Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 4 4 2006 Sociedad 57 Educación Las claves para una visita Los profesores españoles seleccionados obtienen visados que les permiten ejercer en Estados Unidos y Canadá por un periodo de un año y un máximo de tres. Pueden repetir experiencia presentándose a la siguiente convocatoria del programa. El requisito para presentarse: ser español y diplomado en magisterio o tener una licenciatura. Si no han sido seleccionados por un estado pueden optar a hacerlo por otro, ya que cada uno de ellos tiene sus propios criterios de selección. Los docentes funcionarios elegidos pasarán a la situación administrativa de servicios especiales durante el periodo de duración del contrato fuera de España. Ello implica la reserva de plaza y el mantenimiento de la antigüedad. Los sueldos oscilan entre los 30.000 y los 70.000 dólares brutos anuales. Dependerá de los estados, los distritos, así como de los años de experiencia y la formación del profesor. Los gastos de viaje corren por cuenta del docente así como el alquiler de la casa. Tener el carnet de conducir es importante para poder ejercer en casi todas las escuelas, ya que muchas de ellas están alejadas de centros urbanos. La adaptación a la vida y al sistema educativo norteamericano no resulta para muchos fácil. En la escuela existe un sistema de disciplina que se sigue a rajatabla y la implicación de las familias está muy presente. No es inusual encontrar a padres ejerciendo de voluntarios para ayudar al profesor durante la clase, sobre todo en los niveles de Primaria comenta Mateu. Como también es usual que el director del centro entre, cuando lo desee, en clase a evaluar la tarea del profesor porque tiene la capacidad de contratar y despedir Nebraska ha sido el estado elegido por María Jesús para ejercer como profesora, en su grupo está Gilberto, que repite experiencia Cada año, un millar de profesores españoles se reparten entre casi treinta estados de Canadá y EE. UU. para difundir nuestra lengua y nuestra cultura. Allí imparten clases de castellano u otras materias dentro de programas bilingües. Una experiencia educativa enriquecedora Bienvenido, Mr. Pérez TEXTO: R. BARROSO FOTO: SIGEFREDO MADRID. A las diez y media de la mañana María Villaramiel recibe la noticia: ha sido elegida para impartir clases en Kentucky. Después de dos años trabajando como docente en Londres y tras haber aprobado las oposiciones, María tiene claro que antes de quedarse en España quiere probar fuera. Ella es una de los 1.200 candidatos seleccionados por el Ministerio de Educación para el Programa de Profesores Visitantes que permite a maestros y docentes españoles trabajar en centros escolares estadounidenses y canadienses. De ellos sólo pasarán quinientos. Un programa de cooperación internacional que Pablo Mateu conoce muy bien. A sus espaldas tiene la experiencia de haber pasado un año como profesor visitante en Carolina y tres en California. Ahora, trabaja como asesor técnico de Educación en la embajada de España en Washington, desde donde se encarga de coordinar este buque insignia en estrecha relación con la que es su colega en este lado del charco, María Antonia Durán. En este año se cumple el vigésimo aniversario del programa que se inició de manera oficial en 1986 en Canadá explica Mateu. Desde entonces, muchos profesores han ido pasando por esta experiencia, pero desde el año 2000 se ha conseguido que haya un millar de docentes de manera constante repartidos en 30 estados La mayoría perma- nece un año y un 30 por ciento son renovados hasta los tres años que permite el visado americano. Antes se podía estar más tiempo, pero después del 11- S todo es más estricto precisa María Antonia Durán. Eso sí, también hay una pequeña minoría que se queda en el sistema educativo americano porque rehacen su vida allí. Y es que, si la educación no tiene fronteras, tampoco el amor. Enriquecimiento recíproco El objetivo es extender la lengua y la cultura españolas en Estados Unidos- -explica Mateu- -pero también es una oportunidad de mejorar el dominio del inglés y de enriquecerse didáctica y pedagógicamente La idea es que a su vuelta los profesores puedan enriquecer con su experiencia a los alumnos españoles. La mayoría de los docentes que se embarcan en esta aventura rondan los 30 años y el número de mujeres dobla al de hombres. Una cuarta parte de los que se presentan son funcionarios. El resto, interinos o con experiencia docente limitada. No obstante, la reciente ley NCLB (No Child Left Behid Act) puesta A la vuelta, los docentes enriquecen con su experiencia a los alumnos españoles en marcha en Estados Unidos está teniendo impacto no sólo en las prioridades educativas de las escuelas, sino también en el programa de Profesores Visitantes ya que insiste en la titulación y el desarrollo profesional del profesorado. Las candidaturas se resienten en algunos estados porque empiezan a pedir unos años mínimos de experiencia para poder ejercer. Este programa está dejando de ser una oportunidad de primer empleo para los docentes puntualiza María Antonia. También hay quienes se van en familia porque no hay que olvidar que también resulta una inversión educativa para sus hijos ya que acaban siendo bilingües. Porque eso sí, inglés y español son las claves. Los profesores imparten clases en programas bilingües de inmersión (son en español y pueden ser de cualquier disciplina) o en programas tradicionales (clases de español como lengua extranjera) Una labor de difusión de la lengua y la cultura españolas que resalta Jesús Fernández, asesor técnico del programa en Nueva York. Da la impresión de que son personajes conocidos como Antonio Banderas o Penélope Cruz los que llevan la imagen de España a Estados Unidos. Pero se desconoce que hay un millar de profesores difundiendo de manera mucho más humilde una imagen de España más modera y alejada de los toros y el flamenco precisa. Experiencia única En una sala contigua muchos candidatos esperan su turno. En pequeños grupos se inician las conversaciones sobre las expectativas de unos y las experiencias de los que ya han pasado la prueba con los examinadores. María Jesús Pérez, que se ha trasladado desde Pamplona, espera la sentencia Es la segunda vez que me presento, la primera hace casi 4 años- -explica- entonces había cursado INEF pero luego estudié Magisterio. Ahora espero tener más posibilidades. Si no, intentaré sacar unas oposiciones y pediré luego una excedencia para volver a intentarlo de nuevo. Quiero trabajar en Estados Unidos, y ésta me parece una experiencia única sentencia. En su grupo de conversación está Gilberto Castreje, un gallego que tiene muy claro que quiere repetir experiencia. Acaba de aterrizar procedente de Nebraska, donde ha disfrutado de una beca como auxiliar de conversación. Aunque no he trabajado como docente sí participas de muchas actividades y tienes la función de dar asistencia cultural y mejorar el vocabulario de los profesores. Quiero volver al mismo colegio y poder impartir clases señala Gilberto, quien reconoce que prefiere intentarlo a quedarse en España, donde parece que no tienes más opción que poner copas o hacerte funcionario