Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 4 2006 25 Silvio Berlusconi vuelve a esgrimir su lenguaje y llama gilipollas a los que voten a su rival el domingo Los laboristas israelíes sumarán sus fuerzas al partido de Olmert para formar la nueva coalición Sarkozy toma bajo su tutela negociar un proyecto de ley alternativo El primer partido de la derecha convoca a los líderes de la protesta concesiones y retirada táctica de Jacques Chirac, el margen de maniobra de Sarkozy y los diputados de la UMP para esbozar otra ley es muy limitado J. P. QUIÑONERO PARÍS. Desacreditado Jacques Chirac, jefe del Estado, fuera de juego Dominique de Villepin, primer ministro, la patata caliente de la imprevisible salida política de la crisis está hoy en el terreno de juego de los parlamentarios de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) bajo la tutela directa de Nicolas Sarkozy, que será, al mismo tiempo, ministro del Interior e inconfesable delegado nacional para la solución del conflicto. Bernard Accoyer, presidente del grupo parlamentario de la UMP en la Asamblea Nacional, estima que las primeras negociaciones podrían comenzar, hoy mismo, en el Senado. Accoyer, antiguo fiel de Chirac, reciclado como miembro de la guardia pretoriana de Sarkozy, ha convocado a todos los líderes sindicales y estudiantiles, para escuchar sus proposiciones, sugerencias y quejas, antes de preparar un nuevo proyecto de ley, que sustituya a la ya promulgada y difunta del controvertido Contrato primer empleo (CPE) En su carta dirigida a todos los dirigentes del campo anti CPE, Bernard Accoyer escribe: Por nuestra parte, deseamos escuchar y tener en cuenta todas las proposiciones, sin prejuzgar el contenido de la futura ley Dicho de otro modo: los parlamentarios de la UMP podrían redactar un proyecto legislativo que, en la práctica, derogase la ley ya promulgada, proponiendo una nueva a debate parlamentario. Mientras evaluaban el alcance exacto de las huelgas y manifestaciob Tras las Nicolás Sarkozy recorrió anoche la plaza de Italia y charló con oficiales de la Policía, al término de la manifestación contra el Contrato de Primer Empleo nes de ayer, los líderes sindicales parecían poco dispuestos a hacer concesiones. Bernard Thibaut, secretario general de la CGT dijo: Por nuestra parte, está totalmente claro que no deseamos hacer concesiones ni repetir nada parecido al CPE. De entrada, seguimos pidiendo la derogación de ese contrato EPA REUTERS entierre sin piedad todo el proyecto legislativo de Villepin, su propio primer ministro. Sindicatos y asociaciones estudiantiles se tomarán su tiempo antes de convocar o renunciar a convocar nuevas manifestaciones. Sarkozy se instala en primera línea de crisis. El proyecto de ley que redacten sus diputados más fieles podría poner fin a la crisis. Pero, en verdad, la economía nacional está hundida y el paisaje político nacional se parece muy mucho a un campo de ruinas y trincheras de campaña electoral. Un cadáver ambulante Nicolas Sarkozy ha insistido personalmente en que hoy deberían comenzar unas negociaciones totalmente abiertas No hay tema cerrado. Y el grupo parlamentario UMP hará una síntesis final, a la luz de las distintas sensibilidades. Se sospecha que el proyecto de ley redactado por los hombres de Sarkozy podría ser una suerte de entierro de primera clase o una derogación pura y simple de la ley redactada por el equipo de Villepin, primer ministro en ejercicio. Tras las concesiones y retirada táctica de Jacques Chirac, el margen de maniobra de Sarkozy y los diputados de la UMP es muy limitado. El CPE y la ley promulgada son una pareja de cadáveres vilipendiados por unos y otros. En sustitución, Sarkozy y su guardia pretoriana deben negociar un proyecto muy aguado, aceptando buena parte de las sugerencias sindicales. Tras escuchar a todos los sindicatos y asociaciones de estudiantes, los parlamentarios UMP redactarán un nuevo proyecto de ley. Ese proyecto se discutirá con carácter de urgencia a finales de abril y primeros de mayo. La nueva legislación podría quedar aprobada a finales de mayo, para comenzar a aplicarse a finales del verano o el otoño que viene, cuando comenzará a escucharse el bramido de la campaña de las próximas elecciones presidenciales.