Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 8 4 2006 Religión Sociedad 53 Autoridades civiles y eclesiásticas Junto a los Reyes, acudieron al santuario de Javier el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, acompañado por su vicepresidente y todos sus consejeros; el presidente del Parlamento de Navarra, Rafael Gurrea; el delegado del Gobierno en la Comunidad Foral, Vicente Ripa, y el alcalde de Javier, Angel Ciprés. También estuvieron presentes los presidentes de La Rioja y Cantabria, Pedro Sanz y Miguel Ángel Revilla, respectivamente. La representación eclesiástica estuvo encabezada por el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco, designado por Benedicto XVI legado pontificio para todos los actos del Año Jubilar. También acudieron el Nuncio de Su Santidad en España, Manuel Monteiro de Castro; los cardenales de Sevilla (Carlos Amigo) Toledo (Antonio Cañizares) y el emérito de la diócesis primada (Francisco Álvarez) el presidente del Episcopado, Ricardo Blázquez, el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián, y más de una treintena de prelados. El prepósito general de la Compañía de Jesús, Peter Hans Kolvenbach, también acudió a la cita, junto con el provincial de los jesuitas en España, Elías Royón, y los provinciales de la Compañía en nuestro país, y el rector del santuario de Javier. Sus Majestades los Reyes, ayer, en la explanada del Castillo de Javier, en Navarra EFE El Rey evoca la figura de Javier, uno de los nombres más insignes entre los españoles universales Celebración del quinto centenario del nacimiento de San Francisco Javier b Miguel Sanz pidió co Javier sigue señalando el camino y nos invita a volcarnos con entusiasmo en una labor de alcance global El Rey destacó que las virtudes de Javier son también señas de identidad de los navarros, que destináis importantes recursos a la cooperación para el desarrollo del Tercer Mundo. Nutrís en alto grado el contingente de misioneros y cooperantes que trabajan en los confines del mundo agregó Don Juan Carlos. al cardenal Rouco, legado pontificio, que transmitiera nuestra disposición y anhelo al Papa para que visite Navarra en cualquier momento BEGOÑA LÓPEZ JAVIER (NAVARRA) Un sol radiante bañó ayer las piedras del castillo de Javier, un día en el que no sólo Navarra, sino el mundo católico entero conmemoró el quinto centenario del nacimiento del patrón de las misiones, Francisco de Javier. La celebración contó con el apoyo y el reconocimiento a la tarea del cofundador de los jesuitas de los Reyes de España y de una nutrida representación de cardenales, obispos y sacerdotes en general. Todos destacaron del santo su espíritu aventurero, su obediencia al mandato del Señor, su labor misionera y su ejemplo de vida con un valor permanente, entre otras virtudes. Durante el acto civil, celebrado en el patio cubierto del Centro de Espiritualidad de Javier, el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, felici- tó a la Iglesia católica, a través de su legado pontificio, Antonio María Rouco Varela, a quien pidió que transmitiera al Papa nuestro agradecimiento por resaltar esta celebración con su nombramiento y con las bellas y profundas palabras que pronunció en la audiencia pública de esta semana Sanz realizó una petición a Rouco: Que transmitáis al Santo Padre nuestra disposición y nuestro anhelo de acogerle en cualquier momento en este castillo, cuna del Patrono Universal de las Misiones El jefe del Ejecutivo navarro glosó la figura del santo subrayando sus empresas heroicas y enormemente arriesgadas, con la finalidad de extender más y más su mensaje espiritual y ofrecer su apoyo a los más necesitados así como su faceta de descubridor y predicador. El modelo misionero de Todos destacaron su espíritu aventurero, su labor misionera y su obediencia al mandato del Señor interculturalidad, de aprecio a todas las civilizaciones y de entrega y servicio a los más necesitados, forjado en el siglo XVI por Francisco Javier, ha sido seguido por miles y miles de personas en todos los tiempos y en todo el mundo señaló Sanz, quien afirmó que ello ha multiplicado su grandeza y prestigio. Además, manifestó que sus ideas son hoy básicas y más necesarias que nunca en alusión a la erradicación del hambre y la pobreza, el respeto universal a la dignidad de las personas, o la cooperación. Concluyó felicitando a la Compañía de Jesús y a los misioneros, cooperantes y voluntarios. Por su parte, el Rey Don Juan Carlos, acompañado por la Reina, expresó la admiración hacia San Francisco Javier, uno de los nombres más insignes entre los españoles universales y reiteró la importancia del día de ayer para Navarra, España y para la Iglesia, así como para todos los países que evangelizó. Hoy celebramos una lección de vida con un valor permanente dijo el Rey. El nombre y la figura de Javier tienen plena vigencia en el mundo de nuestros días apuntó. San Francis- Rouco, delegado del Papa Ya en el aula Francisco de Jasso se celebró la Eucaristía, presidida por el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco, y precedida de un solemne cortejo procesional con los cardenales, obispos y sacerdotes concelebrantes. Los Reyes ocuparon lugar destacado y a la ceremonia religiosa acudieron unas 1.200 personas, que abarrotaron el aula. La reliquia del Santo, su brazo traído para el centenario desde Roma, se situó junto al altar. En su homilía, Rouco Varela repasó la vida y vicisitudes de Francisco de Javier y recordó las palabras de Juan Pablo II en su visita al castillo en 1982, exhortando a las familias cristianas a mirarse en el modelo de la familia del santo navarro que hicieron de su hogar una Iglesia doméstica ejemplar Rouco resaltó la importancia y urgencia de recuperar el alma en la vida personal de cada cristiano. Y no menos urgente- -apuntó- -es recordar a la nueva sociedad en España y Europa que es muy difícil, por no decir imposible, abrir futuros compartidos de vida, de justicia, de solidaridad y de paz, si se olvida la propia alma