Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 4 2006 Nacional 15 EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN El PSOE tacha de reflexión teórica la crítica de Guerra y recuerda que votó sí El PP dice que muchos votantes socialistas piensan como el ex vicepresidente b Los populares presentan en el Duran acusa a Convergencia de apartarle del relevo de Pujol Á. MARÍN BARCELONA. El secretario general de CiU y líder de Unió, Josep Duran Lleida, dijo ayer que Convergencia se aprovechó del acoso judicial a Unió- -los casos Turismo y Pallerols por presunta financiación irregular de UDC- -para desprestigiar su candidatura a la sucesión de Jordi Pujol. El líder democristiano denunció que a principios de los noventa sufrió una campaña profunda e intencionada en su contra y subrayó que esa persecución judicial y mediática se produjo durante el proceso de designación de candidato a la presidencia de la Generalitat Todas la fuerzas políticas, sin excepción, estuvieron jugando con este tema, Convergencia también. A todos les iba bien que Unió tuviera dificultades aseguró en unas declaraciones a TV 3, en las que reconoció que hay desavenencias puntuales entre UDC y CDC. El portavoz de CiU, Felip Puig, negó ayer que CDC acosara a Duran con la presunta financiación irregular de Unió y atribuyó sus acusaciones a la sensibilidad primaveral del líder democristiano. registro del Congreso la propuesta con la que pretenden que se recupere el recurso previo de inconstitucionalidad para los Estatutos J. L. L. MADRID. Los socialistas trataron ayer de quitar hierro a las declaraciones deAlfonso Guerra, en las que comparó las reformas estatutarias con la desmembración de la Unión Soviética, mientras los populares se apresuraron a subrayar que muchos votantes del PSOE piensan como el ex vicepresidente del Gobierno. El secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Diego López Garrido, quiso dejar claro que Guerra está a favor del Estatuto de Cataluña desde el punto de vista político y tachó de reflexión teórica las palabras el actual presidente de la Comisión Constitucional de la Cámara Baja. Eso sí, recordó que Guerra votó sí al texto estatutario en el Pleno del pasado jueves y, por lo tanto, su posición favorable al mismo es clarísima Mientras tanto, los dirigentes de CiU e Izquierda Unida fueron muy críticos con las declaraciones del ex vicepresidente del Gobierno. Para el secretario general de los nacionalistas catalanes, Josep Antoni Duran Lleida, hablar de balcanización o de la disolución de la Unión Soviética es un disparate político que ni el propio Guerra se cree Por su parte, el portavoz de IUICV, Joan Herrera, indicó que las declaraciones del presidente de la Comisión Constitucional son muy desafortunadas porque la descentralización no tiene nada que ver con la disolución. Guerra confunde cosas que nunca se deben confundir sentenció Herrera. Reflexión sobre el modelo de Estado Los populares, en cambio, aprovecharon las palabras de Guerra para pedir al PSOE que reflexione sobre el modelo de Estado que plantea el Estatuto catalán. Según la secretaria de política autonómica y local del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, no hay diferencia entre izquierda y derecha en este asunto, ya que se trata de creer o no en el poder de la unidad de España y de buscar un Estado eficaz y moderno que resuelva problemas Precisamente, los populares presentaron ayer en el registro del Congreso la propuesta con la que pretenden que se recupere el recurso previo de inconstitucionalidad para las reformas estatutarias, con el objetivo de que el TC se pronuncie antes de las consultas en referéndum. Así lo anunció en rueda de prensa el portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, tras advertir que sería gravísimo que el Tribunal Constitucional tuviera que esperar a invalidar lo refrendado por los ciudadanos, ya que crearía un conflicto político de gran alcance y trascendencia Zaplana explicó que el recurso previo ante el Constitucional fue suprimido en 1985, pero hizo hincapié en que en aquel momento nadie pensó que volvería a ser necesario porque se rompiera el consenso entre los dos grandes partidos. Por su parte, los socialistas y los nacionalistas catalanes se apresuraron a descalificar la iniciativa del PP. Los primeros dijeron que es una parida jurídica mientras los segundos la tacharon de filibusterismo parlamentario