Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 4 2006 97 Deportes BARCELONA BENFICA 2 0 El Villarreal encumbra un estilo de fútbol y una forma de vida que han llevado al equipo y a la ciudad al éxito A semifinales, pero sin jogo bonito Ronaldinho abrió pronto el marcador, pero la sentencia de Eto o no llegó hasta el último minuto Barcelona (4- 3- 3) Valdés; Belletti, Oleguer, Puyol, Van Bronckhorst; Van Bommel (Edmilson, m. 84) Deco, Iniesta; Larsson (Giuly, m. 85) Eto o y Ronaldinho. Benfica (4- 4- 2) Moretto; Rocha, Luisao, Anderson, Leo; Petit, Beto (Robert, m. 72) Manuel Fernandes (Marcel, m. 82) Geovanni (Karagounis, m. 55) Simao y Miccoli. Árbitro Lubos Michel (Esvq. Amarilla a Deco, Eto o, Manuel Fernandes, Luisao y Anderson. Goles 1- 0, m. 19: Ronaldinho. 2- 0, m. 88: Eto o. ENRIQUE ORTEGO BARCELONA. La semifinal con sabor a final está servida. Milán- Barça. Aunque la del Villarreal tenga su encanto y su morbo, entre otras cosas porque todos estamos comenzando a hacernos un poco o un mucho del equipo que patronea Fernando Roig y guía Riquelme desde el timón, se antoja sin duda el duelo entre azulgrana y rossoneri el desafío entre los dos equipos más fuertes del continente, con un concepto futbolístico parecido y unas individualidades que deben asegurar dos partidos de esos que uno no se puede perder. Avisados estamos. Para estar ahí, entre los cuatro mejores de Europa, el Barça simplemente tuvo que imponer el peso de la ley. Su ley. Era mejor equipo que el Benfica y sólo por su falta de puntería no había sentenciado la eliminatoria en el primer partido de Lisboa, donde, por cierto, jugó bastante mejor, mucho mejor. Y eso que ayer el equipo de Rijkaard le quiso poner también al asunto unas gotas de incertidumbre con un penalti fallado a los cinco minutos, pero con el paso inexorable del tiempo terminó imponiendo sus estudios superiores, más al uso para esta competición tan exigente. Ronaldinho celebra el primer tanto, que abría el camino a las semifinales unos gramos de inquietud el estadio. Temores fundados. El Barça apretó los dientes y como el Benfica presentaba la misma táctica que en el primer partido, es decir, defensiva a ultranza con una mezcla de marcajes mixtos en el centro del campo y con poca iniciativa ofensiva, no tardó en llegar el gol. Lo tejió Eto o y le dio el pespunte final Ronaldinho, para resarcirse de paso de su error anterior. Casi, casi, aunque no se había llegado al minuto veinte, sobró el resto del partido porque fue más de lo mismo. El Barça, que buscaba la sentencia sin olvidarse de sus problemas a la hora de enfocar su objetivo, y el Benfica, que esperaba la ayuda divina para inventarse alguna contra, que nunca podía existir porque sus hombres no pasaban del centro del REUTERS campo. Al menos, Simao dejó de marcar a Iniesta y buscó posiciones más naturales para su instinto ofensivo. Simao tuvo la eliminatoria Y precisamente fue Simao, cuando ya la segunda parte tomaba cuerpo, quien avisó de que el resultado (1- 0) era sumamente peligroso y de que el Barça estaba cayendo en el error de dejarse llevar, sin acelerar el ritmo del juego y dedicándose a dominar sin ponerle un poco más de acento a su fútbol. Miccoli le dejó un balón en bandeja y el capitán lisboeta perdonó a sus ex de mala manera cuando Valdés estaba más que vendido. Sirvió esa ocasión (m. 60) para que Rijkaard se instalara en el área técnica, diera un par de gritos y el Camp Nou reaccionara ante la posibilidad de que los portugueses se envalentonasen. No fue el caso, aunque sí hubo un par de sustos después de que Koeman se jugara todas sus bazas ofensivas con la entrada de Robert y el gigante Marcel. Y fue precisamente éste quien metió al estadio en un puño con un remate que Valdés despejó como pudo. Ante el susto, la reacción fue inmediata. En la jugada siguiente Eto o- -el mejor de su equipo ayer- -acertó y cerró el partido y la eliminatoria. Ronaldinho falla un penalti Estaba todavía el Camp Nou a vueltas con la discusión sobre si debe prevalecer el jogo bonito o el jogo real cuando Petit metió la mano a destiempo en su área y Ronaldinho se fue a por el balón para lanzar el inapelable penalti y acabar lo antes posible con la polémica. Lo tiró donde siempre lo suele tirar, a su izquierda, derecha del portero- -lo cambió el sábado porque Casillas le conoce demasiado bien- pero también Moretto, brasileño él, debía estar al tanto de la matería porque se lanzó como un gato para despejar el balón. La portería (7,32 x 2,11) continuaba empequeñeciéndose cuando los azulgrana ensayaban el tiro y ese desliz de Ronaldinho, acompañado de la inmediata tarjeta a Deco- -no jugará en San Siro el primer partido- sembró de