Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 4 2006 Madrid 41 Qué hacer en caso de extravío Tiempo de espera. Normalmente, los viajeros deberían esperar unos 50 minutos desde que bajan del avión hasta que cogen sus maletas de las cintas. Reclamación. Si transcurrido ese tiempo no aparecen, lo mejor es dirigirse a la oficina de información que cada compañía tiene en la sala de llegadas, porque es el único lugar donde aceptan reclamaciones. Allí, se debe solicitar el Parte de Irregularidad de Equipaje (PIR) Recuperación. La compañía le enviará las maletas a su domicilio, aunque, en el caso de que no haya nadie, deberá recogerlo en el propio aeropuerto. Indemnizaciones. La responsabilidad del transportista por retraso, destrucción, pérdida o daños del equipaje se limita a los 1.207 euros por reclamación. Daniela y Jesús, una pareja a la que le perdieron su equipaje al llegar a La Habana y, a su llegada a Madrid, les ha sucedido lo mismo. Allí me tuvieron que dejar bañadores y aquí tendré que comprar regalos cubanos en algún centro comercial Recuperación de las pertenencias El camino que estos viajeros siguen es siempre el mismo. Todos se dirigen hacia el punto de información donde deben rellenar el Parte de Irregularidad de Equipaje. En ese documento, debe constar el nombre, dirección y teléfono del viajero, además de las características del equipaje que se ha extraviado. Varios días después, le llegará a su casa, o por defecto, tendrá que ir a recogerlo, de nuevo, a la terminal del aeropuerto. Un largo camino que, en ocasiones, se complica. Llegué el domingo de Sao Paulo (Brasil) me perdieron la maleta y me dijeron que me llegaría a casa; ahora, estoy de vuelta en la T- 4 a recuperarlo porque me han dicho que no me lo podían llevar. ¿Quién me paga el taxi con el que he venido hasta aquí? afirma Manuela Peris. Pero entre las decenas de casos que se dan cada semana en Barajas, hay uno que podría parecer hasta increíble. El de una mujer mexicana, Nelis Ortega, que llegó sin problemas a la T- 4: no perdió el vuelo, no sufrió retrasos de importancia, su equipaje estaba en perfecto estado cuando llegó a Madrid... Hasta que lo depositó en el maletero del autobús que la llevó a la T- 2, para coger el Metro. En ese trayecto, sus maletas habían desaparecido. Las maletas se acumulaban ayer en las instalaciones de la T- 4 tras producirse el fallo en el sistema de clasificación reduciendo, aunque aún son muchos los casos de pérdida de maletas- -como el que sembró ayer el caos en Barajas- puesto que se trata de un sistema mecanizado. depositan los equipajes. Ese es el momento en el que los nervios se desbordan. Me han perdido la maleta, y ya es la cuarta vez que lo hacen en los últimos tres meses. Yo creo que tengo algún espíritu malo, porque esto no es normal explica resignado Pedro Suárez, quien ya se conoce el camino hasta la oficina de información de Iberia. Allí no hay demasiadas colas, aunque sí un grupo de personas con acento canario que no creen lo que les está ocurriendo. Venimos de Tenerife Norte y, al llegar aquí, la cinta daba vueltas y vueltas pero sólo han salido tres maletas de todo un pasaje afirma EFE Todas las miradas hacia las cintas Tras varias horas de vuelo, y una vez delante de las cintas de equipajes, la espera se hace eterna en las miradas de los viajeros. Se ven pasar diferentes tipos de maletas- ¡Uy, aquélla parece la nuestra! exclama Ana María a su novio- -y, con el paso de los minutos, algunos viajeros se van dando cuenta de que sus pertenencias no terminan de salir por las máquinas que Francisco Collazo. Junto a él, tres parejas de las Islas Canarias intentan comprender cuáles son las razones que les dan las empleadas de la aerolínea sobre la situación de sus maletas. Algunos casos son más que llamativos. Cuando facturé en París, me dijeron que podía meter la maleta en el avión; al llegar, las azafatas me dijeron que no podía y que el equipaje se lo llevaban a las bodegas, que no tuviera miedo; ahora llego aquí y me dicen que sin la etiqueta identificativa que te dan al facturar no pueden recuperar la maleta explica en un tono calmado Estefanía Cerro. No menos sorprendente es el caso de