Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 4 2006 Internacional 29 El 47 por ciento de los británicos quieren que Blair se vaya antes de fin de año Los ciudadanos consideran que el premier se ha quedado sin fuelle b Los conservadores de David Cameron han logrado superar la polémica desatada por los préstamos secretos, que sigue afectando a los laboristas E. J. BLASCO LONDRES. Tony Blair asegura que aún tiene reformas por completar antes de dejar su puesto como primer ministro, pero la mayoría de los británicos piensa que su capital político está agotado y que no tiene fuelle. Así lo cree el 57 por ciento de la población, según una encuesta publicada ayer por The Times. De acuerdo con ese sondeo, un 47 por ciento de los ciudadanos piden a Blair que se retire ya, bien de forma inmediata (34 por ciento) bien a finales de año (13 por ciento) Lo único que parece salvar a Blair es que los votantes laboristas se toman con menos urgencia su marcha. El 50 por ciento de ellos cree que debería ceder el testigo a su sucesor, el ministro de Hacienda, Gordon Brown, poco antes de las próximas elecciones, mientras que porcentajes de 14 puntos se re- parten por igual entre los que piensan que la sucesión debe plantearse bien ahora, a final de año o durante 2007. En cualquier caso, las cifras son negativas para Blair y recogen el daño que le ha supuesto la polémica sobre la recepción de préstamos secretos por parte de adinerados donantes, asunto del que sus rivales conservadores, también receptores de ese tipo de ayudas económicas, han logrado salir mejor parados. Aunque la citada encuesta sitúa a los laboristas (34 por ciento) un punto por encima de los conservadores (33 por ciento) la remontada obrada por estos últimos desde que David Cameron es líder de los tories no deja espacio para la tranquilidad en el partido de Blair. Sobre todo cuando las filas laboristas se encuentran enzarzadas en la lucha entre los estrechos seguidores de Blair y los de Brown, los primeros para retrasar la sucesión y los segundos para acelerarla. Los blairistas han acusado a Brown de querer forzar el recambio a raíz de un posible descalabro laborista en las elecciones municipales de mayo, ya que el ministro de Hacienda no ha incluido en los presupuestos un incremento de las ayudas a los entes locales para los pensionistas, algo que puede conllevar un castigo electoral. Por su parte, los brownistas han denunciado que su líder había sido excluido del acto de lanzamiento de la campaña para las municipales que tendrá lugar hoy. Blair ha tenido que salir al paso del enfrentamiento con una serie de entrevistas en televisión para calmar los ánimos en el partido. Tony Blair sensuar una nueva legislación al respecto. Los conservadores han logrado superar la polémica de los préstamos al comprometerse a dar a la Comisión Electoral los datos referidos a aquellos prestamistas, varios de ellos extranjeros, a los que han devuelto el dinero para no tener que incluirlos en la lista dada a conocer públicamente. Entre esos nombres no existían candidatos a un puesto en la Cámara de los Lores, como sí ocurre con cuatro de los prestamistas de la campaña electoral de Blair. Para evitar que se repita Como Blair estaba distraído con los asuntos de su partido, Cameron ha tomado la iniciativa y le ha solicitado una entrevista para tratar de acordar los distintos modos en que en el futuro se podrán realizar donaciones a los partidos políticos. Ambos se entrevistaron ayer en Downing Street para con- Sólo el 14 por ciento de los votantes laboristas son partidarios de la salida inmediata del primer ministro