Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional REMODELACIÓN DEL GOBIERNO EN PLENO PROCESO DE PAZ BONO PROVOCA LA CRISIS SÁBADO 8 4 2006 ABC Bono niega que se vaya por el Estatuto, pero proclama que siente España hasta el tuétano Dice que llevaba seis meses pidiendo su relevo y que ha desechado las salidas que le ofreció Zapatero b La razón oficial es la familia pero a nadie se le escapa sus públicas y notorias discrepancias con la política territorial de José Luis Rodríguez Zapatero LAURA L. CARO MADRID. José Bono se despidió ayer de la actividad política para dedicarse sobre todo- -dijo- -a mi familia después de una decisión serena, meditada y difícil y haciendo verdaderos esfuerzos por convencer de que no se va por el Estatuto de Cataluña, ni por ninguna otra discrepancia con el Gobierno del que forma parte. Pidió sin descanso comprensión y respeto hacia sus motivos personales, confesó emocionado estar hablando con toda la verdad, a corazón abierto pero, a pesar de todo, y de que echó mano de todos sus recursos de gran orador para tratar de conjurar el clamor, -aquel que asegura que el ministro se marcha por un desencuentro irreconciliable con la deriva territorial del Ejecutivo- al término de su discurso la impresión, más que nunca, era que Bono abandona para no verse en la obligación traidora de tener que bendecir en público lo que no puede aceptar en privado. Según fuentes próximas al ministro, este argumento ha sido en las tres últimas semanas objeto recurrente de conversaciones secretas y discretas de Bono con sus colaboradores, sus amigos más cercanos y los Jefes de Estado Mayor, a los que habría transmitido también su honda preocupación por que ETA pueda obtener beneficios políticos a cambio de un alto el fuego. Un trueque inasumible para quien en plena tregua sigue llamando asesinos a los de la banda (pidiendo sin eufemismos cárcel para Otegi) para quien se resiste a tragar el sapo de la Cataluña separatista, y que- -aseguran- por mantener estas ideas, habría tenido una última discusión con José Luis Rodríguez Zapatero el jue- ves por la noche. La misma en que se hizo el cambio de Gobierno. Amor al himno y la bandera A mí de la política no me echan las dificultades. Entré en 1969, en plena dictadura, y la dictadura no me echó: a mí el Estatuto de Cataluña no me echa de la política Fueron las palabras más explícitas de Bono, a preguntas de los periodistas en la rueda de prensa posterior al que fue ayer su último Consejo de Ministros, para tratar sin éxito de apartar el fantasma de que, detrás de su retirada, hay una discrepancia íntima, de fondo, con la nación catalana que está por venir. E insistió en la misma idea de que no hay vinculación alguna al desvelar que José Luis Rodríguez Zapatero sabe de mi deseo de relevo hace lo menos seis meses y tiene una carta de dimisión por lo menos hace tres Pero en contradicción con sus afirmaciones, a Bono le delataron gestos, y por encima de todo, el encendido colofón que puso a su discurso de despedida en la Moncloa a modo de fijación de posiciones, sentado a la izquierda de la vicepresidenta del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, en el que el ministro de Defensa puso voz de oración para proclamar antes de irse que lleva a España hasta en el tuétano de mis huesos Mi última palabra- -dijo, con la deliberada intención de que constara como su último mensaje en La Moncloa- -va a ser la expresión de un profundo sentimiento. Me siento orgulloso de haber sido ministro de mi país, como dice Indalecio Prieto, a medida que la vida pasa por mí me siento más profundamente español. Siento a España en mi corazón y la llevo hasta el tuétano de mis huesos Y reiteraría más tarde, no me siento apátrida, quiero a mi país y no me da vergüenza, me siento español hasta los tuétanos, lo que no significa sino trabajar por los españoles y españolas, sobre todo por los que menos tienen El énfasis de Bono dejó a la vicepre- sidenta literalmente conteniendo la respiración, y siguió con un me emocionan la bandera y el himno nacional, porque significan libertad, porque en la Transición significó que nos íbamos a respetar y a entender tras lo que el ministro concluyó con una declaración de adhesión total a José Luis Rodríguez Zapatero que incorporaba cierto reconocimiento de que, a pesar de que lo niegue, hay mar de fondo: Mi lealtad al presidente del Gobierno y al PSOE es muy superior- -dijo- -a mi discrepancia con tal o cual asunto del Gobierno Ni candidaturas ni inventos Si Bono pudo tener la sensación de que no convencía al negarse a vincular su dimisión con la entrada del Estatuto de Cataluña en la recta final, también debió tenerla a la hora de transmitir que deja la política activa del todo, que no hay más. Así, casi deletreó que su Sonrisas de despedida ayer entre Bono y Fernández de la Vega LO QUE DIJERON DE OTEGI ZAPATERO Ha venido manteniendo un discurso a favor de la esperanza de la paz y es fundamental que participe en el proceso BONO Más que enviarle un médico forense a su casa lo que haría falta sería mandarle una pareja de la Guardia Civil Un inesperado pase a la reserva dos meses después del destierro de Vázquez B. TORQUEMADA MADRID. Después de Francisco Vázquez (que parecía hecho en molde para el cargo de alcalde de La Coruña en el que llevaba desde 1983, con seis mayorías absolutas consecutivas) sale de escena José Bono, a los dos años de haberse estrenado como ministro de Defensa. Vázquez fue expatriado hace dos meses al cometido de embajador ante la Santa Sede, so pretexto de la necesidad de mejorar relaciones con el Vaticano, y Bono se recoge ahora en su casa de Toledo, con el telón de fondo de su aparentemente férrea postura de patriota LO QUE DIJERON DEL ESTATUTO ZAPATERO Cataluña tiene identidad nacional y España es la nación de todos. El tiempo pinchará el enorme globo de las exageraciones BONO España es la nación única e indivisible de los españoles y el término nación no puede estar referido a nada distinto de España Ni a Vázquez ni a Bono les gustaba el Estatuto de Cataluña, y así lo han manifestado repetidamente, pero hay más factores, o, incluso, otros factores. Antes de que el Estatut le produjera urticaria (fueron sus palabras textuales, ampliamente difundidas, en el pasado mes de octubre) Vázquez había expresado su abierto rechazo a la posibilidad de que los socialistas gallegos terminasen pactando con el BNG, opción que cuajó cuando en junio Fraga no logró renovar la mayoría absoluta del PP. En esa nueva entente con el nacionalis-