Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 4 2006 35 Madrid El túnel de O Donnell, abierto ayer a la circulación, ahorrará 1.183 horas de viaje cada día La Policía detiene a 32 personas en una gran redada contra un macroprostíbulo de Tetuán El autobús accidentado permaneció cuatro horas en la A- 1 hasta que pudo ser retirado. Sólo entonces la circulación comenzó a recobrarse CHEMA BARROSO El accidente de un autobús en la A- 1 causa un colapso severo de tráfico y convierte la capital en una ratonera El siniestro se cobra la vida de una joven y deja 37 heridos leves FERNANDO NAVARRO MADRID. Madrid amaneció ayer con el sobresalto de un tremendo accidente de tráfico en la A- 1 (carretera de Burgos) La imprudencia de una furgoneta, a tenor de las primeras investigaciones policiales, tiñó de sangre el asfalto de la autovía y se cobró la vida de una joven que, como todos los días, acudía al trabajo en un autobús de su empresa. La tragedia dejó, además, 37 heridos, que escaparon como pudieron del interior del vehículo, noqueados, asus- tados, temblorosos. Algunos no daban crédito a lo que había ocurrido, y sollozaban. No en vano, acababan de salir por su pie de lo que a punto estuvo de convertirse en una tumba colectiva. A partir de ese momento, llegó la segunda parte. La autovía tuvo que ser cortada durante horas para atender a los viajeros y retirar de la calzada el vehículo estrellado contra la mediana. El gran tapón de entrada, en plena hora punta, extendió el atasco como un reguero de pólvora. Poco después, gran parte de la capital sufría uno de los colapsos de tráfico más monumentales que se recuerdan. Madrid se convirtió en una ratonera y el propio alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, tuvo que pedir a los ciudadanos que no utilizaran el coche a no ser que fuera imprescindible. El alcalde fue tajante al describir la situación: Colapso severo El brutal siniestro se produjo sobre las 8.05 horas a la altura del kilómetro 12. El autobús volcó al esquivar el impacto con una furgoneta. El autocar, con capacidad para 55 pasajeros, trasladaba a 39 personas camino del centro de producción e investigación de Lilly en el municipio de Alcobendas. La ruta, una de las diez con las que cuenta la empresa en la región, procedía del barrio de Aluche y se dirigió luego a recoger a trabajadores y colaboradores de la compañía por diferentes puntos de la ciudad como Manuel Becerra, la plaza de Cataluña y Legazpi. La principal hipótesis que maneja la Guardia Civil de Tráfico sobre el accidente apunta a que un primer vehículo, una furgoneta grande, intentó incorporarse al desvío que conecta con la M- 40 en una maniobra precipitada y extraña, desconcertando a un camión que quiso evitarlo. La maniobra extraña que originó el accidente podría ser una marcha atrás para incorporarse al desvío. El autobús, que circulaba detrás del camión, también tuvo que evitar el movimiento brusco de és (Pasa a la página siguiente)