Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 4 2006 Nacional 23 INFIERNO EN UN CENTRO DE MENORES El Ayuntamiento no vio nada extraño en dos inspecciones ABC GERONA. Todos afirman desconocerlo todo. Los padres, el consulado suizo en Barcelona, el alcalde de Sant Llorenç. Anna Simó, consejera de Bienestar y Familia de la Generalitat, informó ayer de que habían llamado a la oficina consular, donde no tenían ni idea de la actividad de la masía y que ha enviado un asistente social a Gerona. El alcalde de Sant Llorenç de la Muga, Manel Jesús Sánchez, aseguró que en el pueblo suponían que la masía llevaba a cabo actividades rurales, ya que tenían caballos, cabras y un huerto y nunca sospecharon que albergara un centro de acogida, porque carecía de condiciones El Ayuntamiento puso en marcha una inspección hace un año al observar que en la vivienda se hacían una obras menores sin permiso. Los trabajos se paralizaron, y pocos meses después volvieron para comprobar que no se habían realizado nuevas modificaciones. En ninguno de los dos casos se observó nada extraño. Según el alcalde, el dueño de la masía la cedió sin cobrar alquiler a la pareja, que no frecuentaba mucho el pueblo, para que la cuidara. No coincide con la versión del Ayuntamiento la de algunos vecinos que aseguran haber visto a los chicos en tiendas y bares del pueblo. La dueña del cercano camping Pallarí explicó ayer a Efe que una vez avisó en más de tres ocasiones a los Mossos para que se llevasen a uno de los chicos. Había bajado al pueblo y supongo que estaría drogado porque estaba tirado en medio de la carretera manifestó la mujer. Un portavoz de los Mossos dijo que no les constaba este hecho. La masía está rodeada de chatarra y caravanas viejas en las que vivían los adolescentes EFE Descubren un correccional ilegal para menores suizos en un bosque de Gerona Los chicos permanecían horas encerrados en una jaula si se portaban mal b Un muchacho de 14 años que vagaba solo por Figueras explicó a los Mossos la situación que sufrían cinco menores que tienen supuestos problemas de conducta ABC GERONA. La fuga de un chico de un insólito correccional en medio del bosque en Gerona ha permitido destapar el tercer caso de malos tratos a menores en Cataluña en un mes, después del de Alba y el de la ludoteca de Vilanova i la Geltrú. Por el de ahora han sido detenidos Armin Markus, de 44 años y nacionalidad suiza; su compañera, la italiana Lorena Elizabeth B. de 30, y el francés Raymond N. de 60. La masía en que los dos primeros viven desde hace unos seis años, situada a poco más de cuatro kilómetros de Sant Llorenç de la Muga, ha funcionado durante unos dos años como centro para chicos suizos conflictivos. Todo de manera ilegal y ajena a cualquier red de protección de menores de España o Suiza. Pero sólo ahora se han conocido los métodos empleados para enderezar la conducta de estos chicos: encierro en jaulas de jabalíes, comida reducida a la mínima expresión, alojamiento en unas caravanas insalubres y posible maltrato físico. Por un mes y medio en estas condiciones, los padres, desconocedores de la situación, pagaban unos 4.000 euros. El pasado viernes, el dueño de un resturante cercano a la estación de tren de Figueras vio a un menor que mero- debaba por la zona solo, y alertó a los Mossos d Esquadra. El chico, suizo de 14 años, explicó a los agentes que se había escapado de un centro de Sant Llorenç porque lo maltrataban. El menor fue trasladado a un hospital, donde el parte médico reflejó que presentaba moratones y erosiones. La versión del muchacho fue corroborada por los Mossos que se desplazaron a la masía, conocida como Can Gener así como por las declaraciones posteriores de los supuestos educadores, que fueron detenidos el mismo viernes. Puestos a disposición del juzgado de guardia de Figueras durante el pasado fin de semana, quedaron en libertad con cargos. Se les acusa de detención ilegal y violencia física y psíquica sobre los menores. Decidieron escaparse La investigación ha permitido averiguar que la masía acogía a chicos por períodos cortos, de entre uno y tres meses, aunque no se sabe cuántos han podido pasar por el improvisado reformatorio en estos dos años. Últimamente, había cinco menores de entre 14 y 17 años que, cansados de los malos tratos, decidieron escaparse el pasado 26 de marzo. Tres de ellos regresaron a su Al frente de la masía se encontraban tres extranjeros que cobraban 4.000 euros por cada muchacho país por sus propios medios- -desconocidos, según los Mossos d Esquadra- y ya están con sus familias; los otros dos se quedaron. Cuando los agentes fueron a la masía tras la denuncia del chico de 14 años, encontraron al quinto menor, quien ingresó en un centro de la Generalitat y ayer por la tarde se esperaba la llegada inminente de su familia para recogerlo. En cuanto al muchacho hallado en Figueras, sus padres acudieron a buscarlo y reconocieron que ha estado internado en varios centros suizos y que lo trajeron a Gerona como último recurso y creyendo que lo enviaban a un lugar en contacto con la naturaleza. Los falsos educadores- -el francés es un indigente al que la pareja había dado cobijo y que hacía de vigilante- -reconocieron ante los Mossos que cuando los chicos se peleaban o no hacían su trabajo en la granja con los animales, los encerraban en una jaula o en una estancia de la masía de un metro cuadrado, y sólo les daban de comer leche con cereales. Alguno de ellos llegó a permanecer ocho horas durante varios días en la jaula. Sin embargo, los detenidos negaron haberles pegado, según informó ayer el inspector de los Mossos en Gerona Antoni Verger, quien dijo que las instalaciones se publicitaban de particular a particular. En las inmediaciones de la masía, que no dispone de luz ni agua corriente, había grandes cantidades de chatarra y dieciséis caravanas viejas pintadas de verde y en las mismas condiciones de insalubridad que la propia casa.