Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos VIERNES 7 4 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO Sumas y restas Memorias de China Vidas de humo Colombia. 108 m. Director: Víctor Gaviria Intérpretes: Juan Uribe, Fabio Restrepo, María Isabel Gaviria JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Pantalla amarilla China, 96 m. Director: Xiao Jiang Intérpretes: Jiang Yihong, Xia Yu, Li Haibin, Guan Xiaotong ANTONIO WEINRICHTER H ablamos de Víctor Gaviria, un director respetado y prometedor La vendedora de rosas que aquí no ha podido evitar sumarse al pelotón, es decir, a contar lo mismo que ya han contado muchos compatriotas suyos: Colombia y su problema, que es siempre el mismo, la droga y, en este caso, la autopista de lujo que lleva a un final sin futuro. Vive deprisa, muere joven. Es la moraleja de Gaviria, que propone dos trayectos, el primero de gente que vive con el tiempo prestado, horas de humo, y el segundo irreal porque la vida nos dice que el mal no siempre conduce al desastre. El mundo está lleno de hombres de fortuna con las manos sucias y la mente oscura. Cuenta Gaviria con buen pulso la historia de un ciudadano normal embaucado por el brillo que desprende la codicia, y como por ello está a punto de caer al barranco. Relata bien el director colombiano, pero al trabajo le falta un punto de intensidad dramática que no consigue siquiera con ese tono de documental con el que ha intentado dar peso a la película. V Emma Thompson es La niñera mágica La niñera mágica La mandarina mecánica EE. UU. Reino Unido, 97 m. Director: Kirk Jones Intérpretes: Emma Thompson, Colin Firth JAVIER CORTIJO El pozo Aguas negras Japón, 105 minutos Director: Renpei Tsukamoto Intérpretes: Kyoko Okudera, Naoto Sakurai JAVIER CORTIJO fortunadamente, el cine infantil y familiar también tiene su lado oscuro, flotando en un caldero con chinches y ancas de sapo. Una baba de oro donde cuelgan perlas como Los 5.000 dedos del doctor T Charlie y la fábrica de chocolate o Matilda y de la que se aferra, con el paraguas de Mary Poppins, esta nueva película del director de la deliciosa Despertando a Ned Ante todo, tranquilidad: no estamos ante un remake de los gorgoritos de Julie Andrews (ni siquiera de las alegrías de Ana y los siete sobre todo viendo el look que se gasta la niñera de marras, que no se lo deseamos, ni imaginamos, a la Obregón ni en sus peores despertares) Cla- A ro que tampoco tiene el toque costumbrista made in Ealing esperado, viniendo de quien viene (una lástima que la sargenta Imelda Staunton y, sobre todo, los mancebos funerarios, se muestren jibarizados y con poco lustre) Entonces, ¿qué nos depara esta filme, uno de los primeras espadas lúdicos de estas torrijeras fechas vacacionales? Pues, a partes iguales, y no necesariamente por este orden, un cuento de hadas entre señorito y mucama y una versión doméstica de la mítica fábula de Burgess- Kubrick que podríamos rebautizar La mandarina mecánica (de hecho, el hijo mayor es clavadito a Alex de Large con diez años menos) tal es la crueldad que destilan las feroces criaturitas que se enfrentan a la pobre supernanny Aunque acaben domesticados y en la cama con leche y galletas, naturalmente, que en el fondo lo que quieren es llamar la atención ante su panoli papá. Ya se sabe cómo son los niños. En fin, una drag- comedy (el burro bailarín y la gran Angela Lansbury se unen a la fiesta de disfraces) que confirma lo raro, raro que este subgénero. Más debería serlo, en fin. ivimos en una época tan saturada de imágenes y de narraciones audiovisuales que se nos hace difícil imaginar la pujanza hipnótica que debía tener el cine cuando era la única fuente de dichas imágenes. Para ello hay que retroceder a una época anterior, a un entorno no urbanizado o a un espectador no mediático es lo que hacía Erice en El espíritu de la colmena y es lo que hace la directora Xiao Jing en su ópera prima Memorias de China Como Erice, Xiao retrocede al pasado y se centra en personajes infantiles, los espectadores más puros que existen aunque lo que aquí les toca ver proyectado sobre el cine de las sábanas blancas (literalmente: ésa es la pantalla que hay en su pueblo) sean folletines ejemplares y cine propagandístico: no importa, la fascinación es la misma. La película evoca la visión nostálgica que ya explotaba con eficacia Cinema Paradiso pero juega a su favor el exotismo del entorno en el que se ambienta y la dureza de la época, la de la Revolución Cultural. También juega a su favor que ante un cine tan lejano aceptamos mejor los recursos melodramáticos que Memorias de China explota a mansalva: una madre repudiada, una niña que descubre a su desconocido padre como un fantasma, un golfillo más cinéfilo que el Doinel de Truffaut... Pero todo vale para recuperar la inocencia perdida del espectador que fuimos. l díptico Three... Extremes- Dumplings nos demostró que algo, aunque fuera viscosamente, podía estar moviéndose en el escayolado cine de terror oriental. Espejismo que se hace añicos con esta rutinaria y bostezadora secuela que, igual para despistar (doblemente, porque El pozo suena a otra longaniza más de The Ring no respeta su título original Llamada perdida 2 A eso se llama empezar con el pie zocato y enjuanetado, sensación que va in crescendo a lo largo de su desarrollo, que una vez más se ocupa del repelente móvil que deja un recadito de la muerte de quien lo descuelga. Casi todos los tics, respingos y niñas fantasmales a lo Palacio de Linares que conocemos hasta la saciedad se dan cita en esta nueva tomadura de cabello, al minuto olvidada. Moraleja: donde esté un buen busca... E Homenaje en Roma a Sofía Loren El museo Vittoriano de Roma rinde a partir de hoy homenaje a Sofía Loren con una exposición titulada Scicolone, Lazzaro, Loren, tres nombres para una vida (son los tres apellidos que ha utilizado la actriz a lo largo de su carrera) Sofía Loren acudió ayer radiante y espectacular a la presentación de la muestra, que estará abierta hasta el 7 de mayo. La exposición recorre a través de imágenes, películas y documentos la trayectoria artística de una de las grandes estrellas de la historia del cine. Buena parte del material exhibido procede de los archivos personales de la actriz. EPA