Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional REMODELACIÓN DEL GOBIERNO EN PLENO PROCESO DE PAZ RELEVO EN EDUCACIÓN SÁBADO 8 4 2006 ABC Zapatero prescinde de San Segundo horas después de aprobarse la LOE por escaso margen La ministra de Educación deja el cargo criticada por su falta de liderazgo político b Haber llevado la primera ley educativa con memoria económica y elaborado un plan de convivencia escolar para combatir la indisciplina y la violencia, principales logros MILAGROS ASENJO MADRID. Habría que buscar en los anales de la historia y sería casi imposible encontrar un hecho similar. María Jesús San Segundo ni siquiera ha dispuesto de 24 horas para disfrutar de la aprobación de una ley, la LOE, que al menos en teoría era la suya y que, desde el acceso de los socialistas al poder, se había presentado como la estrella de la legislatura. Sin embargo, la ley se ha convertido en su tumba política. A juzgar por la actitud de San Segundo y tras el Pleno del Congreso del jueves, no se esperaba su destitución. De hecho, preparaba un viaje a Chile para establecer acuerdos educativos con el nuevo Gobierno. Ayer, sus más próximos colaboradores no salían de su asombro. Sin embargo, con independencia de las circunstancias de su salida del Ejecutivo, la estrella de María Jesús San Segundo había ido declinando. Pese a todo, ayer mantuvo la entereza y la dignidad y compareció ante la Prensa para realizar una declaración institucional de despedida. La todavía ministra de Educación consideró que había sido un honor formar parte del Gobierno de Rodríguez Zapatero, al que agradeció la confianza que había depositado en ella. Es un honor- -indicó- -formar parte del Gobierno de España, y yo lo he sentido como tal Resaltó que se había sentido apoyada técnica y humanamente y espero- -afirmó- -que todos nos llevemos un buen recuerdo de esta gestión María Jesús San Segundo llegó al Ministerio de Educación desde la Universidad Carlos III de Madrid apadrinada, dicen, por el rector de esta institución, Gregorio Peces- Barba. Prestigiosa universitaria y experta en Economía de la Educación, fue recibida con esperanza en el mundo de la enseñanza, aunque muy pronto su actitud discreta, lo que algunos han denominado perfil bajo despertó recelos. Enseguida también comenzaron a achacarle falta de protagonismo y escaso liderazgo en el proceso de reformas que había iniciado y con las que se había comprometido el PSOE. ¿Qué ha pasado para que salga del Gobierno apenas aprobada su primera Carmen Calvo, entusiasmada por continuar ABC MADRID. La ministra de Cultura, Carmen Calvo, volvió a demostrar su propensión a dar la nota al reconocer estar entusiasmada por no haber si destituida por Zapatero. Al ser preguntada por los periodistas sobre si sintió alivio tras comprobar que el presidente del Gobierno mantiene confianza en su gestión, la ministra indicó que el entusiasmo que te produce el hecho de que el presidente no te cese en un momento determinado es pensar que puedes terminar lo que estabas haciendo puesto que otorga una satisfacción casi kantiana del deber cumplido María Jesús San Segundo, ayer, tras su despedida como ministra de Educación secretario general quien dio la cara. De inmediato, el presidente del Gobierno anunció que se reuniría con los convocantes de la protesta para buscar soluciones. Asimismo, en el trámite parlamentario, San Segundo apenas apareció. ¿Dónde está la ministra? se preguntaba el mundo educativo. Y así, hasta el debate y la votación del proyecto de LOE en el Congreso de los Diputados, que estuvo jalonado de protestas y difíciles negociaciones en las que tampoco participó directamente. Es posible que adoptara este actitud convencida de que su papel era otro, pero el escenario político exige mojarse en los momentos más críticos. No basta- -le han reprochado a San segundo en estos meses- -con dejar los asuntos en manos expertas Otro hito de su mandato era la modificación de la ley de Universidades (LOU) y la adaptación de las carreras superiores a las exigencias del Espacio Europeo de Educación Superior, es decir, preparar a nuestros futuros profesionales para competir con los del resto de Europa. El primer desafío, el de la LOU, sigue en vía muerta entre la inquietud de los rectores, La adaptación al Espacio Europeo, ha sido otra de las iniciativas del Gobierno que más ha desgastado a San Segundo. En ella, las dudas ley? La acogida que le prestaron tanto el el grupo parlamentario como el entorno de Presidencia del Gobierno no era la adecuada para quien llegaba a un puesto de tal responsabilidad desde un ambiente tan alejado de las intrigas políticas como es la universidad. El PSOE la consideraba extraña y la apoyaba más por compromiso que por convicción. En el entorno de Moncloa, su actividad tampoco despertaba entusiasmos. Después, llegaron las valoraciones de las encuestas, las críticas, a veces mordaces, o las manifestaciones, y su salida era un hecho sin fecha. Complicado proceso La primera fase de elaboración de la LOE, hasta julio de 2005, la controló dentro de las áreas de influencia del Ministerio gracias, en gran medida, a las manos expertas de sus colaboradores, en especial del secretario general de Educación, Alejandro Tiana. Sin embargo, cuando el Consejo de Ministros dio el visto bueno al proyecto de ley, la intervención de la ministra se fue diluyendo, para unos, deliberadamante; para otros, por imposición del Grupo Socialista. El comienzo del curso académico coincidió con el anuncio de movilizaciones contra la LOE. Una de ellas, la convocada por la plataforma LOE No congregó en Madrid a un millón de personas. La ministra no respondió a esta magna concentración, sino que fue su UN CESE QUE DESCALIFICA LA LOE EUGENIO NASARRE Portavoz de Educación del PP e enseñaron que es de buena educación no hacer leña del árbol caído. Y no voy a hacerlo. Pero no puedo dejar de reconocer como un episodio insólito en los anales de la historia política de la educación española el cese fulminante del titular del Departamento el mismo día en que las Cortes Generales aprobaban su ley educativa. Escasas horas le ha durado a la ministra San Segundo la amplia sonrisa que exhibía por los pasillos del Congreso anteayer. Antes de la caí- M da de la tarde, el presidente del Gobierno, con crueldad rayana en el sadismo, le comunicaba que prescindía de sus servicios. Hasta este extremo llega el talante de Zapatero. El acto de Rodríguez Zapatero es la más clara descalificación de la ley a la que va a estampar su firma en el Boletín Oficial. ¿Con qué sentimientos firmará el texto de la ley obra de su ministra cesante? Claro está que Zapatero no tenía motivos de especial satisfacción. La LOE es la ley educativa de nuestra democracia que menos apoyo ha concitado en el Congreso: una exigua mayoría que no llega al 52 por 100 de los votos. La ley del consenso de la que se vanagloriaba Zapatero, se ha quedado en un fiasco. Pero no sólo eso. Hay que leer el Diario de Sesiones para comprobar el desconcierto de aquella mañana y el forcejeo de los Grupos que, de mala gana, acabaron