Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 7 4 2006 25 El Senado de EE. UU. alcanza un acuerdo sobre la polémica reforma de Ley de Inmigración El reportero gráfico venezolano tiroteado en Caracas logró fotografiar a su asesino antes de morir Katsav encarga a Olmert la anexión definitiva de parte de Cisjordania b El Gobierno de coalición evacua- rá a 60.000 colonos, pero mantendrá a otros 180.000 en los grandes bloques de Maale Adumim, Ariel y Gush Etizon J. CIERCO JERUSALÉN. Moshé Katsav, jefe del Estado de Israel, encargó ayer a Ehud Olmert, líder del partido vencedor en las recientes elecciones, el Kadima, la formación de un Gobierno de coalición (en el que participarán los laboristas de Peretz, los pensionistas de Eitam, los ultraortodoxos judíos e incluso la extrema derecha de Avigdor Lieberman) que tendrá como principal tarea llevar a cabo la anexión definitiva de parte de Cisjordania. Olmert tiene la intención, siguiendo el legado de Ariel Sharón, que superó el miércoles con éxito su novena operación quirúrgica desde que cayera en coma el 4 de enero) de evacuar a unos 60.000 de los 240.000 colonos de ese territorio palestino y mantener el resto en los tres grandes bloques de asentamientos de Maale Adumim, Ariel y Gush Etzion, en contra de las resoluciones de las Naciones Unidas y de la Hoja de Ruta. Eso sin mencionar a los 200.000 colonos que residen en Jerusalén Este, anexionada ya en 1967 luego de la denominada Guerra de los Seis Días, y que será mantenida a toda costa como la capital eterna e indivisible del Estado de Israel, pese a no ser reconocida como tal por el grueso de la comunidad internacional. Este es, en definitiva, el principal objetivo de Ehud Olmert y de su próximo Gobierno de coalición, bautizado ya como el Plan de Convergencia, hasta hace unos días, Consolidación. Jaled Abu Arafa, ministro palestino para Asuntos de Jerusalén, detenido ayer por la Policía de Fronteras israelí AP Al Fatah prepara un Ejecutivo paralelo ante el boicot internacional a Hamás Israel detiene por unas horas al ministro islamista de Asuntos de Jerusalén b Estalla el enfrentamiento entre Mahmud Abbas e Ismail Haniyeh en cuestiones de seguridad, fronterizas, diplomáticas, de prisioneros, económicas y políticas JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Era cuestión de tiempo aunque no se esperaba tan inmediata. La crisis entre Hamás y Al Fatah; entre el Gobierno y la Presidencia; entre Ismail Haniyeh y Mahmud Abbas ya es una realidad. Los enfrentamientos son generalizados, pese a ciertas palabras de complicidad y encuentros cara a cara con sonrisas forzadas que no ocultan las graves desavenencias en cuestiones de seguridad, fronterizas, institucionales, diplomáticas, de prisioneros, económicas y políticas. Tanto es así que, según ha podido saber ABC de fuentes legislativas palestinas, Al Fatah ya prepara un Gobierno paralelo, en directo contacto con la OLP y la ANP, para actuar en la sombra ante el que consideran inminente fracaso de Hamás por el duro boicot internacional al que se enfrenta. La guerra de guerrillas más intensa se libra en torno al control clave de los distintos organismos de seguridad. La batalla es entre la Presidencia y el Ministerio del Interior, que dirige Said Siam, uno de los barones más influyentes de Hamás. Abbas nombró ayer a uno de los hombres fuertes en Gaza, Rashid Abu Shabak, responsable de los tres servicios de seguridad que dependen de Interior: Seguridad Preventiva, Policía y Defensa Civil. En teoría tendrá que responder ante Siam, pero en la práctica sus órdenes vendrán directamente de Abbas, como responsable máximo del Consejo de Seguridad Nacional. La ANP toma el control A su vez, el presidente de la ANP ha asumido el control de las fronteras palestinas de Gaza (las de Cisjordania y, en gran medida también las de la Franja mediterránea, dependen de Israel) Lo ha hecho ante la presión de la UE, que ha amenazado con retirar a sus observadores de la terminal de Rafah si ésta quedaba bajo mando de Hamás. La reacción de Haniyeh no se ha hecho esperar: Mi Gobierno no permitirá cuerpos paralelos que minen su autoridad Como detalle nada anecdóti- La lucha más intensa entre los dos grupos se centra en el control de los distintos organismos de seguridad co de hasta dónde llegan las diferencias valga la derogación por parte del Ejecutivo de la orden que prohibía a los policías palestinos dejarse barba, en vigor desde hace años por ser la barba símbolo islamista. La lucha en materia de seguridad, en la que juega un papel destacado Mohamed Dahlan, se extiende al terreno diplomático (la OLP ha advertido a Hamás de que cualquier cambio en este campo debe recibir antes su aprobación, si bien Haniyeh ha dicho que Abbas cuenta con su bendición para negociar cuando y cuanto quiera con Israel) al de los prisioneros (el antiguo ministro de Al Fatah pugna con el nuevo de Hamás para mantener su influencia) al económico, con las arcas vacías (culpa de Al Fatah, dice Hamás) y el boicot internacional (culpa de Hamás, dice Al Fatah) al institucional (en su primera reunión el Gobierno de Haniyeh anuló todos los nombramientos del Ejecutivo anterior entre los meses de noviembre de 2005 y marzo de 2006) Sólo coinciden en una cosa: en denunciar la presión de Israel contra los palestinos, que volvió a quedar ayer patente con la detención secuestro dijo él) del ministro palestino de Hamás para Asuntos de Jerusalén, Jaled Abu Arafa, por trasladarse desde el este de la Ciudad Santa hasta Cisjordania con documentación hebrea. Vivir para ver. Ehud Olmert, tras reunirse con el AFP presidente Katsav, ayer en Jerusalén