Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional El DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA MARTES 4 4 2006 ABC Imaz e Ibarretxe, en la reunión que mantuvieron el pasado día 31 en la sede del Gobierno vasco en Vitoria Por primera vez en la historia de los contactos con ETA, el PNV no ocupa un papel central. Una pinza entre los socialistas y una Batasuna legalizada puede cambiar radicalmente el mapa político del País Vasco y dejar fuera de juego a los nacionalistas Ibarretxe y el PNV, en la ratonera TEXTO: J. M. MADRID. El lendakari Ibarretxe acude hoy a la Moncloa en un su peor momento político, después de que Batasuna se haya negado a asistir a su convocatoria en tanto su interlocutor no sea Arnaldo Otegi- -ahora en prisión a la espera de pagar una fianza- tras la negativa del PP a participar en la reunión con él en Ajuria Enea y a pocos días del nítido mensaje de Patxi López, secretario general del PSE, que le ha advertido para que no interfiera en un proceso como el iniciado con el alto el fuego de ETA, cuya gestión corresponde al Gobierno Por primera vez- -no sucedió así ni en Argel en 1989 ni mucho menos en Suiza en 1998- -el PNV y el Gobierno vasco se encuentran abiertamente desplazados del centro de gravedad de los acontecimientos. Esta situación a contrapié se produce cuando en el seno del PNV se vive una dura crisis. Egibar, el hombre fuerte del partido en Guipúzcoa, discrepa abiertamente de Josu Jon Imaz, presidente de la ejecutiva nacional de la organización, fuertemente apoyado en Vizcaya por Iñigo Urkullu. Egibar, ayudado por el propio Ibarretxe, forma parte del ala del PNV más proclive a entenderse con la izquierda proetarra para evitar una pinza en- tre el PSE y la futura marca electoral de Batasuna. Por su parte, Josu Jon Imaz plantea una política de buena relación con el Gobierno y, simultáneamente, con el PP. El encuentro entre Imaz y Rajoy en Madrid se ha considerado por ambas partes como un indicio- -de momento sólo eso- -de una relación futura quizá más estrecha si, como piensan muchos en el PNV, los socialistas se decantaran en el País Vasco por un modelo a la catalana es decir, un entendimiento entre el PSE y lo que quede de Batasuna. Los estrategas del nacionalismo saben que en una situación de paz- -y aducen el precedente de octubre de 1998- -la izquierda radical abertzale acumula más votos que en las épocas en las que se han producido graves y abundantes crímenes terroristas. Si el PCTV- EHAK dispone ahora de nueve escaños- -siendo, como es, la opción En el seno del PNV se vive una dura crisis. Egibar discrepa abiertamente de la línea de Josu Jon Imaz que recogió el voto más convencido de Batasuna que no pudo presentarse a las últimas autonómicas por estar ilegalizada- en 1998, en plena tregua, la izquierda abertzale proetarra logró catorce escaños en Vitoria. En la actualidad, fuentes del PNV consultadas por ABC calculan que Batasuna podría obtener hasta dieciséis o diecisiete escaños que se pondrían en valor con el previsible incremento del PSE Algunos analistas cercanos al PNV van más lejos: suponen que Eusko Alkartasuna, en el dilema entre unirse al PNV y diluirse en ese partido o hacerlo en una formación independentista sucesora de Batasuna, lo haría en ésta y no en aquélla. Eusko Alkartasuna es el correspondiente político de ERC en el País Vasco y así lo asumen sus respectivos dirigentes. El pasado sábado pudo comprobarse hasta qué punto este análisis es el correcto: EA acudió a la manifestación de Batasuna en Bilbao; por el contrario, Imaz prohibió a las juventudes de su partido (EGI) que acudieran a la concentración como pretendían hacer. La tensión en la sede central del PNV en Bilbao fue el viernes máxima, y aunque se impuso la tesis del presidente del EBB, Josu Jon Imaz, en el partido se ha podido comprobar según fuentes consultadas por ABC que la dirección detectó a cientos de militantes, algunos de ellos muy relevantes y especialmente procedentes de Guipúzcoa Egibar, según estas mismas fuentes, aunque no discrepó públicamente de la decisión de Imaz, sí animó a concurrir a los militantes con Batasuna. Hombres fieles en Guipúzcoa a la línea que marca la mayoría del EBB se encuentran abiertamente incómodos con los movimientos de Egibar, que parece más proclive a aumentar las expectativas de Batasuna que las del PNV En ese contexto de incomodidad se inscribe la dimisión como portavoz en el Ayuntamiento de San Sebastián de Román Sudupe, que en su tiempo fue presidente del EBB y que entiende se debe a la dirección del partido y no a Egibar. Ni el Gobierno vasco ni el PNV han intervenido en las conversaciones previas que han llevado al alto el fuego permanente de ETA La Ertzaintza no ha actuado ni con sus servicios operativos ni con los de información; sencillamente, ha sido mantenida al margen y se ha enterado de muy poco según fuentes consultadas por ABC que recuerdan hasta qué punto estaban despistados que sólo diez días antes del al-