Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 LUNES 3 4 2006 ABC Cultura y espectáculos Le Corbusier, en estado puro El Círculo de Bellas Artes y la galería Guillermo de Osma exhiben sus pinturas, dibujos y grabados b El arquitecto suizo no sólo nos legó bellos edificios y diseños, convertidos ya en iconos del siglo XX, sino que también fue un excelente artista plástico NATIVIDAD PULIDO MADRID. El protagonista de la semana artística en Madrid es uno de los grandes del siglo XX. Si hablamos de Charles- Edouard Jeannert, quizá pocos sepan de quién hablamos, porque ha pasado a la Historia como Le Corbusier, seudónimo tomado en los años 20 del apellido de su abuelo materno. Sin él la arquitectura moderna no sería la misma; tampoco el diseño, ni el urbanismo... ni nada. A él están dedicadas dos exposiciones. Mañana, el Círculo de Bellas Artes inaugura Le Corbusier y la síntesis de las artes. El Poema del ángulo recto patrocinada por la Obra Social de Caja Duero. La muestra se centra en un libro, publicado en 1955, tras ocho años de trabajo, y que está considerado como su testamento artístico. El arquitecto suizo lo consideraba una verdadera recapitulación de toda su trayectoria, un compendio de sus ideas en torno a la creatividad artística y arquitectónica. Este poema deja su alma y su obra al desnudo. En las 155 páginas de esta obra de arte total se suceden un largo poema manuscrito, dibujos y 19 litografías. La Fundación Le Corbusier de París, que atesora su legado, ha cedido todo el material de esta exposición. Entre los préstamos, un ejemplar de esta obra: se exhiben desplegadas las 155 páginas litografiadas del libro. Además, se presentan las maquetas- collage originales, preparadas por Le Corbusier para las 19 grandes litografías. La muestra se completa con documentos relacionados con la publicación del poema, cartas y fotografías. Le Corbusier, en su estudio, junto a una de sus obras gran serie, Taureaux que abarca de 1952 a 1963: Taureau XII y Estudio para Taureau XII Nada escapaba al insaciable afán de conocimiento de este investigador infatigable. Hijo de un esmaltador de relojes y una pianista, Le Corbusier nació en 1887 en La Chaux- de- Fonds (Suiza) Será durante su estancia en París cuando se reafirma como pintor, gracias a su maestro Amédée Ozenfant, con quien redacta el manifiesto Après le cubisme que marca el nacimiento del purismo. En 1919 funda con Paul Dermée la revista L esprit nouveau y tres años más tarde abre un estudio de arquitectura con su primo Pierre. Viajero impenitente, pasó por Italia, Austria, Alemania, Grecia, Turquía, Los Balcanes, Asia, Iberoamérica... En 1927 recaló en España. Invitado por Fernando García Mercadal, impartió dos conferencias en la Residencia de Estudiantes. Entre sus oyentes, Josep Lluís Sert, que le anima a ir a Barcelona, donde descubrió a Gaudí. Y se apasionó por él. FUNDACIÓN LE CORBUSIER Savia intelectual La segunda gran cita con el maestro será el jueves en la galería Guillermo de Osma, que reúne una treintena de óleos, collages y obra sobre papel, todos ellos a la venta. Y es que, aunque su fama inmortal la deba a la arquitectura, él siempre se consideró, ante todo y por encima de todo, un artista plástico. No en vano pintó 400 cuadros e hizo un millar de dibujos. Es en el ejercicio de las artes plásticas- -decía- -donde he encontrado la savia intelectual de mi urbanismo y de mi arquitectura Son muchas las técnicas utilizadas por Le Corbusier en las obras que podemos admirar en Guillermo de Osma: del lápiz a la acuarela, de la tinta al pastel, de las ceras al gouache, del óleo al collage. Destacan sus naturalezas muertas Nature morte puriste Nature morte aux deux bouteille sus retratos femeninos Femme à la fenêtre de Georges Femme nue couchée à la draperie o dos obras de su última Athlète dibujo de Le Corbusier En 1905 diseñó su primer edificio. Admirador de Lloyd Wright y amigo de Mies van der Rohe y Walter Gropius (con quienes conforma la santísima trinidad de la arquitectura moderna) no hay manual que se precie que no incluya alguna de sus creaciones, tanto arquitectónicas- -Villa Saboye (Poissy, Francia) la Iglesia de Nuestra Señora de las Alturas (Ronchamp, Francia) el Pabellón de Suiza en la Ciudad Universitaria (París) el Museo de Arte Occidental de Tokyo... -como de diseño: su célebre tumbona, con estructura de tubo de acero cromado y que él definía como la verdadera máquina de descanso es ya todo un icono del siglo XX. No se ve nada, no se aprecia nada, no se ama nada, salvo que partiendo de lo bueno, de lo bello, se penetre desde el exterior en el corazón de la cosa misma mediante el análisis, la búsqueda y la exploración Son palabras de Le Corbusier, a quien podemos analizar, buscar y explorar en toda su intensidad y grandeza en dos exposiciones en Madrid.