Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Deportes LIGA DE CAMPEONES CUARTOS DE FINAL, VUELTA JUEVES 6 4 2006 ABC ETO O FRENTE A MICCOLI El camerunés sentenció la eliminatoria con un gol de rabia al final y asistió de forma magistral el primero a Ronaldinho; Miccoli, por contra, fue el mejor de los lisboetas, pero no encontró apoyos JUVENTUS ARSENAL 0 0 Eto o brilla en todas las facetas ENRIQUE YUNTA BARCELONA. Volvió la mejor versión de Samuel Eto o. El camerunés realizó un partido soberbio. Excelente en la primera mitad, colaboró en todas las acciones de ataque del Barça. Alternó continuamente su posición con Larsson y Ronaldinho y desquició a la defensa lisboeta. Una actuación estelar. Perdió gas en la segunda, muy volcado en el flanco izquierdo, pero nunca cesó en el intento. Fue amonestado por simular un penalti e intentó un gol imposible de chilena que hubiera desatado la locura. De hecho, la desató cuando el tiempo llegaba a su fin. Se merecía un premio y lo obtuvo con su gol a bocajarro tras el pase de Belletti. La celebración fue tan explosiva como su disparo. Antes, el camerunés fue clave en el primer tanto de los catalanes. Se obcecó en presionar una pelota perdida en la línea de tres cuartos y obtuvo sus frutos, ya que se hizo con el balón, ganó la línea de fondo cual extremo puro y asistió a la perfección- -una de sus asignaturas pendientes en las últimas citas- -para que Ronaldinho remachara después de que Larsson amagara. Era tan evidente desde el primer instante la superioridad del Barcelona que se antojaba casi imposible la proeza lusa. Sólo quedaba cobijarse en algún error local y montar contras rápidas en busca de Simao o Fabrizio Miccoli, un jugador sobrado de calidad que está por encima del resto de sus compañeros. Sin embargo, ayer no lo demostró, exceptuando algún detalle en la reanudación, suficiente para dejar claro que aspira a mucho más que a jugar en el Benfica. El conjunto portugués no apareció en toda la primera parte y, por consi- Juventus (4- 4- 2) Buffon; Zambrotta. Kovac, Cannavaro, Chiellini; Mutu (Zalayeta, m. 60) Emerson, Giannichedda (Balzaretti, m. 66) Nedved; Ibrahimovic y Trezeguet. Arsenal (4- 5- 1) Lehmann; Eboué, Touré, Senderos, Flamini; Helb (Diaby, m. 86) Giberto Silva, Cesc, Ljungberg, Reyes (Pires, m. 62) y Henry. Árbitro H. Fendel (Ale. Amonestó a Flamini. Expulsó a Nedved por doble cartulina amarilla (m. 72 y 77) El Arsenal tumba al Juventus y ahora espera al Villarreal ALBERTO CERRUTI TURÍN. Cuando en una eliminatoria se tiene una desventaja de dos goles, el partido de vuelta se debe afrontar con implicación, una elevada dosis de entusiasmo con un punto de locura. Y el Juventus que anoche se enfrentó al Arsenal no cumplió casi ninguna de las premisas. Resultado, eliminado. El equipo de Capello fue incapaz de manejar a un Arsenal serio, firme, ordenado y descarado en ataque. Dominó el partido de principio a fin y sacó a relucir las vergüenzas de un rival con escaso empaque por culpa de las lesiones y las sanciones- -Zebina, Vieira, Del Piero y Camoranesi- Ni dominó ni empujó ni peleó como un grande, sobre todo cuando se quedó con uno menos en el último cuarto de hora por la autoexpulsión de Nedved. Buffon pasó muchos más apuros que Lehmann y sólo la mala puntería de los ingleses evitó una derrota sonrojante. La única ocasión local se registró en el minuto catorce, con un disparo de Zambrotta. El resto, un monólogo del Arsenal. Eto o, brillante, intentó incluso un gol imposible de chilena guiente, Miccoli tampoco. Parece que los de su equipo se olvidaron de que el italiano apenas supera los 165 centímetros, pues le enviaban auténticas pedradas que, como era de esperar, se perdían por el camino. Con el marcador en contra y con el cronómetro agobiando, no le quedaba AP otra al Benfica que buscar el área de Valdés. Lo hizo con timidez, pero bastó una intromisión de Miccoli para dejar al Camp Nou sin aliento. El menudo atacante se sacó de la manga una asistencia genial que brindaba a Simao la oportunidad de convertirse en héroe, pero falló estrepitosamente. COPA DE LA UEFA CUARTOS DE FINAL, VUELTA Juande recupera ausentes El Sevilla recupera a Jordi y Jesuli, además de a Jesús Navas. Por contra, Puerta es baja por lesión. Sin embargo, el Zenit tiene las bajas, por sanción, de Sumulikovsky, Hagen y, sobre todo, de Arshavin, un jugador fundamental. Los otros partidos a disputar son Basilea- Middlesbrough (2- 0) Levski- Schalke (1- 3) y Rapid Bucarest- Steaua (1- 1) vuelve a cruzarse con la misma patrulla. Y vuelta a cachearlos, a bromear con el dinero que sacan de los bolsillos de los viajeros, y 200 euros y un minidisc que les desaparecen a dos periodistas. El Sevilla denunció los hechos al consulado español y pidió protección para los aficionados para el encuentro. El presidente de la entidad sevillista, José María del Nido, definió todo lo ocurrido a la expedición sevillista con un sólo calificativo que explicaba bien lo sucedido: Patético Extorsión a la expedición sevillista en Rusia Sorpresa en la delegación andaluza en San Petersburgo porque la propia Policía rusa acosó e incluso robó a un grupo de periodistas españoles que paseaban por la ciudad ROBERTO ARROCHA SAN PETERSBURGO. Los expedicionarios sevillanos a San Petersburgo están con las carnes abiertas, y no porque el Zenit pueda hoy superar la eliminatoria ante el Sevilla (4- 1) Se teme, y mucho, a la Policía rusa después de los incidentes que los aficionados del Zenit protagonizaron en Sevilla, que obligaron a una carga policial saldada con trece detenidos, uno de los cuales aún permanece en Sevilla y es familiar, según pudo saber ABC, de un alto cargo policial en San Petersburgo. Desde que llegó la expedición a la ciudad rusa crece el rumor de que habrá provocaciones para detener también a aficionados sevillanos. Habían advertido los conserjes del hotel que de salir, mejor en grupo y con veinte ojos para evitar los robos. Un grupo de compañeros de los medios de comunicación aquí desplazados, el delegado sevillista, Cristóbal Soria, y algunos aficionados decidieron dar una vuelta por las cercanías. Cuando se acercó a ellos un coche de la Policía (por cierto, que debió pertenecer a la niñera de Stalin por lo antiguo) respiraron tranquilos, porque los ladrones que pudieran merodear saldrían de estampida. Pero en San Petersburgo los niños no deben de jugar a policías y la- drones, y bien que lo debían haber avisado en el hotel. En inglés, los policías preguntaron al grupo que de dónde eran, y al decirles que periodistas españoles, se bajaron del auto y, tras preguntar si alguno llevaba drogas, cachearon a los presentes. Después, el teatro: hacen como que se despiden y se vuelven alertados por las palabras de un compañero, que hasta un momento antes de su llegada estaba hablando por el móvil y repara en que ya no lo tiene. Todo el grupo empieza a buscarlo por el suelo y, qué casualidad, aparece en manos de los policías, que piden por el rescate 100 euros. Al final lo entregan gratis no sin antes recordar el robo de Sevilla y gritar que van a ganar por 3- 0. Se van. Media hora después el grupo, en otra calle,