Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 Los sábados de ABC SÁBADO 8 4 2006 ABC PROPUESTAS Y LUGARES El ciento cincuenta aniversario del nacimiento de Sigmund Freud (6 de mayo de 1856- 23 de septiembre de 1939) está cosido con exposiciones, lecturas y congresos. Y las dos casas más importantes de su vida: la de Viena, donde vivió hasta su huida de los nazis en 1938, y la de Londres, donde murió, se apuntan a la fiesta. He aquí un viaje en busca de su memoria Las casas de Freud TEXTO: J. F. ALONSO E. J. BLASCO VIENA LONDRES La sala de espera GONZALO CRUZ de la casa de Viena se conserva tal como estaba cuando Freud organizaba sus reuniones de los miércoles sobre el psicoanálisis. Arriba, el Café Freud, también en la calle Bergasse Viena n la apoteósica Viena, la calle donde vivió Sigmund Freud durante casi medio siglo es, sorprendentemente, un remanso de paz, lejos del centro monumental, del Teatro de la Ópera y de las tiendas de lujo. En la calle Berggase, el ruido de un solo taxi alborota la mañana. Y un silencio como éste, de los que da miedo quebrar, debió de llamar la atención del padre del psicoanálisis, que se instaló aquí, en el número 19, hacia 1891. Es una casa típica del siglo XIX: fachadas a mitad de camino entre el gris y el azul pálido, muros sólidos, patios centrales en los que la luz sólo se hace un hueco un día soleado como hoy, y escaleras de madera en las que se escucha el paso del tiempo, las mismas que pisó Freud hasta el 4 de junio de 1938, cuando las botas de la Gestapo violaron su pequeño mundo. E En Bergasse, 19, Sigmund Freud (1856- 1939) escribía, escuchaba a sus pacientes, a los que dejaba hablar recostados en el diván, y discutía unas teorías que asombraron e indignaron por igual en la Viena de la frontera del siglo. Al cruzar la puerta de estas habitaciones, viajamos un siglo atrás, con los objetos (pocos) que aquí quedan, en el espacio en el que se desarrolló la historia. En el recibidor vemos uno de los baúles en los que transportó sus pertenencias a Londres, y también un bastón, un sombrero, una gorra deportiva que cuelga del perchero. Freud era viajero, fumador y coleccionista de objetos antiguos (egipcios, griegos, orientales... que comenzó a acumular en los años noventa del siglo XIX. En esta casa vienesa se conservan unas ochenta piezas de las tres mil que llegó a reunir, y que le acompañaron en su huida. En 1971, cuando Bergasse 19 se abrió al público, Anna Freud accedió a devolver a su hogar de toda la vida la sala de espera al completo, mue- bles, cuadros y fotografías que recuperan aquellos años. En tiempos me sentía lleno de ambición y ávido de aprender... Ahora, y desde hace mucho tiempo, sé que no soy un genio y ni siquiera comprendo cómo alguna vez lo he podido anhelar se lee en una carta dirigida a Martha Bernays en 1863, tres años antes de su matrimonio. La sala de espera, en efecto, está exactamente igual que cuando fue abandonada, con el mismo sofá, tres sillas tapizadas en terciopelo, un ventanal y fotos, infinidad de fotos, de recuerdos. En estos pocos En Berggase, 19, su residencia vienesa, se inaugura una exposición sobre el diván y su relación con cine, literatura y medicina metros cuadrados se celebraban las famosas reuniones de los miércoles en torno al psicoanálisis y el poso de los sueños, a su valor como terapia. El paseo continúa por lo que fue el consultorio del neurólogo, por sus habitaciones privadas, por los salones reconvertidos en zona de exposiciones temporales. Son, salvo la citada área de espera, espacios sin muebles, aunque el mero hecho de pisar este entorno y la documentación gráfica acumulada en paneles ayudan a viajar un siglo atrás. Esta casa- museo- fundación de Viena, que el año pasado recibió 65.000 visitantes, será el centro de las celebraciones en torno al 150 aniversario del nacimiento de Freud. El 5 de mayo se inaugurará la exposición El diván: pensar echado sobre el significado e importancia de este sillón reclinable y su presencia en la literatura, el arte y la medicina desde el siglo XIX. En las estancias de la casa, los visitantes podrán preguntarse sobre el papel del sofá en el psicoanálisis actual, sobre las similitudes y diferencias de los tratamientos de hoy y de hace un siglo, y de paso podrán ver distintos tipos de divanes, desde alguno procedente de la Exposición Mundial de 1873 a otro diseñado por Otto Wagner.