Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad CUMBRE DE BIODIVERSIDAD DE NACIONES UNIDAS LUNES 3 4 2006 ABC LOS BOSQUES VÍRGENES QUE QUEDAN EN EL PLANETA SE LOCALIZAN EN: en Latinoamérica. Los bosques húmedos de la zona de la Amazonia se localizan sobre todo en Brasil, un país que pierde cada año un área mayor de bosque que ningún otro Estado en el mundo. 35 28 en Norteamérica. Cada año se destruyen en Norteamérica 10.000 kilómetros cuadrados de bosques naturales. Muchos bosques del sur de Canadá y EE. UU. carecen de corredores para los grandes mamíferos. 19 en Asia septentrional. Es el segundo mayor bosque boreal del planeta. El tigre siberiano sólo puede encontrarse en una pequeña área de bosque virgen cerca del mar de Japón. Sólo quedan 400 en su hábitat. 7 en el sureste de Asia- Pacífico. Los bosques del paraíso se están destruyendo más rápido que ningún otro bosque. La mayor parte de los bosques vírgenes han sido talados: el 72 en Indonesia y el 60 en Papúa- Nueva Guinea. 8 en África. El continente ha perdido muchos de sus bosques vírgenes en los últimos 30 años. La industria maderera es responsable de esta destrucción, y continúa siendo la gran amenaza para estas áreas. 3 en Europa. Más de 150 kilómetros cuadrados de arbolado desaparecen cada año en el viejo continente. Las últimas áreas de los bosques vírgenes de la Rusia europea están menguando a pasos agigantados. Cada dos segundos desaparece un área de bosque natural del tamaño de un campo de fútbol. Suficiente motivo para que Greenpeace haya realizado un llamamiento a los gobiernos para detener esa destrucción De la Tierra... TEXTO: ARACELI ACOSTA ENVIADA ESPECIAL CURITIBA. La deforestación, sobre todo por la conversión de los bosques en tierras agrícolas, continúa a un ritmo alarmante. Cada año desaparecen seis millones de hectáreas de bosques vírgenes, ya sea a base de machete, de tractores o de cualquier otra perturbación humana. Desde los tiempos previos a la agricultura, la cubierta forestal se ha reducido en un 20 por ciento como mínimo, aunque algunos informes apuntan a que podría tratarse ya de un 50 por ciento. Asimismo, menos del 40 por ciento de los bosques en todo el mundo se hallan relativamente libre de perturbaciones provocadas por la actividad humana. Una nada buena noticia teniendo en cuenta que los bosques albergan casi dos tercios de todas las especies terrestres conocidas. Un nuevo informe de Greenpeace, titulado Hoja de ruta: los últimos bosques vírgenes del planeta aporta nuevas cifras a esta destrucción a un ritmo sin precedentes. Cada dos segundos, se tala un área de bosque natural equivalente a un campo de fútbol. Y es que la mitad de los bosques que se han perdido en los últimos 10.000 años han sido destruidos en los últimos ochenta años. Es más, la mitad de esa destrucción ha tenido lugar desde mediados de la década de los 70 del siglo pasado. cuadrados de bosque, y otros 3,5 millones de kilómetros cuadrados han sido totalmente deforestados en las últimas décadas. Sólo los bosques vírgenes de algunos miles de kilómetros cuadrados son lo suficientemente grandes para sostener poblaciones saludables de muchos grandes animales, y también estar mejor preparados para adaptarse al cambio climático global. Pero, según los datos que aporta este informe de Greenpeace, menos del 10 por ciento de las áreas terrestres del planeta albergan bosques vírgenes. Es más, 82 países de 148 que están en zona de bosques han perdido ya todos sus bosques vírgenes. Por este motivo, Greenpeace ha hecho un llamamiento en la Cumbre de Biodiversidad que acaba de terminar en Curitiba (Brasil) Su objetivo es que los gobiernos del mundo establezcan urgentemente una moratoria a nuevos desarrollos industriales en zonas de bosques vírgenes, además de promover planes de conservación basados en una red global de áreas forestales protegidas. Y es que sólo el 8 por ciento de estos bosques vírgenes están estrictamente protegidos. Tráfico de madera ilegal en China Asimismo, es necesaria la prohibición de los productos forestales que proceden de fuentes ilegales o destructivas. En este sentido, otro informe de Greenpeace, presentado en Curitiba, revela el esquema del tráfico de madera ilegal en China. Es la madera extraída de los bosques tropica- les del sureste de Asia la que abastece la creciente demanda del mercado chino. Bajo el título Compartiendo la culpa Greenpeace relata como el mayor importador de madera del mundo, el gigante asiático, luego envía los productos a Estados Unidos, Europa, Japón y otros países desarrollados. Unos patrones de consumo y una demanda creciente que en ningún caso podrán soportar los cada vez más debilitados bosques del planeta. Por lo menos, en Curitiba, se ha llegado al compromiso de conservar para 2010 al menos el 10 por ciento de cada una de las regiones ecológicas del mundo, por tanto, de conservar el 10 por ciento de cada uno de los tipos de bosque. Sexta gran ola de extinciones Y como no podía ser de otra manera, la pérdida de bosques está directamente vinculada con la pérdida de biodiversidad. El actual ritmo de extinción de especies de plantas y animales es aproximadamente 1.000 veces más rápido que en épocas prehumanas, y este ritmo se incrementará hasta 10.000 veces para el año 2050. De ahí que los científicos predigan que la Tierra está entrando en la sexta gran ola de extinciones de la historia, y será la primera que ocurra como consecuencia de la actividad humana. El daño que el hombre hace a los bosques ancestrales no es sólo su total deforestación, basta con degradarlos hasta un punto en el que se convierten en un hábitat inviable para sus especies de plantas y animales. Sólo en los trópicos, la tala destructiva ha degradado más de cinco millones de kilómetros Vista aérea del lago Anana, alimentado a duras penas por un Amazonas que sufre con la sequía