Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE Monjes budistas Mantras en la discoteca Ya son disco de platino en España y su discográfica prepara su inminente lanzamiento en Europa. Sin buscarlo- -dicen- los monjes budistas catalanes de Sakay Tashi Ling son las últimas estrellas del pop POR VIRGINIA RÓDENAS Q Del CD de los monjes se han vendido 80.000 copias. Mantras, música relajante y pop son las claves del éxito uién iba a decir que aquella cantinela de on tare tu tare tu tare ma -o algo parecido- -con que nos bombardea la radio fórmula desde hace más de cuatro meses era el mantra munífico de los monjes budistas de El Garraf, acostumbrados como estamos a camelos de toda índole. Recitaciones purificadoras, energéticas y saludables que habían traspasado los muros del monasterio de Sakya Tashi Ling- -en tibetano la isla de los buenos augurios al borde del lago artificial que cautivó a Salvador Dalí- sólo por él sería capaz de vivir aquí dijo el artista- exactamente entre Begues y Sitges, donde la tierra esconde, tras cedros, pinos y eucaliptos, el tesoro de la felicidad. O al menos eso es lo que dicen los seguidores del venerable lama Jamyang Tashi Dorje, un barcelonés de 55 años, educado en los escolapios y reconvertido a la vuelta de años de aprendizaje y meditación en toda una autoridad del budismo. Y es que los habitantes de esta antigua casa de indianos, que fuera conocida como Palau Novella son, por encima de todo, buscadores de dicha, empeño en el que llevan veinte años. Confiesan que aunque no hubiéramos tenido éxito de ventas, hubiera sido igual porque nosotros somos otra cosa muy diferente a estrellas de la canción Somos personas de mentes abiertas- -explica a D 7 Dorje Dondrub (Andreu Merino para la vida civil) y mano derecha del lama- dispuestas a ayudar en lo que sea, y sin ninguna gana de meterse en la vida de nadie porque la libertad es intocable. Más allá de nuestra propia paz mental, la comunidad sakyapa se impone como labor social ayudar a todo aquel que necesite apaciguar su interior, sea o no budista Y en ello están con cursos de todo tipo y paquetes expresamente dirigidos a directivos- -no se descartan políticos- que a la vista del panorama, trabajo no les va a faltar. La gente conoce el CD, que está hecho para compartir con el resto de la sociedad la maravillosa sensación que produce la recitación del mantra, pero a nosotros, poco. Nuestra misión- -añade Dorje Dondrub- -es la de formar un espacio donde prepararse para vivir en sociedad- -no tenemos votos de castidad, ni de pobreza, ni de aislamiento- a la que han de revertir todos los progresos, practicando primero todas esas técnicas que ayudan al ser humano a encontrarse consigo mismo. No se trata de hacer proselitismo, sino de compartir el sentirse bien. Lo que no tiene nada que ver con una secta, como alguien haya podido insinuar, sino con algo tan actual como el couching o entrenamiento de ejecutivos, que se basa en los principios del budismo, o con el mismo fundamento de la sicología moderna, de la que el budismo es pilar Ante todo, insiste, se trata de tener claro nuestro objetivo vital- -que suele ser el de ser felices- -y no perderlo de vista. Una carambola de la amistad Perseverancia, sin más, como la de Vale Music, compañía editora del disco de los monjes, para vender CD, y que ha proporcionado a Toni Peret, uno de sus directores artísticos y promotor de este trabajo, el hecho de sentirse encantado de la vida porque el suyo es objetivo conseguido. Hoy, con el primer platino en el medallero y el acuerdo con Universal Music para el lanzamiento del disco al resto de Europa, habla de esa gestación de nueve meses en que, tras grabar en el monasterio la recitación de los mantras, se adaptaron después a la música del productor Sergio Medano y a las voces ajenas a la cosa monástica de Verónica y Ana, instrumentos para los estribillos- -y para los escotes de los videoclips- Se alumbraba así un fenómeno musical que no era sino la carambola de una amistad, la del abogado de la Fundación Prevain, ligada a Sakya Tashi Ling, y la del letrado de la discográfica. Confiesa Peret que en la producción él apretó todo lo que pudo hacia lo comercial- -no pierde la esperanza de llevarse a los monjes a hacer bolos- porque así lograría, amén de su misión, el propósito de los budistas de difundir a cuanta más gente mejor sus mantras. Recitaciones, música relajante y un toque pop, elemento innovador frente a lo que ya había en el mercado, obraron el milagro de colar hasta en las discotecas miles de años de filosofía. Nunca como hasta ahora My spirit flies to you Dorje Dondrub (primero a la derecha) junto al resto de los monjes de Sakya Tashi Ling, todos catalanes, recitando mantras