento. Reacción muy comprensifesionalidad, sin interferencias políticas. Ha sido un ble, aunque también oscura y desacertadamente exprebuen ministro, justo es reconocerlo, y no montará en sada, que ha servido ya al Gobierno y a sus aliados para Defensa, esperemos, los numeritos de su predecesor. presentar a la opinión pública su futuro chivo emisario. Alonso es discreto y eso necesita su nuevo puesto: un La reprobación de Rajoy se ha ajustado, como siempre civil de perfil bajo, sin afición a las arengas y con la ausdesde entonces, a la estrategia de la retorsión inaugurateridad sartorial de un krausista leonés. De un Azcárada por Pérez Rubalcaba en la noche del trece de marzo de te, diente de León. Lo de Pérez Rubalcaba en Interior 2004. Sólo que esta vez el flamante ministro del Interior está por ver, pero no viene avalado por ninguno de los no ha necesitado siquiera ejercer de portavoz. rasgos que distinguen a Alonso. Sin embargo, a Rajoy lo Abril es el mes más cruel. Cría lilas de la tierra muertraicionó, el viernes, un lapsus bimembre: Oscuro pasata. Mezcla memoria y deseo. El catorce de abril, septuado ¿A qué se refería? ¿Al trece de marzo de 2004? Es gésimo quinto aniversario de la proclamación de la Sepasado, desde luego, pero, más claro, agua. ¿Dónde resigunda República Española, coincide con el luto del Vierde el misterio del oscuro pasado de Pérez Rubalcaba? nes Santo. Caprichos, ironías del cruce de los calenda ¿En su época de ministro de Felipe González? Convengarios, de las efemérides laicistas y católicas. Rodríguez se mos en que salió del trance mucho menos tocado que ha desplegado como el capullo de Saint- Exupéry. Camiotros compañeros de gabinete. no de rosas, camino de flores, que a mi no me engañas, que Yo creo que Rajoy quiso aludir a otra cosa. Al oscuro a mi no me... etcétera. pasado de los ministerios felipistas de Interior. Al peli- E R