Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 4 2006 Deportes 99 LIGA DE CAMPEONES LA REVELACIÓN Sin el balón no somos nadie El Villareal, el equipo revelación en Europa, trabaja desde hace años el mismo estilo futbolístico ENRIQUE ORTEGO VILLARREAL. Despertarse en la elite despeja de cualquier reseca. Y más cuando el entrenador concede el día libre para saborear el momento y recuperar fuerzas. ABC quiso ayer conocer los secretos futbolísticos de este Villarreal semifinalista de la Champions y nada mejor que asesorarse por el capitán, Javier Calleja, que a sus 27 años es junto a López Vallejo el único jugador de la actual plantilla que llegó con el equipo en Segunda. Nadie mejor conoce la transformación de este milagro futbolístico. Es la reflexión pura. Además, sabe expresarse y tiene las ideas muy claras. Las directrices futbolísticas de este club están marcadas desde la dirección deportiva (Llaneza) y Fernando Roig hijo. En estos siete años hemos tenido entrenadores marcados por un estilo de juego. La máxima es que tenemos que ser un equipo que tenga el balón, muy técnico, que juegue al ataque y como filosofía de club se busca la mezcla de jugadores importantes, con experiencia, y jóvenes de la cantera. Todos los entrenadores que he tenido, Caparrós, Paquito, Víctor Muñoz, Floro y Pellegrini, saben que tienen que mirar para abajo, que el presidente ya mirará para arriba y traerá cada año uno o varios jugadores importantes A pesar de esa cadena de entrenadores, el equipo ha crecido temporada a temporada hasta llegar al momento actual. Ahora casi jugamos de memoria. Pellegrini es un técnico serio, metódico, que impone una disciplina. Es hombre de pocas palabras, pero después de dos años con él sabemos bien PAU BELLIDO El párroco de Santa Sofía, una ayuda extra. El padre Guillermo, de la iglesia villarrealense de Santa Sofía e hincha del club, al que acompaña habitualmente, viste camisas con alzacuellos de color amarillo como demostración de apoyo a sus colores. No lleva número a la espalda, pero es un jugador más, como los 50.000 habitantes de una ciudad que vibra con los éxitos de su equipo más representativo Calleja: No somos un equipo físico, jugamos casi de memoria, circulaciones largas, un toque, dos y disciplina VILLARREAL. Aunque gracias a los éxitos que el Villarreal está consiguiendo en los últimos años, y sobre todo esta temporada (en la que acaba de conseguir un puesto entre los cuatro mejores equipos europeos) la ciudad es mucho más conocida internacionalmente, lo cierto es que Villarreal es una localidad ejemplar y próspera como pocas. Su censo de población esta prácticamente en las cincuenta mil personas, cuando en 1960 era de 24.874, registrándose en los últimos años una gran inmigración convocada ante la llamada de unas cifras de paro que no alcanzan el cinco por ciento, lo que se traduce, según los expertos, en que técnicamente no existe el desempleo. Es más: hay demanda de mano de obra y la colonia rumana crece mes a mes. Sus 55 kilómetros cuadrados de término municipal son productivos en su totalidad. Hasta finales de los sesenta, lo que quiere. Nuestro gran secreto es el balón. Sin él no somos nadie. Todos los entrenamientos se basan en él. Uno o dos toques. Físicamente nos machacamos lo justo. Circulaciones largas. Ayudas, coberturas, mucho trabajo de conjunto. No somos mucho de pizarra. Ni de analizar a los rivales, salvo si jugamos con un grande, que nos habla un poco más. Siempre prevalece el juego de conjunto antes que las individua- lidades. No abusamos del uno contra uno ni del regate Sorín, una de las estrellas del equipo, con su ojo medio cerrado todavía por la agresión del que puede ser compañero suyo la temporada próxima- -la semana pasada el Villarreal negoció con Materazzi su fichaje para la próxima temporada- ratifica las palabras de su capitán. Somos un equipo con limitaciones. No somos el Ma- drid ni el Barça, pero sabemos que tenemos que suplir nuestras carencias con trabajo, con solidaridad, con lucha, con huevos. El símbolo de este equipo es el abrazo El sistema de juego es clave en el rendimiento del equipo. Pellegrini tiene las ideas muy claras. Una defensa de cuatro en zona con dos laterales muy ofensivos (Venta y Arruabarrena) de hecho, las bandas en ataque también son para ellos, y dos centrales rápidos y agresivos (Rodríguez y Quique Álvarez o Peña) En el centro, dos medios defensivos (Senna y Tacchinardi o Josico) y dos más ofensivos, pero siempre centrados (Riquelme y Sorín) En la zona ancha el equipo forma un cuadrilátero, como Brasil, o como Luxemburgo intentó en el Madrid con su cuadrado mágico Arriba, dos hombres (José Mari y Forlán) con mucha movilidad, incluso para caer en las bandas a defender y dar un respiro, sobre todo a Riquelme, que está liberado de todo trabajo defensivo. Somos un equipo medio suramericano, por no decir más. Se nota que tenemos muchos jugadores de allá. Tenemos un buen dominio del balón y de los tiempos. Esta gente sabe muy bien cómo parar el juego y cuándo se debe acelerar el ritmo. En este sentido, admiro, creo que todos admiramos, a Riquelme. Es nuestro faro, siempre le buscamos a él, incluso creo que tenemos demasiada dependencia de él, porque cuando nos falta no sabemos qué hacer. Pero es que es admirable. Cómo protege el balón, cómo cambia de ritmo, su potencia de arranque. Es más rápido de lo que parece... Sorín: Tenemos limitaciones, pero las suplimos con huevos y solidaridad; nuestro símbolo es el abrazo del club, y la comarca y toda la provincia viven en plena efervescencia económica. De hecho, se está construyendo un aeropuerto para cubrir la creciente demanda empresarial y turística. El sector cerámico es sin duda el más importante de Villarreal y el que ofrece más puestos de trabajo dentro del sector de la construcción, en el que hay más de quinientas grandes y pequeñas empresas que a su vez dan negocio a casi doscientas dedicadas al transporte. También tiene unas setenta empresas de construcción de maquinaria y otras tantas en el sector de la madera y el corcho, y ochenta de fabricación de productos metálicos. En los últimos años su crecimiento urbanístico es impresionante y en este momento se construyen centenares de nuevas viviendas en polígonos de expansión. Es Villarreal, como toda la provincia, terreno abonado para el éxito empresarial. También el deportivo. El éxito del Villarreal es la metáfora de una localidad y de una provincia, Castellón, que no conoce el desempleo, que construye un aeropuerto y que es foco de riqueza e inversiones Una ciudad boyante TEXTO: JOSÉ MARÍA ARQUIMBAU su riqueza básica fue el cultivo de cítricos, que aún hoy mantiene una importante actividad, pero fue a raíz de unas durísimas heladas que provocaron enormes pérdidas en el arbolado cuando un importante grupo de villarrealenses optaron por abrir el abanico de sus posibilidades socioeconómicas y eligieron, en lugar de plantar de nuevo los huertos, dedicarse a la fabricación de azulejos. Hoy, Villarreal puede presumir de tener algunas de las más importantes empresas cerámicas del mundo, dentro de una provincia en la que se produce casi el noventa por ciento del azulejo de toda España, que equivale a decir que de este territorio sale la mayor producción de Europa. Este fenómeno ha creado grandes fortunas, como la de Fernando Roig, presidente