Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 JUEVES 6 4 2006 ABC Cultura y espectáculos Ibarrola lleva a su obra reciente la lucha por la libertad frente al azote de ETA Trece cabezones encapuchados traslucen el compromiso ético y cívico del artista vasco b Una selección de las mejores obras de la última década de este pintor y escultor marginado por el nacionalismo vasco se expone en La Coruña hasta el 30 de junio ÉRIKA MONTAÑÉS LA CORUÑA. Es de los que dice cuando habla y cuando calla. Como en esta ocasión, en la puesta de largo de una compilación de su obra de la última década, que se expone desde hoy en el Museo de Arte Contemporáneo Unión Fenosa (Macuf) de La Coruña, y en la que el pintor y escultor vasco Agustín Ibarrola quiere que su obra hable por él. Y el impacto emocional, aún sin palabras, es sublime. Para abrir bocado, la inmersión en sus bosquecillos en madera de avellano pintada, mediante la que recrea grupos de áboles con figuración real o abstracta, pero siempre locuaz; continúa la sala con 23 óleos inéditos y culmina, en la parte central, en la excelencia de la conversación muda: la lectura. Y lo hacemos, leemos: La Guardia Civil atribuye a la etarra detenida las bombas de Roses y Gandía La sociedad vasca, a pie de calle Basta Ya llama a la rebelión cívica para acabar con ETA ¡En efecto! Son noticias encerradas en papel de periódico encolado y transformado en diálogo inmediato: trece cabezones encapuchados traslucen el compromiso ético y cívico de un artista que se mete en el bolsillo las manifestaciones políticas hasta la convocatoria de Basta Ya el próximo día 12, y que hoy anda por Galicia, por fin, sin escolta. Dice el profesor Carlos Martínez Gorriarán en referencia a esa contundente charla con el rotativo en mano ibarroliana que es tiempo encolado formando una estructura un tiempo que, al menos con tregua o incertidumbre permanente sí gana la batalla a cualquier pasado peor. Pero el maestro interdisciplinar -como se define Ibarrola- que nunca eligió las medias tintas para criticar la realidad política vasca, se muestra hastiado por las tachaduras que ello le ha deparado y deja que sean esos irreverentes encapuchados, con una mirada de fuerza e ira desbordante, los que pongan a cada uno en su sitio. Quizá por ello el título de la mues- tra, Entre los cepos de la memoria rebusca en la hemeroteca de aquellos días de imposición de unos pocos para bucear en la memoria colectiva del resto. Agustín priva al objeto de toda sacralidad, de toda distancia y consigue que sea físicamente familiar rubrica Martínez Gorriarán. No cronista, sino creador decente Con el azote enfrente de esas miradas insidiosas, el artista se manifiesta: No es la crónica de un periodista. Soy un creador y me inspira lo que se mueve bajo mis pies. Pero no busquen el titular impreca a los informadores que le rodean. Cualquier persona decente tiene que ser analítica, crítica. Y yo he sido uno de esos hombres, nunca apologético con ningún poder, sino ambicionado en abrir puertas al conocimiento y la investigación y siempre rompedor con los poderes establecidos Ese poder, en su querida tierra bilbaína, se registra con letras nacionalistas. Ni quiero exponer en el País Vasco, ni me invitarían a hacerlo asevera. En su lugar, reconoce Ibarrola que otros le rinden pleitesía, como la Galicia que no me pertenece, pero que siempre me trató tan bien donde ubica su Bosque animado de Allariz y, en especial, la sierra abulense de Gredos. Allí se instala, en estos momentos, Ibarrola, ayer en La Coruña, junto a algunos de sus encapuchados la obra de toda una vida el enorme espacio de Gariza, que cobija las últimas creaciones del artista septuagenario, dominadas por la connivencia con la naturaleza y donde se está auspiciando la fundación que llevará su nombre. carácter. Ibarrola bebe los vientos por la libertad- que es siempre cara, como los peces de Sorolla -y comenzó pintando, a los 11 años, en la falda de una montaña, porque era lo único que sabía hacer solo 65 años después, sigue pintando en rocas o en los troncos de los árboles para trazar su conocido principio de la interactividad del espacio plástico y su manejo de la bidimensionalidad en terreno tridimensional. El atrás y el delante no tienen senti- La libertad de un bosque Porque, sin límites, un bosque, como los 25 recreados en el Macuf coruñés, constituye la perfecta expresión de su El universo envuelto de Christo y Jeanne- Claude, en la Fundación Canal N. P. MADRID. Documenta IV de Kassel (1967- 68) Christo y Jeanne- Claude crean la mayor estructura hinchable realizada sin armazón. Este paquete aéreo pesaba 6.000 kilos. Valle de Rifle, Colorado (1970- 72) Una tela de nylon de 12.780 metros cuadrados se desplegó en este desfiladero. Condados de Sonoma y Marin, California (1972- 76) Una valla continua de 200.000 metros cuadrados de tela se extendió a lo largo de 40 kilómetros. Cayo Vizcaíno, Miami (1980- 83) Se rodearon once islas de la zona con 603.850 metros cuadrados de tela tejida de polipropileno rosa. Pont- Neuf, París (1975- 85) Trescientos trabajadores se afanaron en envolver este histórico puente parisino con 40.876 metros cuadrados de tela tejida en poliamida de color dorado. Reischstag, Berlín (1971- 1995) Tras décadas de intentos, y una votación en una sesión plenaria del Parlamento alemán con 292 votos a favor, 223 en contra y 9 abstenciones, el envoltorio del edificio se completó el 24 de junio de 1995. Hubo que emplear a 90 escaladores profesionales y 120 trabajadores más. Permaneció envuelto 14 días. Se fabricó una tela de 100.000 metros cuadrados, tejida con polipropileno y recubierta de alumi- nio, además de 15.600 metros de cuerda. Christo y Jeanne- Claude poblaron de 1.760 paraguas amarillos una zona de California y de 1.340 azules otra de Japón; instalaron 7.500 velas color azafrán en Central Park Las puertas El próximo reto, cubrir el río Arkansas (Colorado) con tela, y sigue en marcha la idea de crear una Mastaba en Abu Dhabi, mayor que las pirámides de Egipto. Sería el único proyecto permanente. Los demás son efímeros: tienen los días contados. Son algunas de las machadas de esta pareja, formada por el búlgaro Christo Valdimiroff Javacheff y la marroquí Jeanne- Claude. Nacieron el mismo día del mismo año (1935) Se conocieron en París y se casaron. Desde 1994, firman las obras como Christo y Jeanne- Claude Tras el éxito de la muestra dedicada a Keith Haring, la Fundación Canal celebra la primera gran muestra en España de esta pareja de artistas, que llevan