Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cultura y espectáculos No hay libro que no tenga alguna cosa buena Tras recordar al recientemente fallecido secretario perpetuo de la RAE, Alonso Zamora Vicente, quien donó su biblioteca a Extremadura, Víctor García de la Concha dio repaso a la historia de la lectura que es tanto como la historia de la escritura inventada hace más de 4.000 años en Mesopotamia. Su rica Galería de lectores incluyó a Platón, Richard de Fournival, Gonzalo de Berceo, Alanus de Insulis, Fray Luis de León y de Granada, Goethe, Whitman, Shakespeare, Agustín de Hipona, Kafka, Petrarca, el Arcipreste de Hita, Borges, Pedro Salinas y Cervantes, entre otros. Su discurso fue un elogio de la lectura interiorizada más allá de los pocos, pero doctos libros del soneto de Quevedo En la Torre pues, como decía Plinio el Viejo por boca del Mozo: No hay libro, por malo que sea, que no tenga alguna cosa buena fuerzos de los editores, libreros y distribuidores, al empeño de bibliotecarios y docentes, así como a las tareas compartidas por las distintas Administraciones Don Felipe quiso destacar que en ese crecimiento de lectores, sobre todo de los más jóvenes, se da la determinante responsabilidad asumida por los padres de familia, que han cobrado conciencia de la importancia de la lectura como acto educativo fundamental para sus hijos Asimismo el Príncipe apostó porque España se consolide como un país de lectores La lectura es patrimonio exclusivo y excelso del ser humano, sede de su memoria universal y estimula la construcción de un país de ciudadanos más cultos y más libres pues, como dijo Vicente Espinel en el siglo XVII: Los libros hacen libre a quien los quiere ABC SÁBADO 8 4 2006 57 Los cacereños recibieron a Don Felipe y Doña Letizia con vivas muestras de afecto y simpatía LORENZO CORDERO Don Felipe señala la importancia de que los padres vean la lectura como un acto educativo fundamental Los Príncipes clausuraron en Cáceres el I Congreso Nacional de la Lectura de clausura también intervinieron el presidente de la Junta, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, y el director de la Real Academia, Víctor García de la Concha TULIO DEMICHELI CÁCERES. Cáceres aguardaba con expectación la visita de los Príncipes de Asturias- -tercera de Don Felipe y primera de Doña Letizia- -y recibieron del numeroso público congregado en los alrededores del Monasterio de San Francisco vivas muestras de simpatía y afecto. En el exterior del histórico edificio- -que ha sido convento, biblioteca, colegio de teología escolástica, hospital provincial, cuartel y orfanato- -los Príncipes fueron cumplimentados por el presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra; el presidente de la Asamblea regional, Federico Suárez; los consejeros de Cultura, Francisco Muñoz, y Educación, Eva María Pérez; la delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira, y el alcalde de Cáceres, José María Saponi. Tras las intervenciones de Rodríguez Ibarra y de Víctor García de la Concha, director de la Real Academia b En el acto Española, quien dedicó el discurso de clausura del I Congreso Nacional de Lectura a su Galería de lectores Don Felipe pronunció unas palabras en las que quiso poner de manifiesto la común pasión que él y Doña Letizia sienten por los libros y el grato ejercicio de leerlos, pues amplían constantemente el umbral de nuestra comprensión. Con ellos los hombres extienden sus ideas, ilusiones y propósitos y los libros y la lectura alcanzan así la categoría de tesoro universal del género humano Si hace unos días la encuesta realizada por el Gremio de Editores arrojaba un esperanzador índice de lectura de casi el 58 por ciento, este crecimiento sostenido también se debe a la riqueza creativa de los escritores, a los es- Ibarra y el vicio de la la lectura Por su parte, el presidente de la Junta, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, afirmó durante su intervención que en estos tiempos, cuando no eres nadie si no pretendes que tu tierra sea nación o nacionalidad y tenga hecho diferencial, resulta un motivo de satisfacción saber que los Príncipes están en los sitios que importan Ya en faena, Ibarra admitió que el vicio de la lectura no se coge por obligación, sino por emulación e imitación y por eso le parece fundamental que los niños vean leer a sus padres en casa Ibarra aprovechó la ocasión para lanzar puyas a la clase política, que no debería meterse en temas culturales después de lo sucedido en Marbella (el responsable de la trama urbanística era gran coleccionista de arte) y pidió que los médicos deberían recetar libros en lugar de ansiolíticos, que el Gobierno extremeño los pagaría