Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 4 06 CLAVES DE ACTUALIDAD Alemania Prostitutas para cuidar de ancianos La Iglesia en Westfalia ofrece a las meretrices la oportunidad de cambiar de oficio. El cuidado de ancianos es una salida con muchas posibilidades. La iniciativa cuenta con apoyo incluso de la UE POR RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL EN BERLÍN can un dinero fácil, e incluso madres que no llegan a fin de mes dice Kühn. Colonia tiene el mayor burdel de Europa. Sólo en la Renania y Westfalia hay 50.000 prostitutas, según el centro Mitternachts Mission (Misión de Medianoche) en la vecina Dortmund. Allí, una dominatrix jubilada, Gisela Zohren, está al frente de otro equipo de rescate. En una sociedad envejecida y en la que la gente cada vez se toca menos, las prostitutas no tienen ninguna aprensión para tocar y esto les da ventaja sobre algún aprendiz de enfermero y asistente social, con más currículo que trato humano. Tan convencida está Kühn, que ofrece 30 puestos de enfermería a 50 mujeres de la calle, a las que forma gracias a un millón de euros del Estado y de la UE Bromas, las justas N i el oficio más viejo del mundo sortea los achaques de la edad, y, de hecho, pocas profesiones, con la de niño prodigio, envejecen peor que la de meretriz. Pero Rita Kühn, activista de la iglesia local en Münster, Westfalia, considera que las prostitutas tienen mucho que aportar a la sociedad. Algunos expertos sociales empiezan a valorar otras virtudes en las trabajadoras del sexo, como pone de relieve un proyecto de atención a ancianos en Renania y Westfalia. Tómese el caso de Angie, más conocida como la pechugona de Bochum, 24 horas al día, 7 días a la semana que ahora es Angela, como la canciller de Alemania. Angela trabaja con Rita en el programa ProFrieda y ha atendido durante años a marineros y viejos verdes, intelectuales y niños de papá: conoce un amplio espectro humano. Una aprende a adaptarse y, créame, una se adapta. Y comprenderá que es más fácil ayudar a bañarse a una abuelita o cambiar la cama a un anciano aunque cobre la mitad que antes. Modelos de empleo Una vez más la gente va por delante de las instituciones, admite el ministro regional de Asuntos Sociales, Karl Josef Laumann. Los programas de empleo para estas mujeres no han sido suficientes Angela buscó su propia salida cuando se quedó embarazada, y suspendió su anuncio personal en el periódico. Su forma de autoempleo es la que ha sido adoptada por la iglesia local y el municipio como un ejemplo de reciclaje que vale la pena promover. Sobre todo porque en Alemania sobran las prostitutas. Legalmente hay 200.000, que ingresan 14.000 millones de euros al año. Para el inminente Mundial de Fútbol la Policía habla del arribo de 40.000 nuevas del sector. Las chicas se han multiplicado y la edad se ha reducido con la irrupción de las que proceden del Este, pero también de malas escolares que bus- Prostituta de Hamburgo en su jornada de trabajo AFP En Alemania sobran las prostitutas. Legalmente hay 200.000. que ingresan 14.000 millones de euros al año. Para el inminente Mundial se esperan 40.000 más Mattilda (36) visita a un anciano en la Grevener Stra e, detrás de la Iglesia de la Reconciliación, mientras adapta sus pies al calzado cómodo, tras siete años de tacones de aguja 24 horas al día. De su vida anterior ha aprendido que escuchando a la gente conoces las necesidades, más allá de los deseos Ahora, cuando la llaman, no es para atender a un frustrado con visa, sino un anciano que necesita ayuda. En torno a la Dikonie, en el Friesen Ring de Münster, corren bromas sobre el inesperado auge de pedidos de Viagra, pero en las residencias se ha exigido discreción sobre el origen de las nuevas asistentes, para evitar cualquier malentendido. El Departamento de Empleo cree que la iniciativa de la Diakonie es económicamente coherente, por el exceso de prostitutas y la demanda de asistentes sociales, a la velocidad que envejece la población. Gisela Zohren hace campaña para hablar y explicar que la prostitución ofrece cualificaciones y salidas La sensibilización es creciente y hasta Elfi Schmitthardt, madame del Club Escort de Dortmund, abrió recientemente su local para la celebración de una exposición de arte en favor de la iniciativa y al precio habitual: 40 euros; pero junto con copa y conversación, esta vez, arte en vez de sexo. Zohren cree que la mitad de sus ex compañeras dejarían la carrera. Ella cambió el látex por un trabajo de asistencia doméstica. Descubrí que no es tan distinto dice. Había aprendido a transmitir sensación de compañía, seguridad y atención, algo muy en falta hoy y lo que echan de menos tantos ancianos. Liese y Angela, que han terminado su curso de reciclaje, están felices de ser tan bien recibidas por sus nuevos clientes. Con la luz del día ahora han descubierto su autoestima.