Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 Economía LUNES 3 4 2006 ABC Zapatero, Solbes y Caldera se reunieron el pasado 21 de marzo con Jeús Bárcenas (Cepyme) José María Cuevas, José María Fidalgo y Cñandido Méndez con motivo de la Cumbre de Jefes de Estado de la UE DANIEL G. LÓPEZ aprobada por el Consejo Constitucional Francés. Pese a la dureza inicial, Cuevas matizó el rejón de muerte en el polémico desayuno en el que habló de la opa a la catalana que hizo pasar desapercibida su afirmación de que pese al rejón al diálogo social le quedan todavía muchos capotazos que dar Desde enero, en que se intensificaron las negociaciones, la reforma laboral ha sufrido un parón de dos meses, con excepción de la reunión que acabó en fracaso entre los segundos niveles de las organizaciones a principios de marzo. Todos coinciden en que no se van a poner plazos, pero después de un año largo de conversaciones y si llega el verano sin que haya ocurrido nada, no se descarta que la reforma laboral duerma el sueño de los justos, ya que nos encontraríamos en la antesala de las elecciones generales. Por este motivo, Zapatero, Solbes y Caldera quieren dar un último impulso a la negociación. Esto explicaría que la próxima semana se les entregue el texto y se tomen Semana Santa para reflexionar. En Trabajo se insiste en que el documento reitera el objetivo de reducir la temporalidad, y muestran su convencimiento de que habrá acuerdo. La reforma laboral podría quedar vista para sentencia antes de Semana Santa Un nuevo texto de Trabajo evita cruzar la línea roja de los temas intocables b Contactos informales de las últi- Ni coste de despido ni subcontratas De hecho, lo que más buscaban los empresarios (abaratar el despido) y los sindicatos (regular las subcontratas) no se incluirá. Ni habrá ninguna medida que traspase lo que han dado en denominar la línea roja es decir, el límite fijado por cada organización a partir del cual no están dispuestos a negociar, según dijo el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer. Sin embargo, se fijarán fórmulas para comenzar a abordar estos temas. No se generalizará el contrato de fomento (33 días de indemnización por año trabajado) propuesto por Economía, Trabajo y CEOE, pero se ampliarán los colectivos afectados. Y se mantendrá el contrato ordinario indefinido (45 días) Tampoco se regularán las subcontratas, pero se limitará la duración del contrato temporal y el número de rotaciones de los mismos. También quedará fuera la pretensión de la CEOE de eliminar la autorización administrativa o retirar la tutela judicial de los contratos temporales a cambio de aceptar una duración mayor de los mismos. mas semanas confirman que las partes quieren llegar a un acuerdo, si bien, ni se tocará el coste del despido ni las subcontratas MAITE VÁZQUEZ DEL RÍO MADRID. El Ministerio de Trabajo se encuentra terminando el que podría ser el último borrador de la reforma laboral, un documento que, según fuentes cercanas al ministro Jesús Caldera, supone una propuesta con contenido, robusta y ambiciosa, en la que se avanza un poquito más Una vez concluido, se convocará a empresarios y sindicatos (la próxima semana, probablemente, dependiendo de la agenda de los negociadores) Las mismas fuentes confirmaron a ABC que todos han reiterado su voluntad de alcanzar un acuerdo, y de que éste no sea de mínimos un acuerdito para salir del paso Lo avanzado que se encuentra el nuevo texto explicaría las palabras del vicepresidente económico, Pedro Solbes, de forzar el acuerdo. En Trabajo descartan a ABC que Solbes estuviera dando un ultimátum, sino más bien intentando acelerar el proceso, ya que todos conocen las propuestas y argumentos. Y, sobre todo, las cuestiones que no aceptarán los unos de los otros. También el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró el pasado miércoles, un día después que Solbes, que en pocos días se sabrá si es posible la reforma Antes de la Cumbre de Jefes de Estado de la UE (el 21 de marzo pasado) volvió a reunirse con José María Cuevas (CEOE) José María Fidalgo (CC. OO. y Cándido Méndez (UGT) y les recordó la conveniencia de cerrar un pacto. Con la ley de igualdad de fondo La CEOE deberá dejar aparcadas sus diferencias sobre la futura Ley de Igualdad para continuar con el diálogo social. Cuando el Consejo de Ministros aprobó el decreto, uno de los más duros comunicados de la patronal aseguraba que el Gobierno había dado un rejón de muerte al diálogo social, tanto por la forma (aprobado sin negociar) como por el contenido (se obliga a los empresarios a negociar planes de igualdad y se propone una cuota de participación de las mujeres en los consejos de administración) Cuevas ha emplazado al Gobierno a negociar esas medidas, pese a que fue la patronal la que pidió que no se negociara. Entre los argumentos de la CEOE se encuentran que ninguna legislación del mundo fija un sistema de cuotas para alcanzar la igualdad y que experimentos como el realizado en Francia, en el que se fijó una cuota del 20 de representación de la mujer, fue rechazado un mes después de haber sido Acuerdo en Fogasa, desempleo, políticas activas e incentivos En las coincidencias producidas en el año largo de negociaciones, empresarios y sindicatos han alcanzado una especie de acuerdo básico sobre la inspección de trabajo, la rebaja de las cotizaciones del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) el desempleo y los incentivos a la contratación. Así, está previsto reducir 0,1 puntos las cotizaciones del Fogasa, actualmente en superávit. Y se rebajarán medio punto las cotizaciones al desempleo de los contratos indefinidos. Además, en el caso de los incentivos a la contratación indefinida, se prorrogarán aquellos dedicados a la conversión de contratos temporales a indefinidos, que finalizaron el 1 de enero de 2004. Lo único que tendrán que decir es hasta cuándo estará vigente la medida, porque la intención es que los incentivos sean sólo para la contratación indefinida directa, ya sean contratos de fomento u ordinarios. Con ello, consideran los negociantes se cambiaría la tendencia en la contratación. También han descartado la idea inicial de regular las agencias privadas de colocación para impulsar su labor en la búsqueda de empleo. Y en el caso de las Empresas de Trabajo Temporal (ETT) sobre las que el Gobierno pretendía atender sus peticiones de permitir sus servicios en los sectores de actividad con mayor riesgo, como la construcción, finalmente han decidido que se cree una mesa de negociación diferente en la que determinar las nuevas capacitaciones de este tipo de empresas. Sin embargo, los sindicatos se han opuesto frontalmente a que las ETT trabajen con las Administraciones Públicas, por entender que el objetivo es reducir la temporalidad en ese ámbito, que es en estos momentos el que está elevando las estadísticas de la temporalidad.