Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid DOMINGO 2 4 2006 ABC Las mujeres inmigrantes tendrán folletos en 6 idiomas contra los malos tratos y el acoso sexual ABC MADRID. La Consejería de Empleo y Mujer pondrá en marcha una campaña de sensibilización, dirigida a las mujeres inmigrantes, donde se les informará de los recursos con los que cuentan en materia de violencia de género y lo que deben hacer en caso de que sufran malos tratos. Para ello, se traducirán a seis idiomas- -rumano, francés, inglés, árabe, búlgaro y polaco- -los folletos de violencia de género que tratan sobre el acoso sexual, la violencia en el ámbito doméstico y las agresiones sexuales. Así lo señaló ayer el consejero de Empleo y Mujer, Juan José Güemes, tras visitar Pachamama uno de los dos centros de día para mujeres inmigrantes que tiene la Comunidad, en el que se atiende a mujeres iberoamericanas. Con la intención de llegar a todo el colectivo de mujeres extranjeras, la Consejería editará 4.500 folletos que comenzarán a distribuirse a finales de abril en los 47 puntos municipales de la violencia de género, en los centros de día, en las embajadas y consulados, en los centros culturales y de salud, así como en los servicios sociales de todos los ayuntamientos, y en especial en aquellos donde se localice un mayor número de mujeres inmigrantes. Durante la visita a Pachamama Güemes recordó que además de este centro, Madrid cuenta con otro destinado especialmente a mujeres magrebíes, al que pueden acceder todas las inmigrantes de la región. Durante 2005, asistieron a estos dos centros cerca de 2.000 mujeres. MADRID UNA Y MEDIA SERVIR A LOS DEMÁS JESÚS HIGUERAS ESTEBAN uando sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia Mí En estas palabras misteriosas de Cristo que anuncian el modo en que el Padre había decidido que tenía que morir el Verbo de Dios, se encierra el secreto del cristiano que sigue a Jesús. Antes había dicho el Señor que todo aquél que se ama a sí mismo se pierde, pero el que se gasta en los demás y entrega su vida por ellos, ése gana la vida eterna. Ahora, al término de nuestro camino cuaresmal, todos hemos tenido que aprender una paradoja, que para vivir hay que morir y morir, no tanto en el sentido biológico, sino saber morir cada día a nosotros mismos, a nuestros planes, a nuestros gustos y a nuestras ilusiones, porque el Señor quiere también ser Dios cuando las cosas no nos salen como pensábamos. Ahora, cuando se acerca el final de la Cuaresma, puedes preguntarte: ¿cuál es el nombre de mi cruz? Tal vez sea una persona, un defecto que tengas, una falta de salud, una carencia o una ausencia, pero es precisamente en esos momentos cuando más tienes que buscar a Dios y no solamente pedirle que te ayude a superar esa cruz, sino bendecirle, adorarle e incluso darle las gracias en esos momentos de fracaso o de hundimiento personal, en los que la tristeza amenaza con destruirnos y hacernos daño. La vida nos tritura como un molino, hace que seamos sembrados en la tierra como el grano de trigo, que si muere y cae en tierra queda fecundo, pero si no, nunca tendrá fecundidad, nunca dará vida a los demás. No olvidemos que hemos venido a la tierra para dar vida, para trasmitir vida a todos los hombres, y cada uno de nosotros al final de la Cuaresma, podemos preguntarnos: Señor ¿qué cruz te puedo ofrecer? Tenemos que saber vivir crucificados con Cristo, para poder resucitar con Él y si fuera el caso de que no tenemos ninguna cruz personal, saber salir al encuentro de las cruces de los demás, de los familiares, de los amigos y compartir con ellos su cruz y ayudarles a llevarlas, porque en la cruz está la vida, la salvación y solo aquél que sabe abrazarse a su cruz, es aquél que podrá reinar un día con Cristo. Así, la paradoja de para vivir saber morir se cumplirá en cada uno de nosotros y tendremos una vida abundante y en plenitud. C