Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional VIERNES 7 4 2006 ABC LOURDES FLORES Candidata a la Presidencia de Perú por Unidad Nacional Me hizo mucho daño que me colgaran el sambenito de candidata de los ricos ICA (PERÚ) La democristiana Lourdes Flores llegó a estar en cabeza de todos los sondeos. Candidata a la Presidencia por Unidad Nacional, en vísperas de las elecciones del domingo cree que el fenómeno Ollanta se desinfla y no descarta una segunda vuelta entre (Alan) García y yo -Dos sondeos de última hora anticipan, por un lado, que usted no pasa a la segunda vuelta (Apoyo) y por otro (Cpi) que su candidatura será la más votada. ¿De cuál se fía? -Es simplemente imposible que en un momento como éste una candidatura como la mía retroceda en favor de un candidato que las encuestas, prácticamente, ni registraban (Valentín Paniagua, con el 7 por ciento) Creo en la de CPI porque siento que en las últimas horas ha crecido la preocupación de los peruanos sobre lo que significa el proyecto Humala: incertidumbre, marcha atrás, caos... salto al abismo. Si esta tendencia continúa no descarto que quienes estemos en la segunda vuelta seamos el señor García y yo. ¿Cómo se explica el fenómeno Ollanta Humala? -La insatisfacción social, a veces, se canaliza de una manera emotiva. Creo que se vio en este personaje a alguien que podía canalizar esa ira. Pero ahora el fenómeno Humala se desinfla. Hay un voto más pensado, más meditado. La gente se está dando cuenta de que tiene mucho que perder. ¿Cree en las acusaciones de torturas y asesinatos de Humala cuando estaba en el Ejército? -Su actuación era la de un oficial de segundo nivel, de manera que no habrá sido algo relevante. Pero con los elementos que hay se debe investigar. Hay señales de actos prepotentes junto con las eventuales torturas o matanzas. El caso de una mujer, dueña de una tienda, a la que personalmente rapa porque intenta cobrar unas cuentas que tenía pendientes, da cuenta de una prepotencia y un abuso tremendo. ¿Coincide con la hipótesis de que estas elecciones ofrecen la alternativa de dos candidatos democráticos frente a uno como Humala que encarna el autoritarismo? -Todavía no, creo que es un voto por un cambio y por lo que cada cual interpreta como un cambio. Hay quien lo ve como una ruptura con el sistema (Humala) Otros, en mi lado, lo interpretan como un futuro con esperanza y hay quienes piensan: hay que darle otra oportunidad a García. Esencialmente es eso. En una segunda vuelta entre Humala y yo sería más clara esa dicotomía entre libertades y autoritarismo. ¿Qué atributos cree que valoran Si llega a la Casa de Pizarro, a la que aspira por segunda vez, dice que pediré una auditoría a las empresas privatizadas y que las carteras de Exteriores y Defensa serán para mujeres CARMEN DE CARLOS. ENVIADA ESPECIAL Lourdes Flores, en un mítin en Chincha, ciudad de la región Ica, al sur de Lima de usted los electores peruanos? -Mi condición de mujer, el hecho de que nunca haya estado en el Gobierno, que presente una propuesta renovadora de cambio, que transmito una cierta imagen de honestidad... Estos elementos se van a tener en cuenta, son buenas cartas de presentación. ¿Habla de cambio, coincide con Humala en que hay que convocar una Asamblea Constituyente para cambiar la Constitución heredada de Alberto Fujimori (fruto del autogolpe de 1992) -Si el país se detiene por una reforma constitucional estamos perdidos. Esta Constitución tiene un defecto de origen muy grave. Hay que hacer cambios importantes pero, ahora, no veo que el pueblo peruano esté clamando AP por una nueva. Me parecería tremendamente nocivo elegir un Parlamento y al día siguiente convocar una Asamblea Constituyente. Las modificacio- En honor a la verdad, la Historia tendrá que ser más generosa con el presidente Alejandro Toledo Bachelet y yo somos ideológicamente diferentes, pero nos hemos ganado a pulso el puesto en la política nes hay que encargárselas al próximo Congreso. ¿Si llega a la Presidencia designará un Gobierno paritario de hombres y mujeres como en España y en Chile? -Aún no he definido mi Gabinete. No sé si necesariamente cincuenta y cincuenta es la solución, pero las mujeres tendrán espacios nunca ocupados por ellas como los ministerios de Economía, Relaciones Exteriores y Defensa. ¿Aparte de la cuestión de género tiene algún elemento en común con Michelle Bachelet? -Somos ideológicamente diferentes. Yo soy democratacristiana, pero tenemos en común que ambas hemos emergido, por méritos propios, en la política. Estamos asumiendo una posición de liderazgo que no ha sido heredada, nos la hemos ganado a pulso. -Ollanta Humala dice que con usted en el Gobierno no dura seis meses. ¿Qué escenario imagina con él como presidente? -Esas declaraciones son inaceptables porque a los peruanos nos ha costado mucho esfuerzo recuperar la democracia. Encierra, veladamente, una amenaza y se explican con las nuevas encuestas de las que hemos hablado. ¿El sambenito que le colgaron de candidata de los ricos contribuyó a su descenso repentino en los sondeos cuando estaba en cabeza? -Me hizo mucho daño. Como mis adversarios no tenían nada que decir de mi trayectoria se cebaron con este tema. Aparecer como defensora de los poderosos en un país con tantas diferencias, dolor y resentimiento, me perjudicó. Quizás debí ser mucho más agresiva para contestar agravios, pero mi estilo es el juego limpio. ¿Qué rescata del Gobierno de Alejandro Toledo? -En honor a la verdad la historia tendrá que ser más generosa con él. Supo mantener el orden fiscal y eso es positivo. Mal que bien, mantuvo un cierto nivel macroeconómico y puede irse con algo muy importante, la firma del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. -Sus adversarios coinciden en revisar los contratos de las empresas privatizadas (Telefónica etc. ¿Se suma a esa propuesta? -Yo respeto los contratos y por eso he dicho que deben cumplirse. Si llego al Gobierno encargaré una auditoría para saber con exactitud los incumplimientos contractuales, que los hay y muchos, tanto peruanos como extranjeros. Soy fiel guardiana de lo pactado y siempre, naturalmente, cabe la posibilidad de sentarse a discutir nuevas condiciones.