Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 7 4 2006 Madrid 41 La contaminación acústica que padecen en Ciudad Santo Domingo no deja dormir a los bebés. Ahora, las madres se han agrupado para exigir el cambio de rutas de los aviones Madres unidas contra el ruido de Barajas TEXTO: FERNANDO NAVARRO FOTO: EFE MADRID. Es una tortura para nuestros niños que están agotados diariamente por un ruido constante asegura Isabel Reinoso, madre de tres hijos y vecina de Ciudad Santo Domingo. La historia de las movilizaciones contra el ruido de los aviones de Barajas tiene un nuevo capítulo. Ayer, un grupo de 38 madres de Ciudad Santo Domingo acudieron a las oficinas centrales de Aena, en la calle de Arturo Soria, para exigir el fin de los sobrevuelos en defensa de la salud de sus hijos. Las madres llevaron sus reclamaciones hasta la puerta de representantes de la empresa aeroportuaria para buscar soluciones a los trastornos de descanso y sueño que tienen sus hijos como consecuencia de la presión acústica de las aeronaves. Ellos son más vulnerables que los adultos y necesitan descansar más adecuadamente afirma Reinoso. Según las denunciantes, los niños no pueden dormir en condi- ciones normales porque se despiertan en varias ocasiones alterados por el ruido de los aviones. Lloros durante las noches Niños y ancianos, dicen, están sufriendo los efectos de la contaminación acústica. Centenares de aviones sobrevuelan la urbanización dejando picos de ruido que alcanzan los 80 decibelios, según datos de los vecinos. Mi bebé no hace otra cosa que llorar por la noche cuando el ruido despierta a toda la casa señala Pilar García. La preocupación de las familias crece cuando piensan que el problema no es pasa- La sede de Aena sirvió para concentrarse a las madres contra los ruidos jero. El ruido no para de un día para otro y es acumulativo apunta Marta Mendiluce. Las madres también han trasladado sus quejas e inquietudes al Defensor del Menor, después de que algunos vecinos se han dirigido a las autoridades sanitarias aportando partes facultativos de las más de 300 personas que han necesitado atención médica por insomnio, nerviosismo o ansiedad. El ruido es tan fuerte que es normal que mi niño de tres años tenga miedo afirma una madre. Por lo pronto, con las reclamaciones de ayer han conseguido el compromiso de Aena para entrevistarse con el presidente de la empresa, Manuel Azuaga. La reivindicación principal es la utilización de nuevas pistas que cambiaría los sobrevuelos de la denominada Configuración Sur, que mueve alrededor de 35.000 aviones al año. Esta opción, según la Asociación contra el Ruido y Riesgo de Aviones, obligaría a los aviones a volar por el valle del Jarama evitando el paso por núcleos de población. Niños y ancianos son quienes más están sufriendo los efectos de los ruidos excesivos, según las madres