Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 SÁBADO 8 4 2006 ABC Deportes Lorenzo y Bautista confirman su poder en el Mundial Los líderes de 250 y 125 logran el primer puesto en la parrilla de Qatar, mientras que Pedrosa es quinto en MotoGP, con Stoner de sorpresa ABC LOSAIL (QATAR) No fue el sueño de una noche de primavera. Jorge Lorenzo y Álvaro Bautista no vencieron en Jerez porque es un circuito que conocen bien. Sus victorias en el Gran Premio de España enseñaron una apuesta por los títulos de 250 y de 125 que ayer confirmaron con el liderato en las parrillas de la segunda carrera del Mundial, en Qatar, que se disputa hoy. Jorge volvió a tener como máximo rival a su compañero Barberá. El mallorquín consumó la pole aunque aseguró que no pudo dar una vuelta perfecta. Pues si la llega a dar... Reconoció que se equivocó al utilizar un antiguo manillar de Harada, con el que corrió media sesión a disgusto. Lamentaciones de líder. Su compatriota de alegrías, Bautista, no se quejó de nada en 125. Como le sucede a Giorgio su principal adversario fue otro colega, Pasini. Álvaro subrayó que lo mejor no fue su primera posición en el punto de partida, sino el ritmo de carrera que disfrutó a lo largo de los entrenamientos. Elías, tercero, su gran día en MotoGP Los veteranos vivieron en la categoría absoluta otro ataque revolucionario de los jóvenes, de unos impertinentes debutantes que pretenden destronar el viejo orden establecido. Stoner, enemigo de Pedrosa en 250 en 2005, desea advertir que él también puede ser el mejor novato del año en MotoGP y acaparó la primera plaza ante el estoicismo de Capirossi, que hoy se verá rodeado en la salida por otro joven, Elías. El manresano, tercero, consumó su mejor actuación en esta cilindrada. Cuarto en Jerez, Toni demuestra que con la Honda ha encontrado la onda en un momento clave de su carrera. Porque, como Stoner, la atracción de Pedrosa ha tocado su orgullo. La Yamaha de Rossi, sexto, aún no ha eliminado sus vibraciones. Y se nota. Lorenzo saluda a Locatelli, tercero en la parrilla de 250 MADRID. Jorge Lorenzo (Palma, 4- 5- 87) debutó en el Gran Premio de España de 125 del año 2002, a lomos de una Derbi. Solamente pudo realizar los entrenamientos de aquel sábado, un 4 de mayo, porque era el día que cumplía los quince años obligatorios para competir en el Mundial. El viernes 3 de mayo observó a sus rivales. A esos que veía como enemigos de una guerra sin cuartel que comenzaba con el banderazo de salida. Su primera campaña fue de adaptación. La segunda, 2003, significó su explosión. Triunfó en Brasil y destacó por sus vueltas rápidas y por esa batalla contra todo y contra todos desde la primera curva. Una táctica con denominación de origen, Giorgio En Derbi, una moto que entonces no aspiraba al título, se elogiaba su punta de velocidad en los entrenamientos y su valentía en la refriega. Jorge creía que eso era lo que debía hacer. Su padre, Chicho, sabía que era una equivocación. Su hijo desaprovechaba su potencial en combates inútiles. Deseaba que recibiera el apoyo de un psicólogo que enfocara esa fuerza en positivo. El equipo era reacio. El año pasado, en 250, Lorenzo vivió la confirmación de esa realidad. Ganó Ya no quema su energía pegándose con los rivales. El psicólogo Joaquín Dosil ha cambiado su mentalidad para hacerle un ganador. No pelea. Espera. El triunfo se sirve frío. Es otro Jorge sienta la cabeza TEXTO TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN cuatro carreras y sin embargo fue quinto en el campeonato. Porque toda la temporada se fraguó en una guerra con Pedrosa, un enfrentamiento que le obsesionó y le derrotó mentalmente. Su padre subrayó que no podía seguir desaprovechando su talento ganador y exigió para su progenitor un cambio de mentalidad competitiva para 2006. Amatriaín aceptó el fichaje de uno de los psicólogos deportivos más importantes de España, Joaquín Dosil. La transformación de Jorge en cinco meses es evidente. Ahora es otro. Catedrático de psicología en la Universidad de Vigo, director de un departamento de psicología aplicada al deporte, Dosil ha trabajado con toda clase de deportistas, desde equipos de fútbol, de baloncesto, de balonmano y de remo, hasta pilotos como Fonsi Nieto. Y ha convertido a Giorgio en líder del Mundial de 250. Le ha demostrado que aquellas guerras contra Pedrosa y contra el mundo era un desperdicio inadmisible. Un derroche de energía ganadora que le hacía brillar en detalles secundarios- -agresividad, valentía, líder de la parrilla- -y le descartaban para lo importante, el título. Un desgaste físico y mental que sus adversarios explotaban. Era fácil ponerle la muleta. Este especialista le ha transformado. Ha estado con él en los circuitos para analizar su entorno. Ha encauzado esa fuerza, desgastada muchas veces en pensamientos negativos (Dani) para desviarla hacia objetivos positivos: el campeonato. Le ha inculcado la esca- la de valores de los números uno El mensaje es claro. El ganador no se pega con nadie desde la arrancada. Eso desvela excesiva juventud, inexperiencia o nerviosismo. El riesgo queda para los actores de segundo orden, que no pueden lucir de otra forma. Para ser campeón hay que colocarse bien en cada carrera, estar ojo avizor, esperar, tener frialdad y, si es necesario, incitar psicológicamente a la guerra entre otros, como antes hacían con Lorenzo. Para ser campeón hay que ahorrar las cartas hasta abordar el ataque. Para ser campeón es mejor no jugársela por ganar si en el intento se pueden perder los 25 puntos. Es mejor sumar 20. Antes, Jorge era una ruleta rusa. O todo o nada. Así perdió varios podios. Joaquín le ha enseñado también a negociar la derrota, para digerirla en aprendizaje. No se pasa de la felicidad a la agonía por un gran premio. En una batalla no se pierde la guerra. Debe entender que los rivales también tienen su día. Lo importante es quien disfruta más días. Hay que mantener la confianza en uno mismo y, muy importante, enseñarla a los demás. Rossi es el espejo. Lorenzo, por fin, se mira en él. Ha roto el cristal de Pedrosa. Le miraba con mal de ojo. Hoy sólo ve su trono.