Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 3 4 2006 Internacional 31 Dos albañiles que trabajaron en la casa familiar idearon el secuestro para extorsionar al padre do por la noche y sólo el padre de Tommaso, tras conocer el desenlace, ha expresado públicamente su impotencia saliendo al jardín de su casa para gritar un no interminable, desesperado, desagarrador. La madre, Paola, apenas preguntó algo ingenuo, pero que sólo una madre puede entender: si Tommaso tenía aún puestas las pequeñas zapatillas de gimnasia que llevaba aquel día. Esas que le quedaban tan bien. El tío del niño que acudió a reconocer el cuerpo hallado en el bosque tenía la respuesta: vestía el chándal azul y las zapatillas de gimnasia. REUTERS a asegurar en televisión que también pedía como padre, que se libere a Tommaso porque nadie puede permitirse tocar a un niño... Los niños son como ángeles que bajan del cielo Hace unos días, los investigadores identificaban el DNA de Alessi en la saliva encontrada en la cinta aislante utilizada para inmovilizar a los padres de Tommaso. También estaban sus huellas. A toda velocidad, la Policía detuvo a tres personas y resolvió uno de los asesinatos que más han conmocionado a Italia desde hace años. La familia del pequeño, acosada por la prensa durante este mes infernal, se ha recogido en su dolor desde el sába- Sospechaban del padre Sumido en el dolor, Paolo Onofri ha dicho que el sacrificio de Tommy debe servir para golpear las conciencias Conciencias que durante este mes han llegado a convertir al padre del pequeño en un monstruo, al acusarle de actividades ilegales que llevaron al rapto de su hijo, de falso secuestro organizado e incluso de conexiones con la pederastia, después de que se hallaran en su ordenador fotos pornográficas. Una debilidad, un vicio o incluso un delito, sí, pero que nada tenía que ver con la desaparición de su hijo. Paolo y Paola, los padres, destrozados en un mes de duda y unas horas de certeza EPA El secuestro y muerte de Tommaso ha sumido en el desconcierto a toda Italia. El Papa Benedicto XVI y el presidente de la República Italiana, Carlo Azeglio Ciampi, han condenado el asesinato. Su Santidad dijo a los fieles congregados ayer en la plaza de San Pedro que estamos conmocionados por el caso del pequeño Tommaso, bárbaramente asesinado. Recemos por él y por todas las víctimas de la violencia En muchos estadios de fútbol se exhibieron ayer pancartas que recordaban a Tommaso y pedían la pena de muerte para sus asesinos. El presidente del Congreso, Pier Ferdinando Casini, dijo al respecto: Si no fuéramos católicos, sería favorable a esa pena