Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 4 2006 Nacional 15 EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA Zapatero acepta ensanchar la autonomía vasca, pero advierte que no cabe orillar las reglas Duran le garantiza el apoyo de CiU para el fin de ETA, incluso si fracasara b El portavoz de los nacionalistas catalanes hace un llamamiento a Batasuna para que dé los pasos que le permitan volver a la legalidad G. LÓPEZ ALBA MADRID. El presidente del Gobierno defendió ayer ante el Pleno del Congreso que se puede ensanchar el marco de autonomía del País Vasco, pero dejando claro que las cuestiones que afecten al futuro político y a las instituciones han de decidirse únicamente por los representantes legítimos de los ciudadanos y con respeto a los dos pilares básicos de la democracia: uno, la voluntad del pueblo; y, dos, el respeto a las reglas y a los procedimientos legales José Luis Rodríguez Zapatero hizo esta declaración de intenciones en respuesta a la diputada de Eusko Alkartasuna, Begoña Lasagabaster, quien insistió en la tesis nacionalista de que, una vez que se verifique la disposición de ETA a renunciar definitivamente al terrorismo, podamos pasar inmediatamente a las posiciones políticas con respeto a lo que decidan los representantes de la ciudadanía vasca Ante la insistencia de Lasagabaster en defender que la voluntad ratificada de los ciudadanos vascos no se puede anular por voluntades mayoritarias ajenas a la sociedad vasca o instrumentos legales externos a la misma el presidente del Gobierno respondió que los ciudadanos vascos han decidido y decidirán su futuro dentro de la legalidad, y ojalá que esa decisión sea fruto del mayor acuerdo posible en términos políticos Pero también advirtió de que esa decisión del pueblo tiene que producirse siempre conforme a la legalidad y al respeto al Estado de Derecho Por ese camino se puede ensanchar todo admitió, pero con la acotación final de que no se puede orillar ni aislar el camino de las reglas y de los procedimientos de la legalidad CONFESIÓN DE PARTE na mayoría parlamentaria tiene derecho a apoyar a un Gobierno y a legislar, pero no a cambiar el régimen político ni a apropiarse de él. De la misma naturaleza que el separatismo, es este particularismo, para el que la parte se identifica con el todo. Hoy en España vale menos el todo que una de sus partes. La reivindicación de la II República, exhibida por nuestros gobernantes, asume los perfiles de una inadvertida, pero sincera, confesión de parte. Pues muchos de sus errores son los mismos que los de aquella época, sólo atemperados por la diferencia notable en el estado social de los españoles. Estamos ante un ensayo de apropiación de la democracia por parIGNACIO SÁNCHEZ te de la izquierda. El siCÁMARA tio de la derecha sería la oposición permanente, mejor aún, la exclusión del sistema. Y quienes dinamitan desde dentro el sistema, exigen a los proscritos lealtad y moderación. En este sentido, cabe recordar las razones del alejamiento de Ortega y Gasset de la República que contribuyó a traer. La principal, la más concluyente, fue la apropiación de la República por parte de los republicanos (o, al menos, por los gobernantes) Se reiteraba un error: gobernar no para la Nación sino para una parte de ella y contra el resto. Justo el proceso ante el que estamos. ¿Era inmoderado Ortega al expresar desafecto al rumbo de la República, aunque no a ella misma? ¿O lo fueron más bien los dirigentes de aquella República particularista y radical? Invocar tiempos en los que la concordia vivía sus horas más bajas y que llevaron al enfrentamiento radical entre los españoles es una torpe osadía y un grave error. Una nación se rompe mediante la segregación de alguna de sus partes, pero también cuando se destruye la concordia básica. En este sentido, tan grave como el contenido del Estatuto de Cataluña es la forma mediante la que se ha aprobado. Por primera vez, un Estatuto de Autonomía se aprueba sin el acuerdo de las dos grandes fuerzas políticas nacionales, en flagrante ruptura del consenso constituyente. La invocación de la II República no puede ser más pertinente ni más desafortunada. El desafío para el PP consiste en impedir el desafuero sin romper la baraja de la que el otro jugador se apropia. Pocas cosas revelan tan fielmente la índole del actual Gobierno como su explícita reivindicación de la II República. Revindican y asumen un error y un fracaso. Quienes hoy se oponen a este estado de cosas, no pecan de inmoderación. Una gran nación es el resultado del equilibrio entre sus fuerzas conservadoras y progresistas, que se oponen bajo un fondo común de concordia. La exclusión de una de ellas es un pecado de leso patriotismo y un atentado contra la Nación. Si la memoria histórica es hemipléjica y sesgada, deja de ser memoria para convertirse en fraude. La moderación no puede entrañar conformidad ante el desafuero. Es un juego que se juega necesariamente a dos bandas. Como la concordia. Como la reconciliación. Como el juego limpio. El modelo no está en 1931, sino en 1978. U Zapatero recibió ayer a Duran Lleida en el Palacio de la Moncloa incluso más allá al asegurar que el Ejecutivo tendrá el apoyo político de CiU incluso si fracasara si bien matizó que no considera esta posibilidad. Lejos de ello, tras su entrevista con Zapatero, aseguró estar más convencido de que estamos al principio del fin de ETA. Por ello, hizo hincapié en que hay que dejar trabajar al Gobierno y, en este marco, apeló a la serenidad y prudencia de todos exhortación que no limitó a los partidos políticos, sino que hizo extensi- CHEMA BARROSO Duran: Dejar trabajar Antes de acudir a la sesión de control parlamentario, el presidente del Gobierno recibió en el Palacio de la Moncloa al portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep Antoni Duran Lleida, quien le ratificó personalmente el cheque en blanco anticipado el lunes por el presidente de la federación, Artur Mas, para que haga lo que se tenga que hacer a fin de erradicar definitivamente el terrorismo. Duran fue Zapatero: El futuro político ha de decidirse únicamente por los representantes legítimos de los ciudadanos va a los medios de comunicación y al conjunto de la sociedad. A favor de este actitud argumentó, entre otras razones, que cuando haya paz, será una cosa de todos y para alcanzar esa meta. Duran aprovechó también su comparecencia para decir a la izquierda abertzale que debe asumir las reglas del juego del Estado de Derecho. El dirigente nacionalista catalán dirigió a los proetarras la siguiente exhortación: Batasuna tiene interés en hacer política, incluso quizás ansiedad por hacer política, y eso es muy bueno para todos. Pero hoy es una organización ilegal porque el Estado de Derecho se fundamenta en el cumplimiento de las leyes. Pido a Batasuna que entienda que hay que dar ciertos pasos y que hay unos ritmos que cumplir. Estoy convencido de que será legal, pero hoy es ilegal