Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 8 4 2006 47 El Gobierno cree que ha bajado el riesgo de entrada de gripe aviar en España La Religión, a la espera del desarrollo de la ley Uno de los primeros aspectos de la ley en entrar en vigor, el próximo curso, será la enseñanza de la Religión, que es otra de las simas que existen entre las escuelas católicas y la LOE, según resaltó ayer Manuel de Castro. La LOE establece en su disposición adicional segunda que la enseñanza de la Religión católica se ajustará a lo establecido en los acuerdos entre la Santa Sede y el Estado, que se incluirá como área o materia en los niveles educativos y que será de obligatoria oferta para los centros y de libre elección para los alumnos. Esta redacción es idéntica a la que se contenía en la Logse, ley derogada por la LOE. La enseñanza de otras confesiones en la escuela se ajustará a los acuerdos que existan con sus representantes. Esto significa que, a expensas del desarrollo reglamentario de la LOE, la Religión no tendrá alternativa ni será evaluable. Es más, en medios socialistas pretenden situar la clase de religión al principio o al final del horario escolar. Según los vigentes Acuerdos entre la Iglesia y el Estado españo, la asignatura de Religión tendrá carácter fundamental y será impartida en igualdad de condiciones con el resto de las materias, es decir, tendrá alternativa y será evaluable. La aplicación de la Logse provocó diferentes recursos y sentencias judiciales que concluyeron en que existiera alternativa- -no siempre académica- -y en que fuera evaluable, aunque sus calificaciones no entran en concurso para selectividad o para becas. La enmienda del Senado, que fue rechazada, ofrecía Religión confesional y alternativa no confesional, ambas evaluables. Este era el diseño de la LOCE. Un representante del colectivo homosexual, ayer, durante la presentación de la campaña de prevención del sida EFE Una de cada cuatro nuevas infecciones por VIH afecta a hombres homosexuales Sanidad lanza una campaña de prevención del sida para el colectivo gay b El éxito de las terapias antirre- trovirales y el cansancio en el uso del preservativo están provocando un aumento de las prácticas sexuales no seguras ABC MADRID. El 25 por ciento de las 3.000 nuevas infecciones por VIH que se diagnosticaron el pasado año afectaron a hombres homosexuales que mantuvieron prácticas sexuales de riesgo con otros hombres sin utilizar preservativo. Por ello, el Ministerio de Sanidad presentó ayer una campaña de prevención del sida dirigida específicamente al colectivo gay bajo el lema Nosotros disfrutamos seguros. Tú decides La campaña contará con un presupuesto de 87.000 euros, incluye la distribución de once mil carteles, más de un millón de postales y 267.000 folletos y en su elaboración han participado más de 60 organizaciones del movimiento homosexual. Su objetivo consistirá en dar a conocer los mecanismos de transmisión del VIH y fomentar el uso del preservativo como medida más eficaz para prevenir el contagio. En rueda de prensa, el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, advirtió que, según las estimaciones, cada día dos o tres hombres se infectan por VIH en España por mantener prácticas sexuales de riesgo. En su opinión, el optimismo existente ante las terapias antirretrovirales de alta eficacia, la presencia de cierto can- sancio en el uso del preservativo y la falta de información o de una vivencia lejana del sida entre los más jóvenes está provocando un aumento de las prácticas sexuales no seguras. A pesar de que el número de nuevos casos de sida descendió un 11,5 por ciento en 2005, para el secretario general de Sanidad sigue siendo un drama que ocurra una sola infección. En este sentido, explicó que se pretende lograr la implicación de las personas seropositivas en el proceso preventivo, así como el fomento de la detección precoz del VIH. De hecho, más de la mitad de los casos de sida que se diagnostican anualmente en nuestro país entre hombres homosexuales desconocen que son seropositivos en el momento de detectarse la enfermedad.