Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid LUNES 3 4 2006 ABC La alegría de los 11.000 aficionados al atletismo que compitieron en la media maratón Villa de Madrid contrastó con el enfado de los vecinos de las calles del centro, cortadas por la prueba Maratón de atascos TEXTO: MARIO DÍAZ FOTOS: CHEMA BARROSO MADRID. Tras cruzar la meta, el cansancio no impidió que el estadounidense Mark, 26 años, sonriera comentando su primera carrera en España, la media maratón Villa de Madrid, que se disputó ayer en la capital. Por las calles sólo había corredores, y mucha gente animando explicaba satisfecho y sin dejar de resoplar a una amiga que le había ido a buscar a la llegada, el estadio de Vallehermoso. La satisfacción de Mark y del resto de 11.000 inscritos en la prueba contrastaba con el enfado de los vecinos de las zonas del centro de la capital cortadas por la disputa de la carrera: pese a la información y las advertencias del Ayuntamiento o de la Empresa Municipal de Transportes sobre los cambios que iba a provocar la media maratón en la mañana de ayer, muchos madrileños no se enteraron y se encontraron con la sorpresa cuando fueron a coger el coche o a cruzar las calles. Desde la salida, en Bravo Murillo, continuando por las glorietas de Ruiz Jiménez, de Bilbao y de Alonso Martínez, por Santa Engracia y Cuatro Caminos, por Padre Damián, la Castellana, Concha Espina, la plaza de la República Argentina y Concha Espina, Príncipe de Vergara... el recorrido festivo y multicolor de la media maratón iba dejando a los lados algunas caras de mal humor de los vecinos de los distritos de Chamartín, Tetuán y Chamberí que no se habían enterado de los cortes que había provocado la prueba. Siempre hay problemas, pero también es lógico que se altere el ritmo normal de una gran ciudad por acontecimientos así, si la gente fuera más afín al deporte tampoco pasaría nada... a mí me han llegado a decir que por qué no nos vamos a correr a la Casa de Campo, como si no tuviéramos derecho a nada asegura un miembro de la organización de la prueba, la Funda- ción Deportiva y Cultural Marathon. La Policía local no ha comunicado ningún incidente relevante por el corte del tráfico, pero siempre hay ligeras retenciones y problemas cuando se produce un acontecimiento que obliga a cortar calles o modificar el tráfico: siempre hay gente que no se entera explicaron fuentes del área de Movilidad del Ayuntamiento. La rutina del domingo, alterada Quizá la Policía no comunicó incidentes relevantes y puede que algunos madrileños no sean muy afines al deporte, pero ayer por la mañana los aledaños de las calles cortadas por la media maratón estaban poblada por vecinos molestos por ver alterada su rutina dominical. Algunos, a pie, no sabían por dónde cruzar o se extrañaban por el cambio en las rutas de los autobuses urbanos -unos 50 modificaron sus recorridos entre las 9.00 y las 13.00 horas- otros, en sus vehículos, buscaban pasos elevados y túneles para salir del centro. Ayer, como suele ocurrir cuando se produce cualquier acontecimiento multitudinario, volvió a haber afectados, pese a la información facilitada por el Consistorio o la EMT- -teléfono incluido- pese al dispositivo de 215 efectivos entre policías municipales y antes de movilidad para regular el tráfico, pese al adelanto en el inicio de la prueba a las 9.00 de la mañana para entorpecer lo menos posible... Se ha tratado de complicar lo menos posible, y las calles se iban abriendo al tráfico y a la normalidad según pasaban los últimos corredores, pero es que los madrileños somos muy cómodos sostenían los organizadores, que destacaban el éxito de la sexta edición del Villa de Madrid. Récord de participación El recorrido festivo de la prueba iba dejando a los lados caras de mal humor de los afectados por los cortes de tráfico Las calles volvían a la normalidad según pasaban los corredores, es que los madrileños somos muy cómodos La media maratón de ayer batió su récord de participación, con unos 11.200 aficionados corriendo por el centro Y es que nunca en esta media maratón se había contado con tantos participantes, unos 11.200, la mayoría inscritos en esta prueba- -unos 10.600- -y otros 700 apuntados en una carrera mini de 6 kilómetros para los principiantes. El año pasado fuimos la quinta carreta de España en cualquier distancia con más participantes, a ver qué tal éste comentan satisfechos los organizadores, que destacan que, una edición más, siguen siendo la prueba de medio maratón más importante de todo el país. Que se lo digan a Mark, el estadounidense que se mostraba encantado del trato recibido en las calles mientras corría, o a María, burgalesa de 38 años muy contenta de haber concluido la carrera pese a las molestias que sufrió los 3 últimos kilómetros: La gente anima mucho, sí balbuceaba acompañada de su hija de 6 años, que se había incorporado al final de la carrera. No era, ni mucho menos, el único menor que cruzó la meta. Pese a que la carrera de 21,097 kilómetros estaba sólo permitida a los mayores de 18 años- -no así la prueba mini, a partir de 11 años- -esta media maratón se puebla de pequeños de todas las edades que acompañan a sus padres, confiriendo al Villa de Madrid un carácter eminentemente festivo y familiar. Por una parte está muy bien, pero también tanto pequeño te monta un poco de jaleo y te resta fluidez en la meta... la verdad es que es una prueba muy familiar, con muchos niños, algo que no se permite en ninguna de las grandes carreras del mundo resumen los organizadores. Los fisioterapeutas recuperaron en la meta a los corredores El atleta keniata Shadrack Kiplagat ganó la prueba masculina, batiendo además el récord