Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 VIERNES 7 4 2006 ABC Internacional Ultimátum de Blair y Ahern a los partidos del Ulster para que formen Gobierno A los diputados norirlandeses les será retirado el sueldo si no alcanzan un pacto en noviembre b La Asamblea de Stormont se reunirá a partir del 15 de mayo para abrir las negociaciones y dispondrá de seis semanas para elegir al ministro principal EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Ha habido tantas fechas límite en el proceso de paz en Irlanda del Norte, que la impuesta ayer por Londres y Dublín para que los partidos del Ulster se pongan de acuerdo en la formación del Gobierno autonómico podría ser una más. Pero esta vez hay una amenaza incluso pecuniaria: los 108 miembros de la Asamblea norirlandesa, elegida en los comicios de noviembre de 2003 y que desde su constitución no se ha reunido, dejarán de percibir sus sueldos y bonificaciones si el 24 de noviembre no han llegado a un acuerdo sobre el Gobierno de la región. Medidas de presión Y el económico, aunque práctico, no es el mayor ultimátum. El primer ministro británico, Tony Blair, y su homólogo irlandés, Bertie Ahern, anunciaron en su comparecencia conjunta en la lo- calidad norirlandesa de Armagh que si el 24 de noviembre no se ha pactado un Ejecutivo de integración, podrían cambiar algunas reglas del juego. No especificaron qué modificarían, pero todo apunta a que se apoyarían en determinadas mayorías sin el obligado consenso, marginando a quien se oponga al avance del proceso. Cerraremos un capítulo o cerraremos el libro dijo Blair, mientras que Ahern indicó que lo puesto sobre la mesa se toma o se deja Para forzar el diálogo entre todas las partes, también advirtieron de que no piensan convocar elecciones anticipadas en los me- ses siguientes al término del plazo dado. No creemos que debería pedirse a la gente de Irlanda del Norte que participe en unas elecciones para una Asamblea en punto muerto dijeron. El calendario fijado por Blair y Ahern, que prevé que la Asamblea se reúna a partir del 15 de mayo con el fin de comenzar a tantear un acuerdo, fue recibido sin entusiasmo por los partidos norirlandeses. Los unionistas radicales del DUP, de Ian Paisley, aseguraron que es difícil que en los próximos meses lleguen a confiar en el Sinn Fein para formar Gobierno si no tienen más certezas de que el IRA ha abandonado definitivamente la violencia, tanto el crimen organizado como las medidas punitivas. Algo que todavía se creen menos tras el asesinato el martes de Denis Donaldson. Seis semanas Según el plan presentado ayer, la Asamblea de Stormont, llamada así por el lugar de Belfast en la que está ubicada, deberá comenzar sus sesiones el próximo 15 de mayo. Tendrá un plazo de seis semanas para elegir al ministro principal y al viceministro principal, cargos que debieran ocupar el DUP y el Sinn Fein, respectivamente, en función de los últimos resultados electorales. El resto del Gobierno se repartiría proporcionalmente entre los partidos representados en el Parlamento. Si en ese mes y medio no hay pacto, la Asamblea se suspendería durante el verano y volvería a retomar sus sesiones en septiembre, con otros tres meses de negociaciones por delante, hasta el 24 de noviembre. Se da por descartado que el DUP acepte compartir la dirección del Gobierno con el Sinn Fein antes del verano. Decisivos para un cambio de actitud serán los dos informes que tiene que presentar la Comisión Independiente de Seguimiento del Acuerdo de Viernes Santo de 1998, el que se presentará este mes y especialmente el que se haga público en octubre. Si la Comisión constata que el IRA ha estado completamente inactivo, quizá entonces el DUP decida dar el paso siguiente. Pero ayer Paisley indicó que en estos momentos no hay evidencias de que Sinn Fein- IRA hará más avances en dejar la criminalidad de aquí a noviembre Blair y Ahern advirtieron de que la confianza no se logra sólo con el paso del tiempo, sino que es necesaria una implicación positiva de todos. El líder del Sinn Fein, Gerry Adams, indicó que la confianza es una cuestión secundaria, pues en democracia no todos los partidos confían entre ellos. Toni Blair y Bertie Ahern, a su entrada ayer a la conferencia de prensa en la localidad norirlandesa de Armagh AFP El IRA ya no representa una amenaza terrorista E. J. BLASCO LONDRES. La Policía irlandesa se decanta por la hipótesis de que los autores del asesinato de Donaldson, quien durante más de veinte años compaginó su activismo de primera línea en el IRA con labores de información para las autoridades británicas, son miembros del movimiento republicano. Tony Blair y Bertie Ahern, de todos modos, consideran que, si así fuera, el acto no habría sido autorizado por la dirección del IRA o habría resultado obra de disidentes. Estamos convencidos de que el IRA ya no representa una amenaza terrorista aseguraron ambos en su declaración. Blair y Ahern exigieron como un punto esencial para las negociaciones que ahora se abren que el Sinn Fein se comprometa del modo más efectivo en el apoyo a la Policía norirlandesa en su lucha contra la criminalidad. Por su parte, el ministro británico para Irlanda del Norte, Peter Hain, rechazó la especulación de que tras el asesinato pueden encontrarse los servicios secretos del Reino Unido, en un intento de hacer callar a su confidente. Hain calificó esa versión como demasiado desesperada. Obviamente he consultado con los servicios de seguridad y la Policía y nadie sabe hoy cómo el asesinato se llevó a cabo y quién es el responsable manifestó.